X

Entrevistas

ESPÁRRAGOS, LAS BONDADES DE UN RUBRO MADURO

Aunque está lejos de las 10 mil hectáreas plantadas en la década de los 90, con el boom exportador de espárragos frescos a Estados Unidos, los espárragos siguen siendo un cultivo de interés en la zona. Entre los años 2007 y 2014, la superficie cultivada de espárragos a nivel nacional se ha mantenido estable, con pocas variaciones en el intertanto, bordeando actualmente las 2 mil 200 hectáreas sembradas de acuerdo a las cifras de Odepa, con incrementos en el 2010, llegando a las 2.800 has.

Para Jorge Ocampo, ingeniero agrónomo y presidente de la Asociación Gremial de Productores de Espárragos del Sur de Chile, este es un cultivo en alza, como lo demuestra el interés de los productores por retomar este cultivo que lentamente ha ido sumando hectáreas plantadas y que llevó a generar tres grupos de transferencia tecnológica, en Bío Bío, Los Ángeles y Linares, los que finalmente desembocaron en la creación de la AG. “Hoy en día, este rubro se ve con muy buenos ojos y las nuevas variedades que están entrando al país, han permitido rendimientos de potrero de 12 a 13 toneladas por hectárea al año 5 en Ñuble. El cultivo hoy tiene una buena rentabilidad, con un precio que los últimos años bordea un dólar con 30 centavos, aunque con escapadas de precio el 2011, que llegó a pagar cerca de 2 dólares.

El cultivo se extiende principalmente en la zona central y su capital es Linares, donde el productor Marco Espinosa es el mayor representante nacional; su familia, a través de la agrícola Tierra Buena, ostentan el título de la mayor productora de espárragos en el país, con unas 200 hectáreas.

 

Para Espinosa, el espárrago es hoy un cultivo maduro, que ya llegó a su equilibrio entre la oferta y demanda y no debiera tener grandes alteraciones. “Hoy día, los cultivos están bordeando las 3 mil hectáreas, está estabilizado. Ya las grandes empresas de congelados, que son las que ponen el piso de punto de quiebre al negocio son las mismas, no han aparecido grandes industrias con interés de comprar”. Destacó que el productor de espárragos hoy es el que ha mantenido sus esparragueras, que conoce el negocio, pero no existe el interés que existe en otros rubros, como los cerezos, con 2 mil hectáreas o la incorporación de avellano europeo, con un proyecto de 1.500 hectáreas en un solo paño. El espárrago en cambio es un negocio sólido, no tiene grandes rentabilidades pero mantiene retornos estables. Y una de las grandes ventajas es que las esparragueras mantienen su producción por largo tiempo, comentó. “Yo tengo esparragueras de 30 años, deben ser de las más antiguas de Chile y están productivas todavía. Y no ha habido un recambio varietal de importancia. Se están probando nuevos cultivares, con los llamados supermachos, pero sigue siendo un espárrago verde. En cambio la manzana donde van apareciendo manzanas de mejor color, de mejor calibre, hacen que el modelo anterior quede desechado, varietalmente muere y no tienes nada que hacer ahí. Por eso una variedad como la UC157 sigue siendo viable después de tantos años”.

 

VECINO CON PRODUCCIÓN TODO EL AÑO

Manejo, mayor tecnología y mejores variedades han ido optimizando el panorama de los productores, pero están muy lejos de estar frente a un futuro tan auspicioso como lo fue en los años 90, en que se plantaron las mayores superficies. ¿El motivo? Chile es vecino del mayor productor mundial de espárragos en fresco, del mundo, Perú. Nuestros vecinos, además, produce en condiciones de desierto y con temperaturas ideales para mantener una producción constante todo el año, lo que hace difícil competir en estas lides. Para Espinosa, este no es un obstáculo, sino la indicación que hay que optar a un área donde se pueda competir en condiciones ventajosas, como la producción de congelados para la exportación, un nicho donde Perú no compite, ya que vende su cosecha en fresco durante la temporada.

“Sin duda este es uno de los cultivos de buena proyección, y gracias a las bondades de nuestras tierras puede acceder en excelentes condiciones al mercado internacional, ya que el país tiene condiciones sanitarias óptimas, a diferencia de Perú, donde la Prodiplosis puede llegar a causar importantes mermas en las cosechas”.

El espárrago es un cultivo de fácil manejo, ya que además de presentar pocas enfermedades, requiere pocas labores agronómicas y es bastante tolerante a la sequía. En este escenario, la intención de los productores apunta a mejorar las condiciones tecnológicas, partiendo por el recambio de variedades y generar las condiciones para mejorar su comercialización, que hoy por hoy, está enfocada en el negocio de los congelados.

“En los campos todavía está presente la variedad UC 157 y en menor proporción Atlas, que dejó de usarse por el gran diámetro de los turiones, lo que la hacía apetecida sólo por el mercado local. UC157, tiene un potencial de 8 a 10 ton/ha, con un rendimiento promedio país de 4 a 5 ton/ha”, indicó Ocampo. Llegar a mejores rindes es lo que motivó la llegada de nuevas variedades, como New Jersey, donde los cultivares NJ953 y NJ1122 son los de mejor rendimiento en la provincia y que corresponden a los llamados “Supermachos”, ya que no producen flores y frutos, que genera parte importante de los requerimientos energéticos de la planta.

 

COMPETENCIA

Aunque Perú es un fuerte competidor que con su irrupción en la escena económica frenó la exportación de fresco, la mayor preocupación de los productores locales apunta a la sanidad. El motivo, es resguardar el control del ingreso de espárragos frescos provenientes del país andino, ya que por sus condiciones de cultivo, producen espárragos todo el año, pero con una carga de plagas que no existen en Chile, como destacó Ocampo, donde la mayor preocupación es la Prodiplosis, una mosca que es capaz de arrasar huertos enteros y que tiene carácter de plaga cuarentenaria.

“Perú tiene una condición única en el mundo, produce espárragos las 52 semanas del año con un clima que se presta mejor que ninguno y tienen mejores garantías que cualquier productor en Chile, con menores costos de flete, de mano de obra y de insumos, por lo que abarcaron todo el espacio que tuvo Chile en algún momento. Por eso los productores nacionales nos hemos enfocado a hacer espárragos congelados, donde sí tenemos posibilidades y un nicho”, destaca Espinosa.

Sobre los aprendizajes del modelo peruano, Espinosa es cauto, ya que se trata de otra forma de producir. “De Perú si te dijera que puedo hacer una copia, es difícil, es muy distinto el modelo. Ahí los productores son grandes empresas, que tienen la cadena completa, tienen al productor, el packing, el exportador, un socio norteamericano; pero además tienen todos los campos certificados. Quizás tienen menos sabor, pero sigue siendo un espárrago verde, fresco de buena durabilidad. Pero aunque tienen mano de obra barata, tienen un costo no menor por producir en condiciones de desierto, por lo que el riego es un costo importante y las distancias a los centros de acopio. También tienen plagas de importancia que dañan tanto las esparragueras como la calidad del turión, nosotros en cambio, tenemos una pequeña isla fitosanitaria”.

La desventaja que significa tener de vecino al mayor exportador ha generado que sólo los más eficientes permanezcan en el mercado. Pero, ¿Cuál es el secreto para seguir vigente? “Yo creo que es un conjunto de cosas: -dice Espinosa- Hay que ser perseverante y tratar de ser alumno siete. Hay que estudiar todo lo que uno hace, porque puede que algo no salga, pero hay que ser eficiente, porque hay un tremendo potencial que todavía no alcanzamos. Chile tiene un buen nicho para espárragos congelados, porque tenemos una carga fitosanitaria muy baja dentro de los espárragos, casi no hay hongos ni insectos, apenas un poco de maleza. Se podría pensar que se podría trabajar en el nicho del espárrago orgánico, como se ha hecho en algún momento. Pero nuestro nicho va por hacer un muy buen producto congelado, ahí es donde podemos crecer. Puede que falte interés de las empresas o que haya más empresas interesadas en la comercialización. Entonces, como un productor se va a fiar si hay años que no se compra el producto, eso es algo donde aún no hay una seguridad. Ya hay experiencias de productores en Linares que se unieron para exportar de manera directa y eso quizás es una opción que hay que ver”. Una de las opciones que tomó Espinosa fue avanzar en la producción en cadena, con la incorporación de un packing por lo importante de su rendimiento. “20 años atrás nos tocaron años buenos, entonces nos especializamos y logramos tener la cadena completa. Hay gente que tiene la cadena productiva de un rubro, y eso les va a permitir una mejor rentabilidad. Nosotros nos especializamos y logramos tener un buen desarrollo; pero al productor pequeño le queda asociarse”.

Para Espinosa además, hay características diferenciadoras en las condiciones de producción que pueden ser explotadas. “Por lo que dicen los clientes, tenemos distintas condiciones organolépticas y se busca nuestro espárrago por su buen sabor. El negocio de Perú es el fresco, por lo que hacen congelado solamente cuando está colapsada la industria o cuando no alcanzan la calidad requerida, por lo que para ellos es un producto de menor calidad comparativamente. Lo que la gente pide hoy es la calidad y la seguridad alimentaria, quieren comer algo que con toda seguridad es sano. Eso es lo que deberíamos hacer valer, que el producto tenga una trazabilidad completa, si tengo un espárrago con problema, saber dónde está y dónde se generó, pero no abarcar al cultivo completo. Pero en general, es un producto muy seguro, con una bajísima carga fitosanitaria y que además va escaldado, por lo que la carga microbiana es prácticamente cero. Lo que si me preocupa es la calidad de las aguas en el país que se han ido deteriorando o que hay mayor control y por eso tenemos información, pero las aguas no son tan limpias como creíamos y eso puede causar mucho daño en el cultivo de hortalizas. Ese es un riesgo, si no podemos mantener la calidad de nuestras aguas”.

 

ASOCIATIVIDAD Y VISIÓN

Con la vista puesta en los desafíos, para Ocampo no es imposible volver a lograr los números de hace 20 años, pensando en abrir el cultivo a nuevos mercados. Actualmente la producción se envía como IQF a Europa y Japón, pero hoy los ojos están puestos en Asia, puntualmente en China. Para eso, Chile tiene ventajas comparativas como la sanidad y la trazabilidad de sus cultivos por lo que hoy la AG apuesta a la petición de ser incluidos en la canasta de importaciones autorizadas por China, lo que aseguraría un ingreso a nichos de mercado para el espárrago fresco, tanto a supermercados como a restaurantes gourmet. Para eso, se cuenta con el apoyo de Prochile, Odepa, SAG y la Seremi de Agricultura, en el marco del eje de desarrollo de la Región del Bío Bío que es la agricultura. Tenemos mercados, todo el sudeste asiático permanece sin tocar. Para eso, estamos en el proceso de lograr los protocolos para llegar a China, lo que nos abriría un abanico tremendo. El mercado chino quiere productos sanos, con trazabilidad y a partir de China, podemos abrir mercados a Vietnam, India”.
Para lograrlo, recalca, lo importante es la asociatividad, principalmente en lo que toca a temas de comercialización. Concuerda con esta opinión Marco Espinosa, para quien el mercado ha estado marcado por lo monopolizado del negocio. “Había tres empresas que compraban prácticamente todo y se producían algunas prácticas que podríamos considerar abusivas, como por ejemplo, podían no entregar envases para que no se les pudiera entregar producto o simplemente pedían una cuota. Y esa gente que no tenía una capacidad negociadora importante terminaba sacando su espárrago y bajaba el precio del espárrago en su conjunto”. De ahí la importancia de la unión, recalca, lo que se ve facilitado por la concentración de la producción de espárragos entre Maule y Bío Bío. “La zona productora es muy corta, donde se concentra cerca del 90 por ciento de la producción total y eso hace más fácil compartir experiencias. A través de más información podemos mejorar rendimientos, mejorar las brechas tecnológicas y aprender del negocio de otros productores”.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *