X

Entrevistas

LOBESIA BOTRANA

PROBLEMA IDENTIFICADO

La polilla del racimo de la vid o Lobesia botrana (Lepidóptera Tortricidae) fue detectada por primera vez en Chile en 2008 en la zona de Linderos, Región Metropolitana. Originaria de Europa, esta plaga afecta principalmente a la producción de uva de mesa y viñas. Esta plaga es de importancia cuarentenaria para los principales mercados de exportación de fruta fresca de Chile, ello constituye un serio riesgo para las exportaciones de fruta a mercados tales como China, Corea, México, USA, Canadá, Brasil, Argentina, Perú, Nueva Zelanda y Uruguay (Fuente: SAG). Lo anterior puede implicar medidas restrictivas que afecten la calidad y condición de la fruta, o eventual cierre de mercado (eje uva destino a México), aumento de costos de operación, pérdidas por cambio de mercado y pérdida de competitividad. Para el sector productor, la situación puede tornarse más crítica aún, si la plaga se traslada hacia otros frutales que pudieran estar en peligro como “hospederos secundarios”.

Las detecciones de L. botrana en arándanos, sin precedentes a nivel internacional, trajo como consecuencia en el año 2013, nuevas medidas para la importación de la fruta al mercado estadounidense, imponiendo fumigación obligatoria con bromuro de metilo, a toda la fruta producida en las regiones VI, VII y VIII. Por otra parte el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la temporada 2014/2015 procedió a incorporar esta especie frutal al Programa Nacional de control de Lobesia botrana.

IMPACTO ECONÓMICO SOCIAL Y COMPETITIVIDAD

Hoy la industria del arándano mueve alrededor de 91.421 toneladas de fruta fresca (2015/2016), de las cuales más de la mitad va a USA, al tener que fumigar la fruta orgánica este mercado se cierra en forma automática lo que conlleva la búsqueda de nuevos destinos con precios inferiores que se traduce en una pérdida de valor del producto que es de alrededor de un 50%.  Este tratamiento de fumigación con Bromuro de Metilo, además del costo adicional pecuniario de US$0.3/caja, afecta la condición de pos cosecha de la fruta, disminuyendo su vida de pos cosecha y pérdida de condición de fruta orgánica en el caso de que lo sea.  Dado que todos los arándanos DE LAS ZONAS CUARENTENADAS (90% PRODUCCIÓN NACIONAL ARÁNDANOS) que entran a USA DEBEN SER FUMIGADOS COMO CONSECUENCIA DE Lobesia, ha generado estancamientos por servicios de fumigación de gran envergadura en los puertos de destino, lo cual resulta en espera por servicio de fumigación, entre 7-15 días. Esto produce:

  • Incumplimiento de los programas con los recibidores, quedando productores y exportadores chilenos, con una mala imagen país.

 

  • Baja en los precios originales de los programas, esto se traspasa a los productores de forma directa.

 

  • Problemas de temperaturas, lo que afecta la condición final de la fruta en la entrega, efecto directo en los precios.

 

  • Pérdidas reales de kilos por fruta con “malos arribos”.


OPORTUNIDAD

Dentro de los Principios de Cuarentena Fitosanitaria en relación con el comercio internacional, entre sus principios generales destaca el de repercusiones mínimas donde se detalla que “Las medidas fitosanitarias deberán estar en consonancia con el riesgo existente y sus restricciones serán, entre las disponibles, las menos severas, limitando en todo lo posible el impedimento de los desplazamientos internacionales de personas, mercancías y medios de transporte”.

La Norma NIMF N° 14 “Aplicación de Medidas Integradas en un Enfoque de Sistemas (Systems Approach) para el Manejo del Riesgo de Plagas” ¿Qué es el Systems Approach?; Son una serie de medidas de mitigación que individualmente y en forma conjunta reducen el riesgo de la plaga. Es necesario a lo menos dos medidas independientes para constituir un Systems Approach. Estas medidas pueden ser aplicadas en: Pre-cosecha, Cosecha, Post-cosecha, Transporte de fruta.

Este sistema combina medidas de manejo del riesgo de plagas para lograr el nivel apropiado de protección fitosanitaria del país importador. La ventaja más notoria que posee este sistema, es entregar una alternativa al uso del Bromuro de Metilo, que genera daño en la fruta, pérdida de condición, retraso en la comercialización y pérdida de competitividad. También ofrece la oportunidad de considerar procedimientos de pre cosecha y pos cosecha que puedan contribuir a la eficacia del manejo del riesgo de plagas. Actualmente Chile cuenta con la aprobación de Estados Unidos, para la exportación de diferentes especies, bajo el esquema de Systems Approach, como alternativa a la fumigación con Bromuro de Metilo, estas especies son kiwis, baby kiwis, tangerinas, mandarinas, granadas, naranjas, y pomelo, lo que demuestra que es posible utilizar esta herramienta para resolver problemas de manejo de riesgo de plaga, como lo es actualmente el problema de Lobesia botrana. Los requisitos mínimos para que una medida se considere como componente necesario de un enfoque de sistemas son que:

  • Se definida con claridad.
  • Sea eficaz.
  • Se exija oficialmente (obligatoria).
  • Pueda verificarse y controlarse por los organismos oficiales.

 

PROPUESTA

El estudio que actualmente desarrolla FDF, con auspicio del Gobierno regional de O´Higgins, Asoex y apoyo del SAG, plantea desarrollar un “Systems Approach” que incluye el concepto de BAJA PREVALENCIA de la plaga Lobesia botrana, basado en un nivel o umbral de capturas que constituya un bajo riesgo de infestación en la fruta, que adicionalmente, en combinación con otras medidas de mitigación, reducen el riesgo de la plaga.

Desde la temporada 2015/2016 se están realizando seguimiento técnico a 28 huertos de arándanos entre la VI, VII Y VIII Región. El que consiste en monitoreo con trampas de feromonas AGVM, evaluación de colindantes, y tomas de muestra de 10.000 frutos por unidad experimental en búsqueda de estados inmaduros de la plaga en estudio. Este seguimiento permitirá plantear un umbral de vuelo para una posterior negociación con el mercado de Estados Unidos quienes finalmente deciden y evalúan el potencial de riesgo de ingreso a su país.  Con este estudio se busca generar una alternativa que permita el ingreso de la fruta al mercado de destino sin la necesidad de fumigar, devolviendo así la condición de orgánico a los productores que actualmente lo son. Además reduce el riesgo de daño en la fruta a causa del fumigante y los costos asociados para aquellos productores convencionales, mejorando así la posición competitiva de nuestra región frente a sus principales competidores.

La oportunidad que enfrenta el sector productor de Arándanos pasa por aprovechar las capacidades técnicas, el conocimiento y la integración del sector público y privado para contener el avance de una plaga que está causando un enorme daño a la fruticultura nacional con la consiguiente pérdida de competitividad y el cierre de los principales mercados dentro de los cuales está el norteamericano.



Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *