X

Entrevistas

EL ROYALTY TAMBIÉN LLEGÓ A LA FRAMBUESA

Nuevas variedades, algunas para cosechas mecanizadas:

EL ROYALTY TAMBIÉN LLEGÓ A LA FRAMBUESA

La escasez de mano de obra sigue siendo para los productores de berries la piedra de tope, aunque este año, empresas exportadoras como Comfrut, iniciaron un recambio de variedades para recuperar las plantaciones y tener la opción de una cosecha mecanizada.

 

No sé por qué en nuestro pensamiento colectivo, siempre asociamos la zona de los Lagos con un rico kuchen de frambuesa. Seguro debe ser porque ese berries llegó a Chile  junto con la colonización alemana al sur de nuestro país. Sin embargo, la mayor producción de frambuesas está concentrada entre la Séptima y Octava región, es más, el Maule lleva la delantera por lejos y en la VIII  Coihueco , según cifras de ODEPA de los 474 huertos que hay en la región  del Bío-Bío, 206 están en la comuna de Coihueco.

La primera flor partirá atrasada este año 2015 por efecto de la primavera fría y  los precios del mercado se visualizan bastante buenos: un dólar alto, el fenómeno del niño en el hemisferio norte que mermó la calidad y cantidad de su fruta, y una sequía grave en Polonia, el mayor productor del mundo. Claro que no todo lo que brilla es oro. Como siempre en los berries, la piedra de tope es la escasez de mano de obra.

Por eso Comfrut está introduciendo una nueva variedad de plantas de frambuesas llamada Dolomia Plus que permite ser cosechada a máquina y, por ende, aumentar la superficie de plantación, sin miedo a no tener gente para poder recogerla.

Proyecciones del mercado

Pero vamos por parte. Lo primero el mercado de esta temporada, para Felipe Rosas, Secretario General de la  International Raspberry Organization  y Director de Rconsulting SA –Chile, el precio de la temporada 2015- 2016 para productor debería estar en al menos USD 2,0 /kg, es decir, a un dólar a 680, equivaldría a $1.360/kg. “Sin embargo el valor del dólar ha sido muy volátil y no es posible predecirlo para diciembre 2015  y febrero de 2016”, dice Rosas.

Las cosas en Europa se están dando como para predecir un valor alto. Polonia produjo el  año pasado 120.000 toneladas y esta temporada derivada de una sequía extrema, la peor en 80 años (allá las frambuesas no se riegan), se estima  que no superará las 60.000 toneladas, explica Felipe Rosas. Por otra parte, Serbia que aumentó en un 7% la producción a 72.000-80.000 toneladas, no será capaz de suplir el déficit dejado por Polonia, por lo tanto el precio aumentará. Además, indica Felipe, Estados Unidos debido a veranos muy calurosos, también bajó su producción para industria del noroeste en un 30%.

El Gerente de Desarrollo Agrícola de Comfrut, Andrés Acuña, también tiene una mirada optimista pero con cierta precaución. Y es que, explica, cuando los precios suben mucho y en temporadas consecutivas,  el sistema se empieza a calentar, entonces los  grandes consumidores de frutas tratan de disminuir sus compras. “Este es un año perfecto para que los grandes compradores decidan reformular sus compras con materias primas que tengan un precio muy alto, como sería el caso de las frambuesas, el problema es que con eso bajan el precio del mercado y lo hacen por varios años”, indica. Y el buen precio a ojo  de un agricultor es extraordinario, pero cuando ya llevamos tres  años al alza, hay que tener precaución con lo que puede pasar en el mercado, agrega.

En todo caso, coincide con Felipe Rosas en que la información clara es que hubo menos fruta en Estados Unidos, y menos de buena calidad porque durante las cosechas ha existido la pésima mezcla de lluvia y calor, claros problemas climáticos que inciden en la calidad.

Y parece que la proyección es clara, Mario Garcés, Gerente de Producción de Comfrut, piensa que este será nuevamente un año con precios buenos. Similares  a la temporada pasada.  Sin embargo, al igual que Acuña le preocupa que los precios tan altos impulsen al consumidor a buscar alternativas más baratas y cambiar de Berry.  “En el mundo de los berries,  el consumidor asocia berries a salud y compra el más barato ya que cualquiera de los cuatro le brinda salud.  Cuando uno está muy caro, por ejemplo las frambuesas, deja de comprarlas y compra otro más barato.  Hoy la dueña de casa compra 2 kilos de frutillas, o 1,5 kilos de arándanos por 1 kilo de frambuesas”, explica.

Alemania, el mayor comprador

Felipe Rosas explica que el mayor comprador-importador de frambuesas es Alemania, con 100.000 toneladas/año, produce sólo 6.000 toneladas pero la frambuesa está fuertemente arraigada en la cultura del consumidor alemán, por eso necesita abastecerse.

En cuanto a la producción, Polonia lleva la delantera seguido por Serbia y nosotros nos estaríamos peleando el tercer lugar con Estados Unidos.

El consumo

Alemania 950 grs/hab/año
 EEUU 450 grs/hab/año
Inglaterra,Escocia 500 grs,
Francia 600 grs
Polonia y Serbia (paises productores) 200 grs
Chile 50 grs/hab/año

Como la fruta es cara, la consumen más los países de mayores ingresos..

Producción estancada

Por otra parte, la oferta en el mundo no ha subido, está estancada hace ya algunos años.  Incluso Chile está produciendo cada vez menos, Polonia ha ido subiendo, pero después de esta sequía le tomará 3 años recuperarse.

Ahora bien, ¿por qué en Chile producimos cada vez menos en los últimos  5 años? Porque estamos trancados por un montón de problemas técnicos, explica Acuña, el primer gran frenazo es la mano de obra. Los agricultores que tenían 5 há. hoy están con 3, los que tenían dos con una y así sucesivamente. Por una falta de mano de obra no hay grandes extensiones de plantaciones de frambuesas. “El promedio de nuestra empresa es del orden de 2 há. Entonces es un hecho que los agricultores están achicándose en todo cultivo que requiera mano de obra, por eso la frambuesa pertenece, en gran parte, a la agricultura familiar campesina”, manifiesta.

Nuevas variedades

En Comfrut están trabajando para lograr hacer un recambio varietal y tener huertos de más hectáreas y que se puedan cosechar con máquinas. “Entonces hoy día, salvo los pequeños agricultores que son los más importantes en nuestro abastecimiento, las plantaciones grandes que vengan van a ser mecanizadas”, indica.

Hace 10 años empezó la necesidad de un recambio de variedades en el mundo, ha ido muy lento,  pero  hoy  estamos como en la etapa de explosión de esas variedades señala Andrés Acuña.

Polonia está con una nueva variedad, se llama Polka, en Estados Unidos está Wakefield que es una variedad patentada y que ha crecido mucho. “Y en Chile, Comfrut está con una variedad que se llama Dolomia Plus que ya la tenemos registrada, está probada y estamos convencidos que necesitamos plantar luego muchas hectáreas”, agrega. Sus ventajas por sobre la Heritage, que como variedad cubre el 85% de las plantas en Chile, la Dolomia Plus produce más kilos, es más grande y tiene un mejor sabor.

Es un concepto distinto a las plantaciones que estábamos acostumbrados en Chile, porque es necesario pagar un royalty. El agricultor arrienda la variedad, paga un derecho anual por usarla y mientras le rinda y entregue beneficio, va a seguir teniéndola, hasta que decida dejarla. El tema es que no se puede quedar con la planta, porque su genética es de propiedad de la empresa. “El agricultor compra la planta y paga un royalty todos los años hasta dar de baja del huerto y hacer un acta donde el material se eliminó”, explica Acuña.

Pero la mayor gracia está en que la variedad permite ser cosechada a máquina. La inversión en maquinaria no debería ser un tema, es una gran inversión pero tiene a su vez un gran retorno. El valor  puede variar entre los 130 mil dólares y  200 mil dólares. Una máquina puede cosechar entre 15 y 20 há. por huerto, porque hay que cosechar cada cuatro días.

De esta nueva variedad, Comfrut está entregando los primeros ejemplares  y esta temporada inicia la plantación.

La cosecha mecanizada está retomando fuerzas debido al crecimiento de  plantaciones más grandes justamente para ese tipo de cosecha, agrega Felipe Rosas. Plantaciones integradas verticalmente para vender a congelado,  también existen empresas que dan servicio de cosecha mecanizada, hoy el tener un menor porcentaje de IQF o congelado individual no es tan relevante como lo era hace años atrás ya que el costo de cosechar con máquina es muy bajo comparado al manual, y por último, Innova Corfo recién aprobó un proyecto para un nuevo e innovador sistema de cosecha mecanizada que podrá ser usado por la agricultura familiar campesina explica.

Pero ¿cuál es el porcentaje mínimo de IQF que se  necesita para que se justifique la inversión de una máquina? Para Mario Garcés, Gerente de Producción de Comfrut, no menos de un 60%. Bajo este porcentaje el negocio no es rentable. Pero aclara que la máquina no sólo se justifica con él porcentaje de IQF, es una mezcla de factores, entre los que el más importante es la producción/hectárea, luego la facilidad de desprendimiento de la fruta y después el  porcentaje de IQF, porcentaje que estará influenciado por la frecuencia de cosecha.

Fresco o congelado

El Gerente de Desarrollo Agrícola de Comfrut explica que el mercado fresco no es una opción para ellos como empresa, sus esfuerzos están concentrados en la industria, en entregar al cliente el producto terminado.

Y la tendencia es clara. Como Secretario General International Raspberry Organization, Felipe Rosas sabe de la frambuesa y mucho, como conoce el mercado mundial tiene las cifras: “El mundo produce entre 340.000 y 420.000 toneladas de frambuesas, de estas el 70% se destinan a congelados, jugos y otros procesados y un 30% a fresco liderando EEUU, luego España y México”, explica. Entonces más de dos tercios de la frambuesa que se consume en el mundo, se consume procesada.

Pero qué pide el mercado internacional de la frambuesa, “en el caso del congelado que sea grande 16-20 mm, de tamaño parejo, dulce y rojo, la variedad Heritage principal en Chile no posee esas características, pero Chile las vende porque faltan en el mundo”, señala Rosas. En tanto la variedad Meeker de mayor presencia de Chillán al sur,  cumple en mejor medida los requerimientos, especialmente para el mercado francés.

Andrés Acuña cuenta que los grandes compradores asocian a Chile  con Heritage una frambuesa desabrida, firme, chica, oscura; a Estados Unidos los asocian con Meeker que es grande, es más dulce, más blanda. Polonia y Serbia con Willamette  que es más ácida, y con un sabor distinto, entonces estamos muy marcados en cuanto a lo que el mercado ve de nuestra producción. Por eso se está produciendo este cambio varietal en todas partes.

Lo orgánico, siempre creciendo

En Comfrut llevan 20 años pensando que en algún momento el mercado orgánico va a llegar al límite de su expansión, pero ese límite nunca llega, por el contrario, año a año  aumenta su  demanda. Y es que hay una demanda muy alta de berries orgánicos a nivel mundial, demanda que crece a tasas del 20% anual, explica Felipe Rosas.

Andrés Acuña dice que el mercado todos los años crece más de los que se pronostica y “mi impresión es que va a seguir creciendo y seguro va a ir  jugando con el tema de precios  ya que con un menor precio de venta,  permitirá llegar a otro segmento. En el tema orgánico son consumidores con mayor poder adquisitivo, porque definitivamente los que lo consumen es gente más culta y tiene la capacidad para poder responder a precios más altos”.

Garcés también señala que el mercado orgánico es y será un mercado en constante crecimiento y que siempre el precio del producto será igual o mayor al convencional. No obstante, lo que le preocupa es que la tasa de crecimiento de la demanda sea menor a la oferta, ya hay muchas empresas incentivando la reconversión a orgánico por lo que será difícil mantener las diferencias tan significativas de precios. Piensa que el precio correcto de un producto orgánico debiera ser entre un 20-30% más que uno convencional, obviamente cuando el negocio haya llegado a su equilibrio.

Realidad nacional

Felipe Rosas señala que las frambuesas crecen en el mundo desde el nivel del mar hasta los 3.500 metros. Hoy en Chile desde Santiago a Coyhaique  no hay limitaciones climáticas. De Rancagua al norte hay cultivos más rentables; y Curicó al sur, comparten con todos los frutales las ganancias. Cuando la frambuesa estaba en manos de productores de mayor superficie ya la mano de obra de cosecha era un problema, hasta que llegó el arándano y la frambuesa quedó en manos de la Agricultura Familiar Campesina.

Hoy el mayor problema es que Chile tiene los peores rendimientos por hectárea del mundo, ya que prácticamente todas están contaminadas por virus. Hoy existe una mesa nacional de frambuesas compuesta por  Indap,  Chilealimentos, Asoex, Sag, Odepa , y el mismo Felipe Rosas, donde el primer objetivo es el reemplazo de 1.000 hectáreas a nivel nacional con plantas libres de virus.

Mercado informal: los conchenchos

Es un tema delicado y  también muy arriesgado, los “conchechos” existen y en cantidades, el problema es que no dan ningún tipo de seguridad a la empresa que les compra para exportar y la trazabilidad se pierde quien sabe dónde.

“El 90 % de las empresas en nuestro país viven de los conchenchos, entonces influye mucho, son una desgracia para algunos y un beneficio para otros. El problema más grave de este mercado informal es en los orgánicos”, señala Andrés. Argumenta que los “conchenchos” compran fruta que no es orgánica y la mezclan con la orgánica congelada; es más, afirma que el año pasado sucedió en varias partes de nuestra provincia ese problema. El tema es grave, porque si una fruta ingresa a un mercado como orgánica y le hacen un análisis de residuos químicos que sale positivo,  obviamente se nos prohíbe la entrada como orgánicos. Entonces  la marca país es un tema se ve muy dañada, critica Andrés Acuña.

El promedio en Chile es de menos de 1 há. por productor en frambuesas y, algunos muy alejados entre sí, explica Felipe Rosas, por lo que es muy difícil para una empresa, que compre un volumen importante, llegar a todos los puntos de producción por eso algunas usan compradores informales o “conchenchos”, por otro lado para un productor pequeño sin posibilidad de movilización llegar a un centro de acopio o planta de proceso, es muy difícil y esa es una realidad.

“Si las empresas y productores no los necesitaran los intermediarios no existirían”, enfatiza. El productor y empresas reclaman mucho de su existencia e igual los utilizan, es un tema importante a lo largo de toda la zona productora de frambuesas de Chile cuyas 10.000 há. están un  70% en la región del Maule, un 20% en el Bío-Bío , un 2% en la de O´higgins, y un 8% entre Los Rios ,La Araucanía y Los Lagos.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *