X

Entrevistas

Agriculturers.com y Mi Huerto Web: INNOVACIÓN E INTELIGENCIA AL SERVICIO DE UNA NUEVA AGRICULTURA

Quien maneja la información lleva un paso por delante. Eso lo entendieron bien dos jóvenes y visionarios profesionales ligados al agro, quienes desde ámbitos completamente distintos, han desarrollado plataformas que proponen una nueva forma de ver, consumir y comprender la agricultura basadas en la administración de una gran cantidad de datos que permiten dar vida a nuevas posibilidades comerciales, sociales y ambientales para el rubro.

Jorge Pizarro Vidal, 35 años, agrónomo de la Universidad Católica de Valparaíso, creció ligado al campo de su papá, pequeño ganadero y agricultor de Quillota. Pero también creció en un nuevo mundo, como parte de una generación que no concibe la realidad sin tecnología.

  Sus ganas de recorrer el mundo lo llevaron, una vez egresado, a Australia, con una visa Working Holiday en el 2009 y luego a Canadá en el 2010, y en ambos países trabajó con arándanos. Con el objetivo de abrirse paso laboralmente en Australia, e impulsado por su personalidad inquieta y sociable, creó el grupo de Facebook “Agrónomos por el Mundo”, que si bien no entusiasmó a los australianos y no cumplió el objetivo de conseguirle trabajo, sí despertó el interés de miles de latinoamericanos que vieron en este espacio un lugar donde compartir información, reportajes, estudios y datos de gran utilidad y entendió que tenía en sus manos una nueva y gran posibilidad.

   Una vez de vuelta, realizó un MBA Global de la Universidad de Chile gracias a una beca de Codelco y BHP Billiton, y estuvo casi dos años en Estados Unidos realizando un MBA en la escuela de negocios de la Universidad de Arizona, Thunderbird School of Global Management, pero su aprendizaje no paró ahí, y gracias a una beca de The Scouting Best Innovation en conjunto con revista Capital, Diario Financiero y TVN, ganó una beca para estudiar en Singularity University creada por la NASA y Google. Una vez terminado, saltó a París como parte del programa de emprendimiento French Tech Ticket, intentando sacar adelante una plataforma de educación en línea para agricultores que finalmente no vio la luz.

  Lidiando con esta intensa actividad estudiantil y emprendedora, Jorge seguía alimentando el sitio de Facebook, que crecía cada vez más. “A partir de eso se me ocurrió hacer un sitio web en que se compartiera toda esa información y así en el 2014 parte Agriculturers.com”. El sitio, que se presenta como una “red de especialistas en agricultura”, tiene el objetivo de conectar a los distintos expertos del rubro a nivel mundial, y pretende ser “un lugar de encuentro donde agricultores, agrónomos, académicos e investigadores confluyan para compartir y expandir sus experiencias”.

  Hoy, el sitio de Facebook es el fan page de Agriculturers.com, con 137 mil seguidores, mientras la plataforma on line cuenta con entre 300 y 500 mil visitas únicas al mes, es decir, no contabiliza las visitas repetidas de un mismo usuario. Su perfil de Twitter no se queda atrás, con 43 mil seguidores. Esta masividad no es solo números, sino la posibilidad de un gran impacto y difusión y contenidos entre personas de habla hispana ligadas al agro de todo el mundo. “Sobre nuestros seguidores, y a partir de estudios realizados, un 90% son personas ligadas al agro de entre 25 a 40 años sin distinción de género. Quienes más nos visitan son estudiantes de agronomía y agrónomo(a)s, luego agricultores y profesionales relacionados con el agro como fitopatólogos e investigadores de todo Latinoamérica y España”.

¿A qué se debe el éxito de Agriculturers?

Dice Jorge: “si bien en español hay varios sitios de noticias, hay pocos sitios de agricultura ligados a la innovación, actualidad, emprendimiento y nuevas tecnologías como el nuestro”. Es decir, un tema de enfoque, ya que Agriculturers no se queda en la difusión de noticias corporativas o en replicar contenidos generados desde otros sitios, sino que genera nuevo contenido o difunde información especializada en temáticas puntuales.

   En paralelo, Jorge, desde el 2010 hasta ahora, se ha desempeñado en gigantes a nivel mundial como Driscolls, Monsanto, y hoy en Cargill, al tiempo que se ha incorporado como mentor de las incubadoras chilenas Chrysalis y Startup Chile, mientras sigue impulsando el crecimiento de Agriculturers.com, que cuenta con un equipo que lo sostiene bajo su dirección y lo han reemplazado en la generación y administración de contenidos, como especialistas del agro y una periodista. El financiamiento del sitio tampoco es una preocupación, ya que cuenta con un avisador principal como Stockton con su producto Timorex Gold y muchos otros avisadores a través de la modalidad de publirreportajes que deben tener la condición de ser informativos.

   La ventaja de un sitio como Agriculturers.com, dice Jorge, es “primero, mantenerse informados y actualizados en tendencias y tecnologías; y segundo, cambiar la manera de pensar. La innovación y emprendimiento no viene de una ocurrencia repentina, sino de la educación y en la medida que uno se educa, va interiorizándose con problemáticas y soluciones. La gente, al mantenerse informada y actualizada, comienza a ampliar su espectro. Si soy un productor de manzanas, pero no leo nunca y no me informo, no voy saber cuáles son las nuevas variedades de manzana, tipos de poda, nuevos tratamientos. Pero si yo me informo, comienzo a adquirir conocimientos aplicables a mi experiencia. Los beneficios de mantenerse actualizado y educarse para cambiar la mentalidad y mantener una mentalidad más innovadora son directos”.

“Si bien en español hay varios sitios de noticias, hay pocos sitios de agricultura ligados a la innovación, actualidad, emprendimiento y nuevas tecnologías como el nuestro”…

Con una renovación dinámica, ya que todos los días se suben tres nuevas noticias, un video y fotografías, Agriculturers.com no solo está cumpliendo con llevar información de punta a todo el mundo, sino que incluso está siendo escenario de generación de negocios a través del contacto de empresas que descubren nuevas posibilidades en los reportajes e información que ellos difunden. “Por ejemplo, hicimos un artículo sobre una empresa que hacía macetas para arándanos y a partir de la publicación nos contactaron desde México, les facilitamos el contacto y terminaron cerrando un negocio de venta de macetas en México a una empresa que tenía su sucursal en China”.

   Le preguntamos si se siente parte de la generación millennials que ha aportado a que se difunda la tecnología a través de webs en beneficio transversal y piensa su respuesta. “La página surgió por mi amor al aprendizaje y a compartir este aprendizaje. Siempre he tenido la inquietud de incentivar a otras personas para que innoven y emprendan. Pero sí creo que ha logrado ser una inspiración. Hace poco fui a Guatemala a una conferencia de innovación en agricultura y me sorprendió que los alumnos de un colegio técnico agrícola conocían la página, la leían mucho y les servía para hacer trabajos y aprender”.

Y a partir de su experiencia y visión, esa inquietud por el conocimiento es lo que falta para poder impulsar un mayor desarrollo en el agro. “Hoy la base es el hambre del conocimiento y eso es la clave. La tecnología está, los medios están, la información está a un click. Esa es una diferencia abismante con respecto a 50 años atrás, hoy puedes aprender lo que quieras. Entonces si las personas tienen esa inquietud y enfocan su tiempo y esfuerzo en aprender, pueden llegar muy lejos. Pero esto es algo que falta y no solo al chileno, lo he visto expresado en diferentes problemáticas en diferentes países. Al final el hambre por el conocimiento, por ser mejor, es vital”.

Mi Huerto Web: Cooperativismo agrícola de última generación

Diego González, 42 años, ingeniero forestal, se define básicamente como un especialista en manejo territorial. Es desde ahí que nace su habilidad para recopilar, manejar y administrar información ligada a un territorio dando vida a innovadores modelos de negocios en rubros específicos.

   En el 2011, una minera, le pidió que realizará un levantamiento del Desarrollo económico local de la comuna de Máfil, Provincia  de Valdivia. Otrora una comuna muy próspera por sus minas de carbón y oro que re remontan al tiempo de la conquista. “Las mineras tienen políticas de Responsabilidad Social muy bien definida y son muy conscientes del valor de su “licencia social” para operar. La economía local se puede ver fuertemente impulsada, cuando se instala una minera, por las significativas inversiones asociadas al proyecto; esto a su vez puede afectar a las comunidades con un impacto tremendo, altere el espíritu y tradición de una comuna. El desafío entonces era generar una propuesta que rescatara y potenciara la economía de la zona, pero sin cambiarle el espíritu rural de más del 58% de la población. Luego de un levantamiento territorial importante y de haber trabajado con Indap, Prodesal, de haber recorrido la zona y haber conocido en profundidad a la agricultura familiar campesina, Mi Huerto Web se cristalizó como una iniciativa propiamente tal”.

   Mi Huerto Web es una innovadora plataforma, única a nivel mundial, que mezcla la distribución de hortalizas frescas con el desarrollo social de los campesinos que las producen. La propuesta de Diego fue crear una plataforma que invierte el modelo transaccional. Es decir, en vez de que el campesino produzca, lleve a la feria y se enfrente a la decisión de compra del cliente, haciéndose el equilibrio oferta y demanda al final del proceso, con el riesgo que esto implica para el campesino; con esta propuesta Mi Huerto Web traslada el equilibrio de oferta y demanda a un tiempo antes del proceso productivo de la siembra. A través de Mi Huerto Web, las personas se inscriben y compran, por ejemplo, un metro cuadrado de huerto de lechugas antes de que éstas se produzcan. Gracias a la inversión de ese cliente, sumada a la inversión de muchos otros, el campesino tiene asegurada la venta de su producción, y el cliente recibirá sus hortalizas frescas durante un lapso de tiempo, por ejemplo un mes, de forma parcializada para que las pueda consumir. “En vez de tener un mandante grande, los productores tienen una sumatoria de muchos mandantes de casa particular”, dice Diego.

Este sistema, tuvo dos programas piloto en Valdivia y Puerto Varas, hoy se encuentra funcionando con éxito en Santiago y Rancagua con productores de las comunas norte de Rancagua y sur de la RM.

Las ventajas del modelo, explica Diego, es que se solucionan cuatro aspectos complejos de la agricultura para el campesino: decisión de siembra, capital de trabajo y riesgo productivo, precio flotante en el mercado y la merma productiva. Y para el cliente, las ventajas son acceder a una alimentación saludable basada en vegetales frescos y producidos de la forma más eficiente y natural posible. “Lo que nosotros cosechamos lo entregamos en menos de seis horas, y esa frescura no se obtiene en ninguna parte, nadie tiene esa capacidad. Además, es un producto que tiene trazabilidad. Se sabe quién produce, cómo produce y dónde produce”, agrega.

En términos sociales, también hay externalidades positivas: los alimentos ya no viajan grandes tramos para llegar al consumidor final, reduciendo de esta forma la huella de carbono. El desperdicio de alimentos prácticamente desaparece, porque todo lo que se produce ya tiene un cliente final, esto produce menos basura y contaminación. Se potencia la economía local y el comercio justo, mediante un modelo inclusivo que compensa el trabajo de los agricultores y entrega un producto de alta calidad al cliente. “Tiene valores significativos, que son incorporar en la decisión de compra el valor social y ambiental. Tú sabes que le estás comprando a un pequeño productor, que le estás pagando un precio justo. Y además sustentable, ya que trabajamos con compost, tenemos menos usos de energía en cuanto a fertilizantes químicos”.

VAMOS A LOS VALORES

Para que sea rentable, Huerto Web tiene una comisión fija del 18,5%, mientras el productor recibe el 62%.5 del valor final del producto, “que en el mercado es de un 15%”, compara Diego. (Recordemos que el IVA es de un 19% eso completa el ejercicio) Hemos trabajado con más de 120 productores en 4 regiones de Chile y hoy están entregando un día a la semana en Santiago a 60 clientes habituales en Providencia. El modelo soluciona intrínsecamente una de las mayores limitantes que tienen los productores, que es la logística para llegar con sus productos al cliente final y les abre un canal de comercialización en el que están en igualdad de condiciones. “Acá todos están en la misma plataforma y todos tienen la misma oportunidad. Equipara la cancha con un modelo de negocios mucho más inclusivo”.

   Como en cualquier negocio, los riesgos existen y están asociados, más que nada, a la pérdida de la plantación, que ya fue financiada por un grupo de clientes. “Dentro del concepto del comercio justo tenemos incorporado la idea de que el consumidor asume una responsabilidad o el riesgo de manera co-solidaria con el productor. Si compras 1 m2 de lechuga, por ejemplo, a $10 mil, el productor tiene que preparar la tierra, sembrar, desmalezar. Si es que hubiera una catástrofe y se pierde todo, la idea es que al menos un 40% sea riesgo compartido. Se te devuelve el 60%, el productor deja de ganar el 60%, pero recibe todavía un mínimo de un 40% para que no sea trabajo perdido. La justicia que estamos buscando ahí es que ese productor se está esforzando y se está arriesgando para poner los alimentos en nuestra mesa, entonces nos parece injusto que él tenga que asumir todo el riesgo de la helada, del cambio climático, etc. Desde el punto de vista financiero esta solución es muy efectiva, se llama dilución de riesgo”.

  Pero asumir un riesgo co-solidario también tiene un beneficio directo e inmediato para el cliente. “Este modelo baja el costo del producto. Tú asumes el riesgo al inicio, pero el producto que compras tiene de entrada un costo de un 40% más barato que el producto del mercado, porque el productor está siendo más eficiente. Tenemos los mismos precios que la feria, con la diferencia que nosotros sí pagamos el IVA y sí emitimos boleta, y tenemos una calidad muy superior; nuestros productos no están en la vega expuestos al calor, sino cosechados y entregados el mismo día. Buscamos que el productor reciba el mejor precio, esto se da con un precio de equilibrio, siempre vamos a ofrecer el mejor precio al productor y al cliente porque no tenemos 5 a 6 intermediarios en la cadena.

   Una vez que se ha establecido una nueva plantación, con clientes financistas y campesinos plantadores, Mi Huerto Web provee de asistencia técnica mediante visitas semanales al productor. “Los vamos a ver ya sea para recolectar la cosecha como para verificar los hitos de cumplimiento del protocolo de producción agrícola, esto nos permite una excelente trazabilidad. Esta recurrencia genera mucha confianza y cercanía, uno no es solamente una visita técnica, sino que se involucra con ellos y es un vector para canalizar otras cosas. Por ejemplo llegamos a ellos con insumos más baratos porque los compramos por volumen, les descontamos el IVA y los traspasamos con un valor reducido. También hacemos recomendaciones sobre nuevas variedades para cultivar.”.

“Este modelo baja el costo del producto. Tú asumes el riesgo al inicio, pero el producto que compras tiene de entrada un costo de un 40% más barato que el producto del mercado, porque el productor está siendo más eficiente”.

AMPLIA VARIEDAD

   Hoy, están en condiciones de producir cualquier hortaliza que sea posible climáticamente, especialmente algunas difíciles de encontrar en el mercado, como achicoria o acelga de colores.

   “Todo lo que un cliente solicite lo hacemos. Tenemos 170 categorías identificadas para los huertos entre verduras hortalizas, frutas y hierbas, mientras Odepa maneja solo 32 verduras y 35 frutas. Chef de restaurantes especiales, nos han pedido que les cultivemos ciertas variedades de Zapallo que ya no existen en el mercado. Para ellos ese zapallo es lo que les puede dar todo el valor en su cocina y en sus platos”

   En estos últimos 3 años Mi Huerto Web ha derribado todos los prejuicio y paradigmas respecto a comprar verduras por internet, y trabajar con pequeños produtores. Nadie creía hace tres años que alguien iba comprar una lechuga que no puede ver tocar y oler. Nuestros clientes hoy son los más felices cuando compran sus frutillas y espinacas metidos en la cama a las 12 de la noche. Se duermen felices pensando en que ya tienen resuelta la compra de verduras para le semana o el mes”.

   Tan espectacular como esto se puede leer o escuchar de alguien que ya lo ha vivido, que esto se convierta en una realidad para todos los habitantes de Chile puede ser una tarea difícil de completar. “Mi Huerto Web, está diseñado para funcionar en todo Chile, de Arica a Punta Arenas y hemos trabajado con la FAO y otras organizaciones para llevar esto a todo Latinoamérica. Las dificultades de la agricultura familiar campesina son muy similares en todo el continente; para el productor de Quinoa en Bolivia, como el productor de Café en Colombia o Cacao en Ecuador”  ¿Cómo están pensando asumir este desafío? Hoy tenemos la experiencia en terreno, tecnologia y el Know How para implementarlo con éxito, pero nos falta capital operativo para desarrollarlo. Esto se traduce en el capital inicial, para un año y medio de inversión, de inversión en un territorio, lograr un grupo de productores, las comunidades de consumo con los puntos de entrega y tener la infraestructura física para la operatividad. Se necesitan inversionistas que puedan apostar por el modelo de negocios general más que por los números. Hay un frase del Quijote que dice “Lo importante no es lo que eres, si no en lo que te puedes llegar a convertir”.

  Contar con ese capital financiero permitiría, además, replicar el modelo a otros sectores de la agroindustria como carne o lácteos. “Tenemos un proyecto con ganadería ovina. El modelo que hay detrás es muy similar, pero cambian algunos elementos de la tecnología. El problema de la ganadería ovina es que como estos pequeños productores no tienen PABCO (Programa de Planteles de Animales Bajo Certificación Oficial, del SAG), no pueden ir al matadero o como carne de exportación. Al pequeño productor le sale muy complicado administrar la información de un PABCO. Lo que nosotros proyectamos hacer es manejar un territorio determinado con esto y decir Ok, tenemos a estos 45 pequeños productores que tienen 15 ó 20 ovejas cada uno. Los metemos a todos adentro de un sistema de información, les administramos la producción y generamos la vinculación comercial con el matadero. Entre los 45 suman una masa de 1.600 corderos para el otoño y a la empresa le sale rentable mandar algunos camiones y recolectar los 800 corderos de una sola vez y entenderse con un solo interlocutor y no con 45 pequeños productores. Nosotros le emitimos la factura y le administramos la gestión comercial hacia abajo con los pequeños productores”.

   Lo mismo podrían hacer con berries. “A las exportadoras les sale muy difícil administrar muchos pequeños productores, pero nosotros sí tenemos esa capacidad, porque nuestro sistema tiene incorporados los hitos de control que permiten dar una buena información de trazabilidad para la exportadora”.

   En el futuro, incluso, proyectan aplicar el modelo para brindar una solución al problema de la leña y con ello a la contaminación y explotación del bosque nativo. “Aquí no soy solo Yo. Somos una oficina de inteligencia. Un tremendo equipo en los profesional y humano, con capacidad de generar estos sistemas tanto la tecnología como su implementación en terreno lo que le da mucha fortaleza y capacidad operacional a estas innovaciones. No proyectamos a largo plazo, miramos a 10 años por delante para desarrollar e implementar todos los sistemas que estamos diseñando. Y queremos invitar a todos a ser parte de esto como consumidores o desde algún rol público y privado.”

“Tenemos un proyecto con ganadería ovina. El modelo que hay detrás es muy similar, pero cambian algunos elementos de la tecnología.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *