X

Entrevistas

BACTERIA QUE AFECTA A KIWIS: LA PSA LLEGÓ PARA QUEDARSE

Los expertos piensan que la PSA llegó para quedarse y que será una plaga muy difícil de erradicar por tratarse de una bacteria, no obstante con un buen manejo, se puede controlar y convivir con ella.

 

Si el kiwi sangra, literalmente en este momento, es porque una plaga apareció para quedarse en nuestro país, la bacteria Pseudomonas syringae pv. Actinidiae (PSA) que afecta sólo a los kiwis y si bien en un comienzo puede ser asintomática, hay varios indicios que nos alertan de su presencia. Ahora bien si estamos en presencia o no de la bacteria en un huerto, es sólo el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) quien puede confirmar y lo hace a través de pruebas moleculares de alta tecnológica.

El tema no es menor, las cifras son elocuentes. De los 38 huertos positivos que tenemos en la región, 37 se encuentran en Ñuble. A esto se suma que en la región hay 612 hectáreas de kiwis de las cuales 332 son positivas a la PSA. Y a nivel país hay 11.322 hectáreas de kiwis donde el 17% es positivo a la bacteria que afecta a kiwis de pulpa verde, amarilla y baby kiwis, aunque las variedades amarillas son las más susceptibles de contagiarse.

Los huertos positivos se encuentra entre la Región Metropolitana, que recién este año se sumó a las afectadas, hasta la Octava Región, aunque sin duda es la Región del Maule la más impactada.

El Encargado Regional de Protección Agrícola y Forestal de la Región del Bío Bío del SAG, Rodrigo Ther, nos señala que la plaga es compleja y será difícil de erradicar por su condición de bacteria, aunque enfatiza que ha existido un trabajo mancomunado entre el Comité del Kiwi y el SAG que han logrado detener el avance en forma considerable. Trabajo que ha generado frutos y que ha sido evaluado como muy positivo por ambos actores. Y es que las decisiones son drásticas: planta infectada se debe arrancar, es más, debe ser eliminada según corresponda: quemarla o enterrarla con cal en el mismo cuartel para evitar su propagación.

 

SAVIA ANARANJADA

Ther explica que entre los meses de agosto y septiembre, debería empezar a notarse una exudación de savia naranja, muchas veces asociada a la poda o desenganches de ramas. Esta exudación puede ser en un comienzo de color blanco cremoso, tal como la savia normal para luego tornarse anaranjada. Este es, sin duda, el síntoma más característico de las plantas afectadas.

Luego se pueden visualizar cancros que es un cáncer bacterial que se produce en los brotes y en el crecimiento nuevo también. Hay manchas necróticas en hojas que se pueden visualizar en marzo principalmente y existe un decaimiento en los brotes y daño en las flores.

Es importante aclarar que el síntoma principal es este lloro anaranjado que muchas veces se confunde con el tema de la poda, por lo mismo el diagnóstico debe realizarlo el SAG y se hace en primera forma con Test de Elisa y posteriormente con técnicas moleculares con PCR. Si bien es cierto, los tiempos de diagnóstico se han acortado es importante tener en cuenta que el único laboratorio que tiene habilitado el SAG para estas pruebas, está en Santiago.

Ha sucedió, señala Ther, que pueden haber síntomas sospechosos y no son positivo, pero eso sólo se puede comprobar en laboratorio.

Lo bueno es que dentro de los huertos que se han muestreado este año en la región, no se ha encontrado ningún huerto nuevo positivo, es decir, ninguno adicional este año. Aunque aún se están esperando algunos resultados.

 

¿QUÉ HACEMOS PARA EVITAR CONTAGIO?

El dueño de un huerto de kiwi que aún no esté infectado, tiene que tener un cuidado extremo, porque la bacteria es de fácil propagación, sobre todo porque a través de los seres humanos que se han convertido en los principales vectores de esta plaga. La gente que trabaja en los huertos y los asesores deben tenerlo claro.

El SAG realiza un control exhaustivo y una vigilancia orientada a los predios negativos dentro del área reglamentada y a los viveros que son los que producen material de propagación porque es vital tener material sano.

Como medidas preventivas agrega Rodrigo Ther, lo principal es realizar un monitoreo permanente por parte del agricultor o el encargado del huerto, “porque quién más que la persona que está a cargo del huerto conoce su parrón, las podas, y su comportamiento en general”.

A lo anterior se suma la desinfección de herramientas y realizar una protección adecuada a los tejidos en épocas que son críticas como las podas o luego de un granizo.

También es recomendable contar con un pediluvio en la salida de los huertos, es decir, un dispositivo que tenga un líquido desinfectante para que la persona que entre y salga del huerto pueda desinfectarse los pies.

El polen de plantas portadoras enfermas o sanas usado en polinización artificial puede ser un vehículo de contaminación de plantas sanas, pero aún no hay pruebas científicas que avalen la transmisión mediante polen.

 

PSA POSITIVO

Si el huerto sale positivo, las medidas a tomar son claras y están establecidas en dos resoluciones 2151 y 2152 que regulan el programa vigente desde el año 2013, y que modificaron la que se había establecido el año anterior.

Lo primero que se debe hacer es arrancar la planta dentro del cuartel: o se quema si es época autorizada o se entierra con cal, siempre bajo la supervisión del SAG. Y en lo posible eliminar las plantas aledañas.

“Si un huerto es positivo, nosotros controlamos que cumpla con lo que se comprometió a hacer, desinfección, aplicación, medidas en la podas, pero lo que nosotros muestreamos todos los años son los huertos que están negativos y los viveros, porque es lo fundamental”, explica Ther.

 

SE PUEDE CONVIVIR CON ELLA

Sin duda alguna, nos explica Rodrigo Ther esta es la plaga más agresiva que afecta al kiwi; los primeros casos a nivel mundial se registraron en Italia y Nueva Zelanda, grandes productores del fruto. En Chile el primer caso se pesquisó en Maule y en Bío Bío el año 2012 dio positivo el primer huerto en la zona de Bulnes. Se presume que ingresó al país internando material no autorizado. En este contexto y entendiendo la gravedad de la situación, ha sido de vital importancia el trabajo conjunto entre el SAG y el sector privado. Por ley, el SAG es el encargado de velar por la fitosanidad del país, y el sector privado ha sido muy proactivo y se ha sumado a la campaña en forma destacable, señala Ther.

Ahora la pregunta clave, ¿se puede convivir con ella? “Absolutamente, llegó para quedarse, claramente incluso el objetivo del control oficial no es erradicar la plaga, es controlarla. Se puede convivir con ella, pero erradicarla desde el punto de vista fitosanitario es complejo porque es una bacteria, no es fácil”.

 

LA VOZ DEL COMITÉ

Carlos Cruzat, Presidente del Comité del Kiwi, señala que cuando apareció la bacteria comenzaron a trabajar en forma conjunta con el SAG con el fin de apoyar en las prospecciones y saber qué tan extendida estaba la presencia de la PSA en Chile. Luego trajeron expertos en el tema para armar el paquete tecnológico de cómo enfrentar la PSA. “Ahí trabajamos de la mano con el SAG para crear la normativa”, señala.

En ese proceso se efectuaron dos líneas de trabajo. Una, fue en levantar la información que había sobre la enfermedad y la otra, fue hacer transferencia inmediata del conocimiento que como comité iban adquiriendo. “Creamos una página web especialmente de PSA que es abierta a cualquier productor y además tenemos programas fitosanitarios de primavera-verano y de otoño-invierno que sirven de apoyo al productor para que tome la información y pueda trabajar en base a ella”, dice Carlos Cruzat. A lo anterior se agrega que el comité prepara mensualmente videos sobre las tareas que deben hacerse al mes siguiente con el fin de que el productor se anteponga y maneje bien su rol frente a las PSA.

 

MAYORES COSTOS EN EL HUERTO

¿Han existido pérdidas económicas a raíz de la PSA? Sí, pero las pérdidas vienen por distintas vías, aclara Cruzat. Una de las pérdidas tiene que ver con los huertos que se han arrancado que en el caso de Hayward, que es la variedad verde, se ha arrancado una superficie cercana a las 700 hectáreas, aunque muchas fueron por influencia del miedo a la bacteria más que por la enfermedad. En el caso de las variedades amarillas ha sido mucho más agresivo porque es más sensible y quienes tienen esta bacteria sus huertos pasan en poco tiempo a ser no comerciales y ahí si hay efectos negativos.

Pero no sólo el arrancar planta ha generado pérdidas económicas, también el costo de base ha aumentado debido a la enfermedad, “hoy en día tener un programa ordenado contra la bacteriosis puede estar entre los 1.000 y 1.500 dólares promedio en un programa razonable y eso significa que hay que pedirle más rentabilidad al huerto para poder pagar esto, por lo tanto hay un costo de producción de kiwi que puede haber aumentado entre un 10 y 20% producto de la enfermedad”, explica el Presidente del Comité del Kiwi.

Por otra parte, hay un costo asociado a la pérdida de productividad de los huertos y esa pérdida tiene claramente dos áreas. Una es cuando la bacteria está dentro de la planta en la madera en que el huero pierde cargadores, brazos o plantas y eso impacta; o la más presente este año que es la pérdida de flores que se produce porque la bacteria en inicio de primavera coloniza el botón floral y los atizona y no puede abrir la flor.

“En esta primavera tan húmeda la bacteria proliferó rápidamente y en esta zona en Ñuble hay huertos con más de un 60% de pérdida de flor”, señala Cruzat.

 

EL RIESGO DE LOS ORGÁNICOS

La PSA no hay como sacarla, no hay otra opción que aprender a vivir con ella, señala Carlos Cruzat y en ese sentido el tema de los orgánicos es un tema importante y de cuidado. Ñuble específicamente y esta región, en general, que ha sido el reservorio de los kiwis orgánicos de Chile, y ellos no cuentan con tantas herramientas para combatirlo, porque el sistema para combatirlo es limitado, pero para los orgánicos es aún más.

¿Cuándo sabremos el daño real de toda la PSA que llevamos? Probablemente a fines del próximo año, porque si este año que ha sido intenso en PSA afecta la madera, la brotación del próximo año va a ser muy mala y ahí sabremos si los huertos tienen o no proyecciones. A lo anterior se suma que la industria mundial del kiwi está con un volumen de oferta muy alto, porque han entrado productores nuevos como Irán que había estado muy escondido, porque es un país hermético pero tiene una gran producción y Grecia que ahora produce casi el doble y por otro lado los europeos están guardando kiwis “, entonces nos están achicando la ventana temprana de ingreso a los mercados. Estamos en un escenario muy turbulento y hay que ver cómo se va a despejar”, enfatiza.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *