X

Entrevistas

CRECIMIENTO SOSTENIDO: MÁS SUPERFICIE Y MEJORES RENDIMIENTOS EN CULTIVO DE ACHICORIA

“Esta temporada Orafti proyecta sembrar 2.800 hectáreas y con un rendimiento esperado en torno a las 60 toneladas. La achicoria se presenta como una buena alternativa en la rotación para los agricultores de Ñuble y Bío Bío”

El cultivo de la achicoria ha tenido un crecimiento constante en la zona, eso es innegable. Si bien partió hace más de una década con sólo 1.800 hectáreas, la temporada pasada se sembraron 2.610  y esta temporada esperan completar las 2.800. El próximo, como van las cosas, se espera al menos unas 3.000. Y es que el cultivo llegó como una excelente alternativa dentro de la rotación de los agricultores, más aún considerando que en la Octava Región están las condiciones óptimas en cuanto a clima y suelo para la achicoria.

Los rendimientos también han ido en aumento, la temporada recién pasada  terminaron con el récord de 56,2  toneladas por hectárea, rendimiento que esperan superar esta temporada con unas 60 toneladas.

Si hay un factor que ha caracterizado a Beneo Orafti, durante esta década además del crecimiento sostenido, ha sido la introducción constante de tecnología, en post de avanzar hacia una agricultura moderna, tecnología que, por cierto, no sólo beneficia el manejo y control del cultivo, sino también el sistema de firma de contratos y servicios. Tanto es así que a partir del 6 de julio comenzó un sistema de firma electrónica para los contratos de la temporada 2016. Lo que implica una gran ventaja para el agricultor porque permite la firma en terreno, sin necesidad de ir a una notaría y la firma se estampa  digitalmente on line, para luego recibir una copia del contrato en el correo electrónico. Así de simple. Así de cómodo.

El objetivo no es otro que facilitar al agricultor sus tiempos de traslado, es decir, que no tenga  viajar a la ciudad en busca de una notaría ni incurrir en gastos por esos trámites explica el gerente agronómico de Orafti, Peter Guhl.

Las condiciones de precio para esta temporada son 38.500 pesos por tonelada, más 1.500, por firma de contrato antes del 15 de agosto. Eso, con el objetivo contar con mayor claridad de las hectáreas a sembrar, definir las zonas y  preparar con anticipación los mapas, saber dónde ubicar los sensores y mejorando de esta forma el resultado final del cultivo.

RENDIMIENTO RÉCORD

La temporada de siembra comienza la última semana de agosto y se extiende como máximo hasta el 30 de octubre. Ahora, lo ideal señala Luis Venzano, Jefe de Producción de Orafti, es que esté todo sembrado a más tardar el 15 de octubre. No obstante, que las condiciones del clima lo permitan. Los pronósticos de este año apuntan a una primavera lluviosa. Veremos cómo se comporta.

El límite de siembra al norte es San Gregorio, al sur, Angol. “Estamos sembrando desde la pre cordillera hasta el valle regado  donde dispongan de riego tecnificado”, explica Venzano. En tanto, las hectáreas se distribuyen 40% en Ñuble y 60% en  Los Ángeles (Malleco-Bío Bío).

Los rendimientos así como la cantidad de hectáreas han ido en aumento sostenible, si el año pasado el promedio fue de 54 toneladas, esta temporada cerraron con 56.

El mayor rendimiento lo atribuyen principalmente a dos factores: un aumento en el riego de verano que fue uno de las principales indicaciones de la asesoría agronómica y altas temperaturas en los meses de marzo y abril con buenas condiciones otoñales.

Un año excepcional en rendimiento en todo caso, considerando que también hubo factores adversos como la siembra más tardía por las lluvias primaverales. “Sembramos alrededor de 400 hectáreas después del 15 de octubre. Los años anteriores, el 50% de la superficie era sembrada antes del 15 de septiembre. La primavera retrasó muchísimo la siembra y acortó la fase de crecimiento”, señala Peter Guhl.

Aunque, explica Venzano, la lluvia de primavera viene a confirmar lo que nosotros hace años estamos recomendando, el riego primaveral es muy importante para la germinación y desarrollo inicial del cultivo. El control del riego lo realizamos  con información de la plataforma de alerta temprana (SADA), se utilizó cerca de un 40% de ésta, que dio aviso sobre estrés hídrico, eso porque aún están en etapa de conocimiento del sistema por los agrónomos y agricultores.

“Hicimos seguimientos con nuestra plataforma de alerta (SADA)  a campos con diferentes condiciones de suelo,  con la información  satelital recibida y corroborada  con sensores de humedad  por los agrónomos. El rendimiento fue espectacular,  un 20% superior a la temporada pasada netamente con el cambio de estrategia de riego, lo que no implica más agua, sino que regar en el momento oportuno y los mm necesarios en función de la condición fisiológica del cultivo”, señala Venzano.

El cultivo se financia con 35 toneladas por hectárea en caso de ser dueño del terreno y 42 toneladas para los arrendatarios.

ZONA ÓPTIMA PARA EL CULTIVO

Que la zona de siembra de la achicoria se encuentre en torno a un radio cercano a la planta de Inulina de Pemuco no es casual. La razón es más bien estratégica: además de que las condiciones del suelo y clima son óptimas, hay un tema de distancia que no es conveniente obviar. La achicoria debe ser procesada ojalá  dentro de las 24 horas desde que se extrae del suelo. Por esa razón, uno jamás verá acopiada achicoria. Entonces la cosecha y traslado a la planta es íntegramente organizada por Orafti. “Es un valor fijo, que el agricultor lo sabe al minuto del contrato: $295.000 con eso se paga cosecha y transporte.  Nosotros tenemos un precio fijo, independiente de la distancia y del rendimiento”, aclara Venzano.

Entre las zonas con buenos rendimientos destacan Renaico por Malleco , El Carmen-Yungay, San Carlos por Ñuble y camino Antuco, El Peral. Es complicado definir zonas debido a que el éxito está en el manejo del cultivo.

VENTAJAS PARA EL AGRICULTOR

Entre las ventajas para el agricultor, Guhl destaca que es un cultivo a contrato donde se garantiza la compra. “Aquí no queda nada que no se reciba, nunca vas a escuchar de un agricultor que le hayamos dejado su achicoria en potrero, y que no se le haya pagado. Ha pasado que no hemos cosechado por condiciones climáticas en sectores puntuales del potrero”, explica Venzano.

Por otra parte está la asesoría técnica permanente. “Orgullosamente, podemos decir que hoy día tenemos la asesoría técnica más completa y tecnológica en el área”, agrega Guhl.

Además existe una línea de financiamiento, la que al menos la utiliza el 60% de los agricultores con contrato. En ese sentido, explican, el agricultor es libre de comprar sus insumos donde estime más conveniente. El agricultor recibe una “Orden de Entrega Autorizada”, donde está el listado de productos, con sus cantidades, que es una especie de “cheque” que da la opción que el agricultor cotice en distintos lados. “Nosotros como Orafti no tenemos relación con el negocio de los insumos. Lo que sí, como nosotros vendemos nuestros subproductos, que están: cal, vinaza, pulpa, donde sólo se relaciona directamente la cal con la achicoria, los otros productos prácticamente no tienen una relación con el cultivo. Son subproducto que se utilizan en la alimentación animal o en otros procesos”, agrega.

La tasa de interés de esa línea de crédito gira en torno al 0,9%, mensual y se financia desde noviembre a marzo.  A partir de 1 de marzo no se siguen cobrando intereses.

Debido a que el 100% del cultivo se siembra bajo riego tecnificado, en el caso de que un agricultor quiera sembrar y no tenga pivote, Orafti financia el proyecto de riego. Para ello se realiza un cálculo que es en base a un tercio de la superficie a sembrar, con el fin de que pueda cancelar la cuota del equipo de riego con ese tercio.

“El ejercicio es el siguiente: si el agricultor invierte $30.000.000 en el equipo de riego y puede regar 10 hectáreas por año, con el cultivo debe pagar $300.000 por año como cuota de riego, de ahí, se calcula cuántos años necesita para pagar. Generalmente al quinto o séptimo año queda cancelado”, explica Peter Guhl. Ahora bien, durante ese período se siembra la superficie necesaria para recuperar la inversión. Una vez terminado el pago, pueden ocupar el pivote en el cultivo que quieran.

EXPERIENCIA PROPIA EN EL CULTIVO

Orafti cuenta con campos propios, casi 600 hectáreas en la zona de producción. Este año sembraron 58 hectáreas con achicoria,  donde obtuvieron 67 toneladas por hectárea. El resto de la superficie se ocupa en otros cultivos para rotaciones. El objetivo es manejar los costos del cultivo, las expectativas de rendimiento que se pueden tener, y saber cómo se comporta la achicoria después de un determinado cultivo.

A futuro, ¿cómo ven las proyecciones del cultivo?

“Estamos viviendo un escenario muy favorable para la achicoria, hubo un incremento en la venta de inulina muy fuerte a nivel mundial, no tanto en el precio, pero sí en volumen, que desde ya es una buena señal. Este año tenemos 2.800 hectáreas planificadas, para el próximo 3.000, pero, si sigue así, será más que eso”, finaliza Guhl.

ACHICORIA EN EL MUNDO Y SUS BENEFICIOS

Bélgica es el mayor productor de achicoria para inulina en el mundo. En superficie debe tener al menos el 75% de las siembras a nivel mundial, después vendría Chile y Holanda.

La inulina es un ingrediente que se pueden encontrar en una amplia gama de aplicaciones principalmente en la alimentación humana como alimentos infantiles, lácteos, productos horneados, confitería, cereales, sopas y salsas.  También en ingredientes para la alimentación animal, para mascotas, rumiantes, caballos, cerdos, aves y peces.

ANDRÉS VILLAGRA: “NUESTRO RÉCORD HAN SIDO 80 TONELADAS POR HECTÁREA”

Andrés Villagra de la Sociedad Agrícola Pite Ltda,  lleva tres temporadas sembrando achicoria. Llegó al cultivo buscando alternativas rentables dentro de la rotación. Si bien reconoce que tenían temor por el tema del rebrote post cosecha, la verdad ha sido un tema bastante fácil de controlar.

Contaban con tierras aptas y riego tecnificado, entonces decidieron debutar con 25 hectáreas. El resultado de la primera temporada fue extremadamente bueno: 80 toneladas por hectárea, entre la bonificación por cosecha temprana  y el rendimiento en potrero.  Así continuaron sembrando, con rendimientos levemente más bajos que ese récord,  pero con alta rentabilidad. Este año juntarán alrededor de  50 hectáreas del cultivo entre potreros propios y arrendados.

Entre las ventajas de la achicoria, Villagra enumera: primero la rentabilidad, siempre y cuando tengas un buen rendimiento; segundo el financiamiento que entrega Orafti que pasa por la preparación de suelo y cosecha, insumos y financiamiento de riego, en el caso de ellos en lo que se refiere al consumo de electricidad de los equipos.  Por último, está el tema de la cosecha que  “es extraordinariamente organizada y expedita”, enfatiza. Cuentan con toda la maquinaria suficiente para que en un máximo de dos  a tres días cosechen y desocupen el potrero.

Para lograr buenos rendimientos,  aconseja Andrés, hay que sembrar temprano, realizar una buena preparación de suelo, seguir  las instrucciones del técnico en cuanto a aplicaciones de herbicidas  que son unas ocho como máximo y la fertilización.

En cuanto el rebrote, que tanto temían al comienzo, ya está manejada la reaparición con una aplicación de herbicida inmediatamente después de la cosecha y asunto controlado.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *