X

Entrevistas

LAS CEREZAS, LA NIÑA BONITA DE LAS FRUTAS CHILENAS: LA CLAVE PARA LA REGIÓN ES SALIR CON VARIEDADES TARDÍAS

“China es sin duda el principal mercado de la producción nacional, más del 70%  de  nuestras cerezas se van al gigante asiático. La cereza es un frutal  de fácil manejo, alta inversión y  pero muy dependiente  del clima.”

“Asesores y productores dan su visión respecto al cultivo de la cereza en la Región del BÍo Bío: nuestra fortaleza es claramente salir con variedades más tardías.”

Con una letra caligráfica, el slogan “Sweet Chilean Cherries”  promociona en una llamativa caja de cerezas chilenas. La caja tiene impresa  la imagen de unas cerezas rojas, brillantes y de buen calibre. La caja está en pleno mercado de Shangai junto a otras tantas de conocidas empresas exportadoras del país.  Y esa es la fruta que nuestros exportadores ofrecen a un mercado que está recién despertando y del cual hemos explorado sólo las ciudades de la costa del Pacífico.  Prácticamente nada en el país más poblado del mundo y con un creciente poder adquisitivo. China se lleva casi el 80% de nuestra producción de cerezas.

Un fruto que según el último Catastro Frutícola del Ciren del año 2016, la Región del BÍo Bío cuenta con una superficie de 1.615,81 hectáreas.  Según los datos de este catastro, más el número de plantas vendidas por los viveros oficiales ( Fuente AGV  Asociación Gremial de Viveros) y  viveros no oficiales, en Chile estamos sobre las  30.000 has. de cerezas.

Cultivo que trae sus dolores de cabeza, desvelos y una que otra manda a un santo para que se pueda cosechar en las condiciones adecuadas y llegue bien a destino. Aunque el cultivo también trae sus importantes retornos, tantos  como para justificar las inversiones necesarias para protegerlo de las inclemencias del tiempo. Porque si hay algo que afecta a las cerezas es el clima; entonces un  año prácticamente puede no haber producción y el otro los rendimientos pueden ser extraordinarios.  Y los factores  climáticos que los determinan son:

La acumulación de frío invernal, especialmente para la zona norte y central.

· Clima favorable en la floración,  libre de lluvias, con temperaturas óptimas para el trabajo de las abejas, germinación del polen, crecimiento del tubo polínico, lo que favorece la cuaja de frutos.

· Heladas de primavera que pueden ocurrir desde la brotación hasta con presencia de frutos.

· Las lluvias de pre cosecha  que pueden partir la fruta ya en punto de madurez.

Hay quienes dicen  que quien cultiva cerezas puede cultivar cualquier fruto y al parecer es así. Hay mucha volatibilidad en el cultivo, pero no en el precio que se ha mantenido bastante estable, sino en la producción.

La gran ventaja de nuestra zona es la época en que sale la fruta, más tardía, por nuestras condiciones climáticas lo que es un punto a favor porque salimos a mercado cuando no hay cerezas: packing disponibles, mano de obra también y entregamos el producto al cliente cuando no hay nadie más que lo entregue.

Ahora hay una fecha que algunos  consideran  clave para la demanda de las cerezas por parte del gigante asiático: el Año Nuevo chino.  El Año Nuevo chino o la Fiesta de la Primavera es una fiesta tradicional y la más importante del calendario chino donde la cereza parece ser un regalo muy preciado entre los asiáticos. Es el equivalente a regalar bombones en occidente, por eso quieren un fruto visualmente perfecto y que además tenga un sabor que invada toda la boca.  La celebración no dura un día, sino 15  o más y comienza el primer día del primer mes lunar  para finalizar el día quince. Es una fecha que se celebra en familia. El año 4714 según el calendario chino comenzó el 8 de febrero de 2016, el próximo año corresponde el 28 de enero  y el 2018 el 16 de febrero.

Ahora cuál es el tema con el Año Nuevo chino, los chinos compran a un excelente precio la cereza para regalarla en esa fecha, pero eso no quiere decir en ningún caso que el resto del año no coman este fruto. “Nosotros comemos para el 18 de septiembre empanadas ¿no es cierto? Pero también comemos empanadas los domingos porque nos  gustan, bueno lo mismo sucede con las cerezas”, así desmitifica esa fecha Oscar Aliaga Ortega, Ingeniero Agrónomo, consultor y productor de cerezos, profesor en la Universidad Católica de Valparaíso .   Habla desde la experiencia y porque lleva años en el cultivo y también en los vaivenes del mercado. “Hay años que el precio de la cereza ha subido después del Año Nuevo, porque queda muy poca fruta”, indica.

ÓSCAR ALIAGA ASESOR DE CEREZOS: Los nuevos proyectos deben cubrir las ventanas sin producción

Para Óscar Aliaga la cereza es hoy día uno de los  frutos más rentable que hay en Chile y una de las razones es porque nosotros geográficamente  estamos en una situación muy privilegiada: contra estación y somos los que producimos el 80% de las cerezas que salen del Hemisferio Sur. Es decir, si el mundo produce alrededor de 2,5 millones de toneladas del fruto, el Hemisferio Sur produce 110 mil toneladas, donde Chile domina el mercado contra estación.

¿Competencia? Aún no. Australia tiene costos altos de producción y además  un mercado interno  muy rico; Nueva Zelanda  y Sudáfrica cuentan con muy pocas hectáreas hasta el momento y Argentina aún no se sube al carro. O sea estamos prácticamente solos.

Ahora, aclara Aliaga, también hay ciertas desventajas, por un lado el costo de flete y, por otro, y el más importante, es la distancia que condiciona la llegada de una fruta de buena calidad. Debemos pensar que las cerezas viajan 40 días para llegar a China, por eso la elección de la variedad no es un factor menor. Aunque eso sí, agrega Óscar, Chile es reconocido internacionalmente por el excelente manejo post cosecha de su fruta. Y cómo no, si nuestro mercado interno es tan pequeño que todo lo exportamos.

Si bien el cultivo de cereza para exportación partió en Curicó, poco a poco ha crecido tanto hacia el norte como hacia el sur. Ha crecido y harto, pero Óscar cree que va a crecer mucho más en los próximos 10 años con el fin de cubrir ventanas de exportación que hoy tenemos, así podremos exportar frutas desde fines de octubre hasta fines de febrero. Los huertos más al norte se encuentran en la Quinta Región (Putaendo, Limache), no son muchos, pero tienen buena producción. Por el sur la zona de Chile Chico, que tiene un micro clima. En Osorno está creciendo mucho el interés por plantar cerezos y el que se encuentra más al sur está en Coyhaique.

El fruto paga la inversión de protección climática

Qué es lo importante: ubicarse en un clima apto, ahora si el clima ya lo tenemos como condición porque nuestra tierra está ahí, hay que planificar el proyecto como corresponde consultando a los entendidos en el tema, “porque hay que saber zonificar las variedades, elegir  los porta injertos de acuerdo al tipo de suelo y la forma del huerto, al final es un puzzle donde se conjugan varios factores. Y, por cierto, hacer la inversión que corresponde para el control de heladas y prevención de lluvias”, explica Óscar Aliaga. Inversión que tiene un costo alto, “pero el producto lo puede pagar, al final, es un  especie de seguro que el agricultor toma”.

¿Se puede pensar en un proyecto sin estos complementos (techo, control de heladas)?

Sí, es factible, pero arriesgado y  yo creo que el agricultor quiere dormir y no vivir mirando el cielo o prendiendo velitas a los santos.  La mejor opción para el control de heladas que existe en el mundo es el agua, el problema es que la mezcla agua más frío en cerezos es igual a cáncer bacterial, entonces no se recomienda. La tecnología que mejor resultados ha dado  son las hélices que producen la inversión del aire caliente con las heladas. La técnica funciona hasta aproximadamente -3 grados, aunque se le puede agregar un calefactor y sumar un grado a favor nuestro. Por otra parte, las carpas que están destinas a proteger el fruto de la lluvia también tienen un efecto positivo en la prevención de heladas  porque hay diferencias de dos grados  a favor bajo la carpa.

La fortaleza de nuestra región es que podemos salir tarde, al menos más tarde que el momento pick de esta fruta, lo que Óscar Aliaga llama el “Tsumani de la cereza”. Nuestra región tienen dos zonas extremas: una que puede salir temprano, cercana a la costa, con un clima muy benigno para el fruto, es la zona de Quinchamalí. La otra, está más cercana, la cordillera, con más horas frio,  más problemas de heladas,  pero puede salir más tarde.

Además del clima, señala Óscar, el proyecto debe considerar el viento que existe en la zona, las heladas, la pluviometría. El viento por ejemplo es un factor muy limitante en zonas como Chile Chico, pero se puede controlar con cortinas o cortavientos.

China no es el único

Nuestro principal mercado es China, y no porque sean los chinos los únicos que comen cerezas, sino porque China paga lo que nadie más paga. Tanto así que el año pasado se estima que el 70 % de nuestra fruta se fue hacia el gigante asiático. “Que China sea nuestro gran comprador tiene su lado positivo y negativo. Positivo porque es un mercado inmenso que está recién explorándose; negativo, porque si los chinos tienen un problema nos quedamos sin mercado”, indica Óscar Aliaga. Entonces es importante no descuidar otros mercados como Europa o Estados Unidos. Este año se abre Corea, cuenta Aliaga y tenemos para crecer mucho en China aún. “Falta trabajo de marketing, mucho trabajo, nos hemos dedicado a atender pedidos, pero falta más trabajo de marketing , promoción y abrir otros mercados.  El Comité de Cerezas tiene planes de hacerlo”, enfatiza.

¿Qué nos pide el mercado? Calibre, sabor, firmeza, sanidad y  “Condición”, que llegue con el pedicelo verde y  fresca.

Por último, Óscar cree que la producción crecerá, por lo tanto el productor que quiera invertir en un proyecto debe tratar de hacerlo en las ventanas que aún no están cubiertas: la primera quincena de noviembre o después del 15 de enero.

El desafío país, dice Óscar Aliaga, es la mano de obra, en esto hay mucho que hacer con el tema contratistas y capacitación de la gente.  Formar “cosechadores de cerezas” que partan cosechando por el norte en noviembre y terminen en el sur en febrero.  Como ocurre con los mexicanos en EE.UU. van a la “pisca”,  parten cosechando en mayo en California y terminan en Washington y Canadá  en agosto ”.

PATRICIO MORALES, ASESOR EN CEREZOS Y MANZANOS: “Una buena planta, no tiene precio”

Un proyecto de cerezos se debe diseñar y planificar considerando algunos factores elementales, dice Patricio Morales, Ingeniero Agrónomo y asesor de cerezos. ¿Cuáles? Clima, variedad, porta injerto y suelo.   Pero además, es importante que todo se realice bien desde el comienzo, es decir, una buena preparación de suelo, una plantación adecuada, la elección de las plantas “una buena planta, no tiene precio”, así el huerto podrá expresar todo su potencial productivo.  Entonces la elección varietal pasa por las aptitudes de la zona, clima, suelo y acumulación de frío.

Coincide con Aliaga que una de nuestras grandes ventajas como zona  es nuestra fruta tardía. Por dos razones: primero, porque tiene un precio mayor que la fruta de plena estación; segundo, al contar con una mayor acumulación de frio invernal, tiene más producción.  A lo anterior se suma la buena calidad de los suelos de la Región del Bío Bío y la disponibilidad de agua. Un tema no menor porque el cultivo tiene un requerimiento de 7.000 a 8.000 m3 por temporada. La Octava Región puede marcar la diferencia con la zona de mayor producción, dice Patricio, porque podemos llegar  al mercado en épocas de menor oferta de cerezas y con variedades de excelente características organolépticas: Regina y Kordia. Ambas variedades además son las más tolerantes al daño por frío y a la partidura producida por la lluvia.

Lo que pide el mercado es claramente una fruta grande, sobre 28 mm, sin defectos post cosecha como pudriciones, pie del lagarto o pitting.

Muchos inversionistas han visto la oportunidad de invertir en este fruto y han fracasado, ¿a qué factores se puede atribuir este fenómeno? 

Lo más común es el error del diseño de los proyectos, variedades y porta injertos utilizados, suelos mal preparados, huertos mal conducidos, etc. No recurren a los especialistas al establecer el huerto para lograr un buen diseño.

¿Se dice que quien cultiva bien cerezas, puede cultivas cualquier fruta es tan así?

La verdad que es cierto que el cultivo  tiene un grado de dificultad un poco más alto en comparación a otros frutales, pero es muy similar a otros carozos.

Es un frutal que requiere varias aplicaciones que van desde el botón y la cosecha, “hay que construir fruta de viaje largo en una corta carrera fenológica”, agrega Morales.

La enfermedad más común y a la vez riesgosa que afecta a las plantas es el Cáncer bacterial, producida por la bacteria de Pseudomonas siryngae , en cuanto, a la fruta nuestro mayor reclamo en destino es causado por el hongo Botritis que genera pudriciones en la fruta.

LA VISIÓN DE LOS PRODUCTORES LOCALES 

Renato Huber, productor de Cerezas: “Las economías de escala serán imprescindibles para mantener  números azules”

Renato Huber se dedica hace 10 años al cultivo de las cerezas. Es ordenado, pragmático y muy claro para explicar su visión del cultivo. Actualmente tiene 100 hectáreas entre San Fernando y Chillán. Las variedades de sus frutales: Bing, Lapins, Regina y Sweet Heart.

Cuando comenzó con el cultivo, hace una década atrás, señala, Chile exportaba 4,7 millones de cajas (cada caja pesa 5 kgs.) y para este año se proyectan 30 millones. La cantidad de hectáreas plantadas de cerezos, que aún no han entrado en producción, pueden alcanzar en total una producción de 55 millones de cajas.

El 80% de la fruta se va a China, y el mismo porcentaje es cosechado en el mes de diciembre y el precio por kilo de cereza de exportación debería ajustarse a unos 2 USD/ kg o 2,5 USD/kg. Claro que el negocio va a evolucionar como cualquier negocio: en base al volumen, es decir, oferta y demanda.

La cereza es un fruto complicado ¿es posible contar con un huerto sin techo o control de heladas?

Si, es posible,  aunque  no es el ideal por el riesgo que implica. Cuando hay fenómenos de helada y lluvia es justamente cuando suben más los precios y los que tienen control de heladas y techos se ven directamente beneficiados.  Estos  sistemas funcionan como un seguro para el fruticultor ante cualquier efecto y daño climático.

Si hay que elegir, agrega,  es mejor controlar el riesgo de heladas que el de lluvia, ya que con una helada se puede perder el 100% de la fruta y con una lluvia el 30%. “Aunque suene obvio lo principal es plantar en zonas que no tengas heladas radiativas. Para las heladas polares, que son las que han afectado más los últimos años, por ejemplo las heladas polares de 2007 y 2013, no hay mucho que hacer. Respecto a la lluvias hay zonas en San Fernando o Rancagua donde no es tan necesario tener techos, en cambio en Chillán es una inversión más que justificada”.

Ahora manejar  el sistema de control de heladas y techos no es fácil, explica Renato, se requiere de bastante experiencia y capacitación, ya que utilizar por ejemplo, un control de heladas polares con ventilador podría ser peor que no hacer nada, si utilizan aspersión de agua hay un alto riesgo de que se enferme el huerto con cáncer bacterial y fitóftora, y si se les acaba el agua mientras están haciendo el control puede resultar peor que no haber hecho nada.  “En cuanto a los techos, si el techo está muy cerca de la copa de los árboles o se mantiene cerrado por mucho tiempo, o hace mucho calor por periodos largos, un 30% de la fruta resulta ser más blanda y con más pudrición por el ambiente húmedo que se genera, más aún si se está regando con microaspersión”, indica.

Como productor, ¿cuáles son los contra del cultivo?

Primero, los paros portuarios. La cosecha de cereza se concentra en tres semanas, y si existe un paro portuario no habría cómo almacenar la fruta ya que es altamente perecible, porque al fin y al cabo es  fruta fresca.

Segundo, riesgo sanitario: el 80% de la cereza se va a China, si llegáramos a tener un problema fitosanitario con China no hay actualmente ningún mercado alternativo para poder desviar ese volumen de fruta.

Tercero, mano de obra: la cosecha de cereza es intensiva en mano de obra, dura como máximo 20 días. Cada vez es más escasa y cara. Actualmente un buen cosechador de cereza gana 180.000 a la semana, y a eso hay que sumar un 20% más por las leyes sociales que paga el empleador.

Cuarto, factores climáticos: Riesgo de heladas, lluvias, falta de frío invernal, primaveras húmedas.

Su experiencia u opinión en general del cultivo

Creo que se viene un ajuste importante de precios a partir del próximo año, y un desafío para los ejecutivos comerciales de las exportadoras para poner en el mercado el creciente volumen que se viene este año y los venideros. Actualmente hay más cerezas que manzanas plantadas en Chile.  Para los fruticultores el volumen, tanto en cantidad de hectáreas como en kg/ hectárea y las economías de escala serán imprescindibles para mantener los números azules.

Pablo Villagra, Productor de Cerezas: “Pensar en salir temprano en el sur es una utopía

Pablo Villagra comenzó con el cultivo el año 2006, junto a sus hermanos en la Sociedad Frutícola Villagra. A las tres primeras hectáreas luego se le sumaron  cuatro y así sucesivamente hasta completar 60 (30 de las cuales están en producción) de un proyecto final de 100 hectáreas.

¿En qué año empiezan a producir los cerezos?

Según mi experiencia entre el cuarto y quinto año están en plena producción.

¿Y cuánto rinden por hectárea?

En promedio entre 8.000 y 10.000 kilos por hectáreas. Claro, hay años en que el rendimiento es muy superior,  un año tuvimos 22.000 kilos, pero al final resulta ser desastroso, la calidad de la fruta baja y se sobre madura porque no hay capacidad de cosecha. Por eso el asesor Óscar Aliaga siempre dice: “regúlense, no se excedan en el fruto”, pero uno como productor está temeroso  de una helada, una lluvia fuerte, entonces ajustarse tanto también podría ser un problema. Es claro nosotros tenemos más riesgos que la zona más temprana como Rancagua o Curicó.

¿Cómo controlan las heladas?

Nosotros con hélices, todos los años estamos tratando se poner nuevas torres.  Han dado buenos resultados, controlan heladas de -2 grados y un alcance en 5 hectáreas en la práctica, claro que si viene una helada grande no hay nada que hacer.

Ahora, agrega, esta es una zona riesgosa: tenemos heladas prácticamente en toda la región, además la lluvia supone un riesgo enorme, sin duda es importante hacer inversiones para evitar los daños de los efectos climáticos.

¿Cómo visualizas el panorama de las cerezas para este año?

Como productor no sabemos hasta último minuto si el clima nos va a dejar cosechar o no. Debemos pasar varias etapas. Primero, llegar a floración; después, que haya cuaja; luego el aborto, siempre hay aborto, pero la idea es que no sea grave;  y finalmente que no llueva. Son cuatro las barreras que tienes que pasar.  Supongamos que pasamos, más o menos, bien las cuatro,  y que el productor llegue con un promedio de 11 kilos que es muy bueno. Yo no creo que el mercado vaya a colapsar por la cantidad de plantaciones de cerezas. Hace unos años existía ese pánico por los arándanos, se han duplicado las superficies todos los años y el arándano sigue siendo un buen negocio. Yo creo que si con las cerezas logramos mantener calidad, porque, si hay algo que te están castigando es la cereza de mala calidad, el mercado va a seguir igual.

Quizás el Talón de Aquiles de la cereza es que solo China es nuestro gran comprador, o al menos es el que mejor paga.

¿Cómo podemos diferenciarnos  con los productores de la zona centro norte?

Con variedades tardías y calidad. Pensar en salir temprano en el sur es una utopía, no se puede. Definitivamente nosotros salimos tarde y los chinos están pidiendo variedades más tardías y calidad. Tenemos que estar pensando en cosechar del 15 de diciembre, ojalá hasta el 10 de enero, esa es nuestra fecha.

¿Cuáles son los pros y contra del cultivo?

El pro: es un buen negocio. Los contras es un cultivo exageradamente inestable en cuanto a la producción, errático ya que dependen exclusivamente del clima; las enfermedades no son temas, son controlables.

Tu opinión, en general, con respecto al cultivo

A mí me gusta el cultivo, vamos a seguir plantando hasta llegar a las 100 hectáreas, ese es el proyecto final.  Estamos creciendo para el mercado chino.

¿El precio en el mercado, ha sido estable?

Muy estable, cae cuando se tiene que caer, cuando hay sobreproducciones, cuando hay malas calidades. En el fondo, si tú tienes calidad, vas a sacar buen precio siempre.

One Comment

  1. jugos10.net Says :
    Posted on 12 septiembre, 2017 at 2:57 pm

    Buenas

    Estuve leyendo tu redaccion y hay cuantiosas informacion que no sabia que me has
    enseñado, esta espectacular.. te queria agradecer el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por enseñarle a
    gente como yo jejeje.

    Adios

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *