X

Entrevistas

HARAS DADINCO: DESDE ÑUBLE MARCA HITOS EN LA HÍPICA NACIONAL

Furia Cruzada, Cayumanque, Tantoul, Aragorn, son algunos de los tantos nombres del Haras Dadinco. Nombres que suenan en la hípica nacional e internacional. Caballos ingleses, pura sangre, que salieron del haras que hace unos 50 años fundó don Juan Unzurrunzaga Nieto en la zona de San Nicolás, en el campo que él compró y que en un comienzo estaba dedicado a cultivos y viñas de riego, hasta que fue expropiado en la Unidad Popular y se quedaron con la reserva, apta para empastadas, y donde hoy está el criadero.
Criadero que, por cierto, además de tradición ocupa un lugar importante en las estadísticas de la hípica. Es más, en junio de este año por primera vez en la historia, un caballo chileno y sudamericano, corrió la gran carrera de Ascot; uno de los más antiguos y grandes premios de Inglaterra, donde la misma Reina Isabel II asiste y con ella toda la nobleza inglesa. Son cinco días de carreras y Furia Cruzada, la yegua del Haras Dadinco, obtuvo el segundo lugar en su carrera. No es fácil llegar al Royal Ascot, el ejemplar tiene que haber ganado previamente algunas carreras Grupo 1, que son en buenas cuentas, los top de la hípica.

 

UN CLÁSICO EN SU HONOR

Pero partamos por el comienzo. A don Juan siempre le gustaron los caballos. Dice Victoria que de joven le gustó el rodeo, pero el polo terminó siendo el deporte que lo cautivó. Jugó 30 años polo por la Católica. Entonces, es lógico que su empresa estuviera relacionada al mundo ecuestre. Así comenzó con un par de yeguas y potros que compró, hasta que trajo un potro llamado Suepi que había ganado la Copa de Oro de Ascot. Luego adquirió tres yeguas que fueron la base del haras, en un criadero llamado Ojo de Agua que era el mejor que había en Argentina en esos tiempos. Así comenzó el despegue de Dandinco. Luego trajo un potro americano que se llamaba Tantoul, cuyos hijos fueron muy exitosos y muchos de ellos corrieron en Estados Unidos. En conclusión, “fue bastante innovador para su época”, enfatiza Victoria.

Su vida gremial también fue destacable: participó como presidente de los criadores de caballos fina sangre. “Era una persona muy respetada por su honorabilidad, su honestidad, todo el mundo sabía que era de una sola línea, entonces fue muy admirado en el mundo de los criadores”. Tanto que hoy hay un clásico con su nombre que se corre en el Hipódromo Chile y otro en el Club Hípico.

Así el haras fue creciendo y ha tenido épocas muy buenas comenta Victoria, sobre todo estos últimos años han sido muy destacables.

 

FURIA CRUZADA

¿Cuáles han sido los caballos más importantes que han tenido?

Tuvimos un potrillo que se llamaba Cayumanque, muy importante para el haras porque lo llevamos a correr al Gran Premio República Argentina en Palermo, Argentina, que es un Grupo 1, donde se presentan los mejores caballos de Argentina y de toda América del Sur. Y ganó. Era la primera vez que un caballo chileno ganaba un Grupo 1 en distancias largas (2.500 metros) entonces fue un hito en nuestra hípica. También tuvimos El Barril que ganó El Derby y que después se vendió a Estados Unidos donde obtuvo un Grupo 2.

Ahora la estrella es Furia Cruzada que en Argentina consiguió el primer lugar en dos Grupo 1 de hembras y participó en el Royal Ascot de Inglaterra y donde salió en segundo lugar en su carrera. Un excelente resultado. El Royal Ascot, explica Victoria, es un periodo de cinco días donde corren los mejores caballos de Europa y de Estados Unidos. Como Furia Cruzada era ganadora de tres Grupo 1 tuvo la opción de correr. “Esta es la primera vez en la historia del caballo chileno fina sangre de carrera que un ejemplar corre en Ascot, ni siquiera había corrido un sudamericano, con ella se ha hecho historia”, señala Victoria.

 

EL CAPITAL ECUESTRE

En el haras nacen aproximadamente 40 crías por temporada, de un total de 64 yeguas que hay en este momento. No todas paren todos los años, porque siempre hay algunas nuevas, otras que ya han parido varias veces seguidas y es mejor dejarlas descansar.

Actualmente tienen dos padrillos americanos: uno arrendado que se llama Gstaad y otro propio, Aragorn, que ganó dos Grupos 1 en Estados Unidos y un millón y medio de dólares en premios.

Cada yegua puede dar entre 8 y 10 crías lo que puede ser un buen número. En cuanto a la tendencia si nacen más machos que hembras es relativo. Hay años que nacen más hembras, lo cual tampoco es tan bueno, aclara, porque el de mayor valor comercial es el macho, a pesar que mientras nazcan hembras el criadero tendrá continuidad.

“Nosotros, por norma del criadero, rematamos todos los caballos a los dos años, machos y hembras; toda la generación, no nos quedamos con reserva”.
Los remates son en julio, para ello, en marzo comienzan a entrenarse, se guardan y todos los días galopan a la cuerda en una troya de arena.

 

LOS CUIDADOS EN UN HARAS

Un haras es una empresa, y por tanto hay que estar encima de cada gestión que se haga. En Dadinco trabaja un equipo de 19 personas, todos llevan años y son muy buenos en lo que hacen, explica Victoria, pero definitivamente es un haras familiar. Son Victoria y Leonardo los que están observando día a día todos los detalles. Porque como afirma Victoria: “en un detalle se puede ir un buen potrillo”. Por eso hay que prestar atención a cómo caminan, cómo comen, si adelgazan, “Y esa sensibilidad o ese ojo adiestrado lo tiene quien ha vivido en y por el haras”, agrega.

Esta ha sido una receta exitosa, explica, si bien el haras es familiar cuenta con toda la tecnología de última generación para obtener una crianza de excelencia.

¿Cómo se alimentan los caballos?

Estos caballos tienen una dieta muy completa. Lo más importante es la pradera, una buena empastada es clave. Por eso se hacen constantes análisis de suelo para una fertilización adecuada y los pastos se dan excepcionalmente bien en Dadinco. Dentro de la dieta se agrega mucha avena, suplementos vitamínicos y tónicos. Y es que, hay que pensar que estos animales a los dos años están corriendo carreras de 1.200 a 1.600 metros por eso es vital la alimentación que reciben para su desempeño posterior.
Todos los días en la mañana, los caballos se traen a las pesebreras para recibir su ración de comida. Así Victoria puede ver que se estén alimentando bien. Luego en la tarde se le lleva el alimento al potrero. Sólo se guardan en las noches las yeguas recién paridas, las que están a punto de parir y las que hay que inducirle el celo con luz artificial.

 

¿Otros cuidados?

Viene un veterinario periódicamente. Se le hacen arreglos de cascos todos los meses porque el aplomo es muy importante, a veces hay que limarle alguna muela a una yegua porque uno nota que tiene dificultad para comer, pero no pasa más de eso. También se les hace endoscopía frecuentemente a los potrillos y se pesan todos los meses.

Otra ventaja, dice Victoria, “es que como nuestros potreros son muy grandes, las crías corren desde chicas, se desarrollan bien y forman musculatura”.

 

¿Cuáles son las razones por las que puede morir una yegua?

Lo más común en los caballos de carrera son los cólicos, pero nosotros casi no tenemos porque se alimentan de mucho pasto y además contamos con un sistema de agua permanente y eso disminuye las probabilidades de cólicos.

 

¿Alguna vacuna?

En la época de mi papá sólo había que poner  la vacuna contra la rinoneumonitis que es como un resfrío provocado por un virus que induce a abortos. Hoy está la vacuna contra la influenza para los potrillos chicos, y es un tema no menor, porque hay que pensar que estos animales van a ser atletas, entonces cualquier problema respiratorio puede afectar su rendimiento.  También se vacuna contra el gurma y contra el rodococo, que puede matar a un potrillo antes de los dos meses.

 

HÍPICA CHILENA EN EL MUNDO

Los países que lideran la hípica a nivel mundial son Estados Unidos e Inglaterra, también es importante Irlanda y Francia, señala Victoria. Australia se podría considerar un país emergente. En América Latina: Argentina, Brasil y Chile.

Ahora nuestra posición a nivel internacional no es mala, hubo una época muy exitosa de nuestros caballos en Estados Unidos, señala Victoria, luego estuvo como un poco deprimida, pero estos últimos años ha vuelto a repuntar porque hay un par de yeguas, una del Haras Paso Nevado y otra de Don Alberto que acaban de ganar Grupo 1.

 

¿Proyecciones para Dadinco?

Dentro de nuestra proyección no está contemplado crecer más, tener alrededor de 60 yeguas es un buen número. Primero, porque es un número que te permite competir bien, porque si tienes un criadero demasiado chico con un máximo de 20 crías, es imposible prestigiarlo ya que por estadística, tiene menos posibilidades frente a uno que ofrece 60 crías en el ranking de las carreras. Lo mínimo es tener unas 40 crías para competir en las grandes ligas, que participen en clásicos y puedan ser rankeados. Segundo, porque es un número que te permite mantener el control. Nosotros hacemos todo en el haras, a pesar de contar con un excelente Stud Master y personal, este es un criadero familiar que cuenta con toda la tecnología de los grandes criaderos, pero lo manejamos nosotros y somos nosotros los que observamos día a día cada cría y yegua.

Ahora lo que si tenemos como meta es ir agregando poco a poco más yeguas americanas, mantener nuestras líneas genéticas, pero aumentar los pedigrees americanos, porque sin duda alguna, Estados Unidos es uno de los países que tiene las mejores sangres del mundo, explica Victoria.

 

NOMBRES CON ONDA

Llama la atención los nombres de los caballos que salen de Dadinco, mucho nombre contagioso, de personajes de la televisión, de grupos de música, o de canciones: Daddy Yankee, Gianella Marengo, Rafaella Carra, Bum bum chiqui Bum son uno que otro ejemplo. Si en la mayoría de los criaderos los nombres se eligen de acuerdo a la primera letra del nombre de la madre, acá se siguió la tradición que impuso don Juan: cada año una letra, por lo tanto la generación completa tiene nombres que empiezan con F: Furia Cruzada, Fashion Girl, Filippo Inzaghi y así siguiendo las letras del abecedario. Los encargados de los nombres: los hijos de Leonardo y Victoria que tienen una habilidad innata para elegir nombres originales.

Y es que el haras si o si ha sido un punto de encuentro, de unión y un caminar juntos para la familia Sánchez Unzurrunzaga que, por supuesto, espera que la tradición continúe en la siguiente generación.

 

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *