X

Entrevistas

HARAS PASO NEVADO Y LA CRIANZA DE LOS FINA SANGRE: MÁS QUE UN HOBBIE, UNA PASIÓN FAMILIAR

“Cincuenta yeguas de cría, una alianza con los mejores reproductores a nivel mundial, crianza a potrero libre con buenas empastadas, han sido parte de la fórmula exitosa del Haras Paso Nevado que se ha consolidado en poco más de dos décadas”.

“El deporte, más que un hobbie, se ha transformado en un estilo de vida y en un proyecto familiar que pretende traspasar las generaciones actuales”

En Chile nacen 1.650 caballos fina sangre al año de un total de 30 haras de caballos ingleses que existen en nuestro país. Uno de ellos es Paso Nevado, ubicado en las cercanías de San Clemente, Región del Maule donde Pedro Hurtado y Constanza Burr fundaron el haras a comienzos de los años 90.

Hoy cuentan con 50 yeguas de elite que paren alrededor de 42 crías al año. Además Pedro Hurtado es el Presidente de la Asociación de Criadores de Caballo Fina Sangre de Carrera. Si bien ambos manejan el haras, es Constanza quien no puede esconder su pasión, su interés y su amor por estos animales. Conoce el nombre de cada una de las yeguas que están el potrero, cada vez que puede está presente en los partos, conoce su alimentación, los cuidados, las enfermedades, los tratamientos. Y es que seguramente fue su profesión de Médico Cirujano la que le entregó una infinidad de herramientas que hoy aplica también en la crianza y cuidado de los pura sangre.

No había una tradición familiar en el mundo de la hípica, más bien la familia Hurtado estaba relacionada a los caballos chilenos, pero Pedro y Constanza siempre tuvieron la ilusión de formar un haras. Y lo fundaron en La Esperanza, Fundo de la familia Hurtado Vicuña. La primera generación de pura sangre nacida en estas tierras es del año 92, con unas 10 crías.

En sus origínes estos eran tres fundos grandes, explica Constanza: Bramadero, Colorado y La Esperanza. Su suegro, junto a un hermano, compraron el fundo La Esperanza alrededor de 1930. Luego el campo se expropió por la Reforma Agraria y finalmente por la represa Colbún Machicura. Por lo que gran parte del fundo original, hoy está bajo el agua.

 

CABALLOS DE ELITE

La historia y evolución de la raza del caballo inglés, considerado en la actualidad dentro de los caballos más rápidos, se remonta al siglo XVIII en Inglaterra, cuando yeguas inglesas de la reina fueron cruzadas, de manera planificada, con potros árabes. Con la mezcla se esperaba lograr unos caballos perfectos para la monta, la genética inglesa aportaba la velocidad y la árabe, la distancia, es decir, la resistencia para correr tramos más largos. Se usan para correr hípica, hay quienes dicen que es “el atletismo del mundo ecuestre”. También hay algunos que los han usado para salto, pero actualmente está todo eso mucho más profesionalizado. Las razas de salto son de salto y las de carrera son de carrera.

La altura de cruz de los caballos pura sangre inglés va de los 160 centímetros hasta unos 170 cms. aproximadamente y los colores dominantes son los alazanes, los zainos y los tordillos. Son animales de extremidades finas y cuello largo, es realmente una belleza verlos correr a potrero libre.

 

TEMPORADA DE MONTAS

En el Haras Paso Nevado la temporada de montas comienza el 1 de agosto hasta el 1 de diciembre. Si bien en un comienzo compraron potros como reproductores, que fueran más o menos asequibles por el costo que tienen, desde un tiempo ya arriendan padrillos traídos desde Estados Unidos, especialmente Kentucky, una de las cunas de los pura sangre.

La globalización llegó también al mundo ecuestre y desde hace unos 20 años en Chile se está usando la modalidad de traer desde el Hemisferio Norte un padrillo con la genética que el haras requiera. Una modalidad mucho más práctica explica Constanza porque se puede elegir un padrillo de excelentes características sin tener que hacer la inversión de comprarlo. El riesgo: se ponen todos los huevos en una misma canasta, porque todas las crías serán de un mismo padre, por eso es importante elegir bien. Pero en la elección no se han equivocado, durante tres temporadas fue reproductor de su haras “Scat Daddy”, un padrillo avaluado posteriormente en más de 8 mil millones.

Pedro Hurtado había logrado una alianza con Coolmore criadero que cuenta con los mejores sementales del mundo que son nativos de Irlanda, pero que tienen también sedes en Estados Unidos y Australia. Sus padrillos recorren los países más importantes de la hípica mundial: Argentina, Brasil, Japón y son definitivamente grandes en el negocio del padrillo.

“La verdad es que el arriendo de padrillo empezó hace no tantos años en Chile, los reproductores comenzaron a viajar del Hemisferio Norte al Sur, el sistema es menos riesgoso porque tienes alianzas con gente que sabe del tema, que tienen nuevos padrillos, y ofrecen una variedad que se ajusta a la realidad de cada haras”, explica Constanza Burr.

Actualmente las yeguas están preñadas de un potro que arrendaron por cuatro temporadas que se llama “Lookin at Lucky” y este 1 de agosto llegó de visita por cuatro meses “Verrazano”.

 

El padrillo permanece en el haras desde el 1 de agosto al 1 de diciembre, periodo en el que se deben cubrir las yeguas. Pero la idea es que las yeguas queden preñadas lo más cerca posible al primero de agosto, porque la preñez dura once meses, es decir, las pariciones deben ser desde el 1 de julio en adelante. La razón es clara. Todos los caballos de carrera, por norma general, cumplen año el 1 de julio en nuestro hemisferio y el 1 de enero en el norte.

Entonces la clave está en preñar lo más temprano posible dice Constanza, de manera que la cría cumpla año antes y sea de las mayores en la serie con la que le toca correr por edad. “Por ejemplo si un caballo nace en noviembre igual cumple año el 1 de julio entonces él va a correr con caballos que son cinco meses mayores”, señala.
En Paso Nevado las pariciones comienzan el 1 de julio y se programan para que terminen no más allá de comienzos de noviembre.

Las montas en Paso Nevado son totalmente programadas, las yeguas son monitoreadas a diario, un veterinario permanece junto al padrillo, se hacen ecografías con el fin de precisar el momento exacto del celo de la yegua. “No podemos arriesgar al padrillo porque si la yegua no está en celo lo puede patear y definitivamente no se deja montar”, señala Pedro Hurtado.

Las yeguas que están secas se guardan a luz con el fin de estimular un celo más temprano. El primer celo es en septiembre, pero se logra adelantarlo con más horas luz por día y eso se logra encerrándolas en las tardes con luz artificial.

 

MÁS HEMBRAS QUE MACHOS

La cantidad de crías que se pueden obtener de una yegua es relativo y depende de cada ejemplar, pero en general una yegua inicia su etapa  reproductiva a los tres años  y pueden llegar en buenas condiciones reproductivas  hasta los 25 y en teoría podrían parir todos los años. Sin embargo, lo común es que se reproduzcan hasta los 20 años si  es una muy buena yegua,  si no se retira antes.

El porcentaje de éxito de las montas es en torno al 80%, bastante alta, porque además del control del celo se le inyecta a la yegua una hormona que facilite la ovulación.

Si nacen macho o hembras, genéticamente es imposible controlarlo, pero Constanza cuenta que en general nacen más hembras en Paso Nevado. “Te diría que nacen unos 3/5 de hembras y 2/5 de machos, este año por cosa rara tenemos más machos, pero no es el común”, indica.

 

¿Y eso es bueno que nazcan más hembras?

Para los criadores es bueno porque uno tiene más material de selección de hembras buenas, aunque claro es más comercial el macho. Nosotros nos reservamos todas las hembras y vendemos todos los machos.

 

¿Hay alguna especie de mejoramiento genético?

Nosotros preseleccionamos yeguas. En hípica hay un tema que se llama Nick, que significa que se dan mejor la mezcla de ciertas líneas genéticas, pero como en Chile no hay muchas opciones de elegir distintos padrillos porque los haras por lo general arrendamos uno, entonces es una sola línea la que podemos mezclar y en base a eso, preseleccionamos. Lo ideal es tener yeguas generosas porque no siempre las yeguas dan buenas crías.

 

LA ELECCIÓN DEL NOMBRE

Pedro y Constanza reconocen a los lejos las yeguas, saben sus nombres o en que potrero está cada una. “Es una costumbre que los criaderos le pongan el nombre a los caballos con la primera letra del nombre de la madre, nosotros también tratamos de mantener las letras. Kossanova, una yegua que ha dado muy buenas crías, la compramos con ese nombre, pero después hemos bautizado todas sus crías con nombres con K, tenemos  Knock out, Katmai, Kitcat, Kurilov, otro ejemplo es Dacita que ganó en EE.UU. era hija de una yegua que se llamaba Daja, hija de una que se llamaba Dádiva, entonces es fácil seguir su genealogía”, explica Constanza.

 

EL CUIDADO QUE MERECEN

El sistema inmunológico de los potrillos es débil. Hasta los seis meses están muy desprovistos de defensas, sólo el calostro, que dura un periodo muy corto les otorga algo de protección. Y eso que en Paso Nevado las crías maman a libre demanda hasta los 6 meses. Las yeguas producen 20 litros diarios lo que permite que el potrillo pueda engordar hasta un kilo por día, indica Constanza.   Entonces recurren a un plasma extraído de las yeguas mayores para entregar defensas adicionales.

 

Como la crianza en Paso Nevado es al aire libre, las yeguas y potrillos están invierno y verano en potrero, salvo los periodos previos al parto que se encierran sólo de noche para evitar que paren solas.

Una alimentación sana con buenas empastadas, han permitido la crianza a pleno potrero durante invierno y verano. Eso ha permitido que los animales no sufran de cólicos por ejemplo.

“Además de las empastadas les damos avena, maíz, soya, y una mezcla con vitamina, calcio y todos los microelementos que necesitan”. Las empastadas lucen bien, un verde intenso, el riego es desde noviembre hasta abril. Todo el campo cuenta con hidrantes para poder regarlo.

Entre las enfermedades más peligrosas está una bacteria que afecta a los potrillos que se llama rodococo. Se presenta entre el primer y los seis meses y es una infección importante. El resto pueden ser accidentes o cólicos.

Los cuidados son varios: a veces pueden sufrir golpes por una patada de otra yegua y eso es complicado dice Pedro Hurtado. Esa es una de las razones por las cuales se dejan sueltos día y noche a las yeguas recién paridas, porque si la madre está encerrada quiere correr mucho entonces ahí pueden pisar a los potrillos o patearlos.
Los caballos se arreglan una vez al mes, tanto las madres como las crías, se vigilan que estén bien aplomadas para que después crezcan derechos, en ese sentido es importante hacer bien el trabajo de casco porque el esqueleto aún es muy moldeable. Constanza explica que la postura debe ir en una línea: hombros, rodilla y nudos y eso se trabaja de a poco con los cascos. “Por ejemplo si las manos están desviadas hacia afuera, los rebajamos más por fuera entonces de a poco y muy lento se puede corregir la postura”.

A las madres también se les mantienen sus cascos mensualmente, se desparasitan con bastante frecuencia, sobre todo a medida que crecen. “Tenemos todo un programa de desparasitación importante”, señala.

La dentadura también es cuidada en este tipo de animales, aunque no se revisan tan frecuentemente por lo engorroso del sistema, generalmente hay que anestesiar a las yeguas, pero como comen mucho pasto no hay tanto daño a los dientes, distinto es cuando se alimentan solo de granos.
Ahora bien, llegar con un potrillo sano hasta los dos años, época en que se venden no es una tarea simple ni fácil dice Pedro. En el camino puede haber muchos baches. La mortalidad no es baja, puede haber accidentes, cólicos o problemas en el parto, sin duda “son las tres causales por las que muere una yegua madre”. En todo caso el porcentaje de mortalidad o pérdida de potrillos de Paso Nevado es en torno al 10% de las preñeces anuales.

 

VALOR COMERCIAL

Definitivamente el de valor comercial más alto es el potro. Es más, afirma Pedro, es el potro el que determina las características aptas para que sean de carrera. Después que han salido campeones se valora, la yegua de que provienen, pero el potro es el que determina el carácter de carrera o no.

Premios han ganado y muchos. Hace poco uno muy importante que lo obtuvo la yegua Dacita, su segundo triunfo en pistas norteamericanas, en los 2.000 metros del clásico New York Stakes. El premio fue considerado una muy buena noticia para la hípica chilena por el protagonismo internacional que le otorga.

Han obtenido más premios de yeguas que de machos, porque también corren más yeguas.

Y es que el valor de estas yeguas no es menor, en Estados Unidos una buena yegua puede costar US$ 3, 6 millones, porque seguramente ha tenido descendencia muy importante. Para qué hablar de los padrillos que definitivamente son imposibles de comprar.

En promedio el costo de crianza de un potrillo es al menos 10 millones hasta que se vende, es decir, hasta los dos años.  “Lo que pasa es que el caballo es un animal que no tiene precio, claro uno los ve parecidos,  pero depende si tiene un hermano bueno, si hay comprador, si su  padrillo es muy cotizado en ese momento, y qué tanto puede valorarlo el comprador”, comenta Constanza.

 

DESAFÍOS

¿Qué es lo mejor de tener un Haras?

El haras ha sido muy importante en nuestra vida porque mucha de nuestra vida familiar ha girado en torno a él. Se ha generado todo un tema de cooperación, de difusión, de desafíos donde participamos todos. Nosotros tenemos ocho hijos, a algunos les interesan más las carreras y competencias, otros, son más fanáticos de la crianza, pero todos en menor o mayor medida tienen interés en el haras. Además la hípica es una actividad muy internacional, son las mismas familias que participan desde Hong Kong, Australia, Argentina, Irlanda y Japón. Es un deporte bonito y ha sido todo un desafío familiar superarnos.

 

A propósito de desafíos, ¿cómo se proyectan?

Tenemos la suerte de tener buenos padrillos y buenas yeguas y tenemos mucho éxito en las competencias. El desafío es mantener ese éxito.

Otro desafío es que esto se pueda perpetuar, porque hay una inversión importante de trabajo y de tiempo que es muy valiosa, y lograr una buena genética es un tema de años.

 

¿Y crecer?

No está dentro de nuestras metas. Esto no es una cosa de cantidad, es un animal muy delicado que tiene mucho trabajo y hay que privilegiar la calidad por sobre la cantidad.

Y al parecer ha sido una receta exitosa, han cosechado triunfos importantes y su crianza ha sido subastada con los mejores precios en varias temporadas.

 

 

2 Comments

  1. Comprar Rodilleras Says :
    Posted on 1 septiembre, 2017 at 12:06 am

    Gracias por algún otro blog informativo. El lugar más puede simplemente I
    estoy recibiendo ese tipo de información escrita en un enfoque tan ideal?
    Tengo una empresa que estoy corriendo, y he estado en el
    buscar esa información.

  2. Teobaldo Gonzalez
    Posted on 19 octubre, 2017 at 5:14 pm

    Soy Teobaldo y tengo a la venta avana forrajera. 179 $/kgr.
    Se encuentra en en sacos de 70 kgr, en las Lomas

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *