X

Entrevistas

INCORPORAR LOS SARMIENTOS DE PODA EN LOS HUERTOS DE CEREZO

Si ha existido una constante en la revista ha sido la generosidad con la que los agricultores y agrónomos, en general, comparten su conocimiento, opinión y experiencia. Esta nueva sección pretende mostrar innovaciones, experiencias o ensayos que han realizado algunas empresas del agro y que han dado buenos resultados. Quién sabe si de esta manera avanzamos todos hacia un desarrollo sustentable y, de paso, le damos una mano a la tierra que tantos frutos nos entrega.

Ewin Moore, Ingeniero Agrónomo,  Administrador de Agrícola Ades y Agrícola Maitencura, comenzó hace un tiempo con un nuevo sistema de recolección de sarmientos post poda de los huertos de cerezos, aunque más que una recolección es una clara incorporación de ellos y de paso evitar quemas, horas hombre, gastos en petróleo y desgaste de la maquinaria en general.

Desde la temporada pasada, Edwin comenzó a incorporar los sarmientos y las podas al huerto, pese a que algunos asesores lo consideraban un riesgo por la carga de cáncer bacterial, pero no, no ha existido ni un sólo cambio en ese sentido, ni un sólo árbol más se ha infectado ni tampoco ha avanzado la enfermedad.

En su afán por reducir costos y gastos innecesarios, Edwin Moore consideraba una gran pérdida de tiempo que la gente estuviera sacando los restos de la poda, y un verdadero crimen tener que quemarlos en pleno 2017 cuando se ha avanzado tanto en tecnología y sustentabilidad.

Buscando entre proveedores de maquinarias dio con una opción que se ocupa bastante en los cereales, que se acopla al tractor y va pasando y picando los palos, su valor es de cuatro millones de pesos, pero la inversión es recuperada en la primera temporada.

 

¿LOS BENEFICIOS?

Primero, ahorro en horas hombre. Edwin calcula que fácilmente son unas 50 h/h al mes más el combustible, el desgaste de los tractores y coloso más unas 20 h/h del tractorista. Por otra parte, una mejora considerable del suelo gracias a la incorporación de materia orgánica, la cual se verá reflejada al mediano o largo plazo. Los restos de poda están formando una capa interesante de materia orgánica, lo que permitirá, a juicio de Edwin, tener una mayor relación de vida y, por ende, mejor sistema de defensa del huerto gracias a un suelo más saludable. A eso se suma la disminución de la compactación del suelo y mejora en la permeabilidad y filtración lo que permitirá que el agua lluvia caída se absorba mejor.

Con las hojas que caen de los árboles en otoño realizan el mismo procedimiento para luego pasar una rastra y dejarlo todo integrado y así incorporar lo que no pude ser incorporado en la primera ocasión.

Un tema no menor señala Edwin es que se hicieron calicatas en el huerto y  el nivel de fertilidad entre los camellones que se fertilizan con riego por goteo versus la tierra que está entre hileras era considerable, “entonces gran parte del huerto queda abonada sin incorporar nutrientes o mejorando el suelo y con este sistema pretendemos revertir, en parte, esa falencia”. De esta forma, además, señala Edwin, “no somos tan dependientes de los productos químicos, de herbicidas especialmente, tratamos de ser los más responsables posibles con el medio ambiente en ese sentido y una forma de lograr que la aplicación de herbicida sea lo más eficiente que se pueda es que el huerto esté limpio sin una capa de hojas que no permita la absorción del producto, junto con un correcto nivel humedad en la zona de aplicación”, aconseja.

Los trozos grandes de madera que no pueda procesar el equipo, los acumulan para posteriormente, una vez que estén lo suficientemente secos, dárselos a los trabajadores de la agrícola para uso como leña.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *