X

Entrevistas

Lechería Ancali

TECNOLOGÍA Y CONFORT AL SERVICIO DEL RENDIMIENTO LECHERO

 

Que es una lechería de lujo eso es claro; que sus cifras son impresionantes también; que dista mucho de la realidad que viven las lecherías locales, es un hecho. Pero es innegable que tener 6.500 vacas en leche no es una tarea menor. Mejor dicho es una tarea titánica que lleva adelante Agrícola Ancali en su lechería ubicada en el fundo San Carlos en la zona de Los Ángeles. Y es que 6.500 animales, son también 6.500 potenciales problemas y hay que generar toda una logística, muy bien organizada, para poder alimentarlas, manejar la limpieza, las raciones y sacar la leche que cada animal puede entregar.

Ahora bien, el precio a la baja que acaba de decretar Soprole a partir del 1 de septiembre, que se traduce en menos 23 pesos por litro, se ha convertido en un dolor de cabeza para el sector lechero, tanto para grandes como pequeños productores. Para Ancali es un tema también: Soprole es su principal comprador, sin embargo, no afecta finalmente en sus planes de expansión. Tienen como meta llegar a las 11.000 vacas en leche. ¿Cuándo? No hay tiempo límite. Lo que sí está claro que llegar a las 6.500 estaba proyectado para diciembre del 2015, y ya en agosto habían cumplido con la proyección. La lechería partió el 2003 con 200 vacas y su crecimiento ha sido exponencial.

Con las 11.000 vacas en leche se convertirían en la lechería más grande de Chile, porque a la fecha no lo son, pero sí llevan el record de producción: 44 litros por vaca y un promedio de 41.69 litros, donde incluso varios ejemplares rinden 80 litros diarios. Pero en cuanto a tecnología no hay ni una sola en Sudamérica que se les compare. Y es de verdad impresionante.

LA ORDEÑA VOLUNTARIA

Tema aparte es la tecnología que usan. El Gerente de Agrícola Ancali, Allan Fell, nos explica que cada vaca que hay en la lechería tiene un chip con el cual se puede tener un detalle completo de su historial, desde su rendimiento, problemas de pesuña, tipo de ración alimentaria, etc, etc. De esta forma se puede lograr un fácil inventario de los animales y un control de sus rendimientos. Además, ciertas vacas cuentan con un collar de celo, que indica que están en periodo de celo, o fueron recién inseminadas. Su sistema es tabulado, es decir, las vacas están bajo un ambiente controlado y no en potrero a excepción de las que están secas.

El 99% de ellas son de raza Holstein, tienen 4 salas de ordeña de las cuales tres son con sistema carrusel. La vaca sube a una plataforma que va girando mientras se está lechando. Ese proceso se demora entre 9 y 14 minutos cuando la vaca se baja y va comer. Se ordeñan 42 animales a la vez. Sin embargo, presenta un inconveniente: las vacas se ordeñan todas por igual, independiente del rendimiento que tenga cada una, entonces hay algunas que comienzan con problemas de mastitis por ejemplo.

La gran novedad, que debutó hace seis meses en Ancali, está en la sala de ordeña VMS, Voluntary Milking System, o sea, una sala donde las vacas se ordeñan voluntariamente, tal como lo leyó, cuando ellas quieran. En la sala hay 500 vacas, manejadas por una sola persona. El sistema es el único que existe en Sudamérica donde la vaca está cómoda en una cama de arena y cuando siente la necesidad de comer, tiene que pasar por un portal que lee su chip y verifica si la vaca fue lechada hace más de dos horas, si es así, se cierra el paso del animal hacia la comida y sola ingresa a la sala de espera de ordeña. Cuando entra voluntariamente a ordeñarse, un robot desinfecta con microgotas sus ubres, escanea sus pezones con un láser para medir la distancia de estos y coloca las pezoneras. El primer choro de cada pezón, es enviado al laboratorio que determina a qué camión se irá la leche según su calidad. Ese robot tiene la información completa de la vaca incluso cuántos litros dio la última vez. La gracia, indica Fell, es que aquí la vaca da todo lo que tiene que dar, se le pueden extraer hasta 80 litros diarios. Al finalizar, la máquina desinfecta los pezones y los lava.

El promedio de litro por vaca en este sistema es de 48 al día.

La tecnología, es americana, y tienen como referente una lechería de Estados Unidos que cuenta con 10.000 vacas en leche, con quienes intercambian experiencia.

Pero la lechería Ancali no para, están en plena construcción, tres salas con el mismo sistema de ordeña voluntaria, por lo que en total serán 2.000 vacas ordeñadas con ese modelo, cada sala con 500 animales y ocho robots ordenadores en cada una. Se espera que entren en funcionamiento en diciembre de este año.

COMODIDAD PARA LA VACA

Allan Fell nos cuenta que también han incluido en su gestión el sistema de Cow Confort. La comodidad de la vaca va en directo beneficio para ella y ha sido un elemento fundamental para mejorar varios indicadores como por ejemplo el rendimiento y el RCS, Recuento de Células Somáticas, que refleja inmediatamente el nivel de estrés que sufre el animal. “Nunca hemos tenido problemas de recuentos altos”, agrega.
Las vacas están en una cama de arena, tienen un patio donde caminan y uno donde se alimentan. Tres veces al día, cuando ellas se van a ordeñar, los patios quedan vacíos, hay un espacio de 25 minutos para entregarles el alimento fresco, limpian la zona con un flashing que tira agua para lavarla y una máquina rellena y empareja sus camas de arena nuevamente. Así la vaca llega y tiene su “plato recién servido”. Cuentan con el sistema de headlocks donde la vaca saca la cabeza para comer y captura su cuello, por mientras el veterinario puede ir revisando o palpando el animal.

Para controlar su nivel de temperatura también tienen ciertas comodidades: calefactores, ventiladores y sistema microjet que tira una especie de vapor o neblina para los días de mucho calor.

Debido a que el cemento genera daños en las pesuñas, el chips escanea aquellas vacas con problemas que pasan inmediatamente donde el podólogo. Ahí una máquina especial sujeta al animal y lo pone en forma lateral para tratar mejor sus heridas.

Como todo sistema de seres vivos, las vacas también tienen su jerarquía entre ellas mismas “y uno puede verlo claramente en el verano, las mejores vacas y las más bonitas se ganan su espacio bajo el agua o en las camas con ventiladores”, señala Allan.

La guinda de la torta, en cuanto a las comodidades, está en los rascadores automáticos que giran todo el día en los patios donde el animal puede ir a rascarse cuanto quiera.

La sanidad del animal, también es prioridad. “Aquí se monitorea cada tres meses todo, se sacan muestras de sangre de todos los animales para analizar cómo estamos en cuanto a posibles enfermedades, pero no hay brucelosis en nuestro ganado”, indica.

Además se hace un recuento diario de los UFC, Unidad de Formadores de Colonia y un Recuento de Células Somáticas en las muestras de leche.

MAÍZ: EL REY EN LA ALIMENTACIÓN

La Agrícola abastece del alimento a la lechería. En Los Ángeles tienen cerca de 4.600 hectáreas en cuatro campos: San Carlos, Curiche, Recuerdo y El Piulo. Todo el maíz de silo, maíz grano húmedo y las ballicas salen de esas tierras. Compran soya, torta de raps y un maíz roleado que es una especie de cornflakes, como un maíz aplastado que tiene una digestibilidad del 83%. Aunque también siembran un poco de raps que lo venden a la empresa que después le compran para la ración de alimentos y unas hectáreas de trigo. Son 1.600 hectáreas de maíz que se siembran en un mes con turnos de noche, y se cosechan en un mes, de igual forma.

Los dos silos de maíz contienen 30 y 35 millones de kilos. Miden 5,70 de alto por 100 metros de ancho y 100 de largo. Para poder preparar las mezclas tienen tres carros mezcladores verticales de 21 metros cúbicos cada uno y dos carros de 45 metros cúbicos. Que, por supuesto, trabajan el día completo. Luego de llenarse con los elementos necesarios: maíz de silo, grano húmedo, soya, ballica, raps etc agregan un poco de agua y melaza a la mezcla. La ración que se les da es una base de materia seca y húmeda. Agua tienen ad libitum.

El próximo año, el silo debe estar listo el 23 de febrero. “La lechería me da su balance forrajero y yo veo lo que está en stock y así puedo calcular hasta cuándo les queda alimento. De ahí tengo que ir 60 días hacia atrás porque para que un silo esté listo para abrirse, tiene que tener 60 días” explica Allan Fell. Y agrega que tiene que contar con maíces cortos y buenos. Para eso está probando con diversos ensayos y con nuevas variedades.

Los ensayos se realizan en el fundo Recuerdo bajo pivote y con riego tradicional. Ahí se incluyen todas las variedades. Además, este año están haciendo un ensayo diferente con ciertas empresas. “Les pasamos un pivote de 60 hectáreas sin límite ni tope de costos. Cuatro empresas tuvieron esa oportunidad: Tuniche, CIS semillas, Pioneer y ……….. “, explica. Las empresas participantes del ensayo entregan a Ancali su calendario de fertilización, cómo lo quieren hacer, si quieren sembrar con abono líquido, fósforo líquido, cómo van aplicar los fertilizantes, cómo desinfectan las semillas, todo, pero absolutamente todo, a costo de Ancali. “La idea es que nos den todo el potencial genético que tienen sus variedades, para que no digan después que uno fertiliza de diferente manera por eso tuvo un rendimiento distinto”, explica el gerente.

También tenemos ensayos con empresas de fertilización e Irrifer de Chillán controla ese proceso. “Designamos potreros para fertilizarlos con los purines sólido de la lechería. También los líquidos a través del pivote. Tenemos el historial desde el 2011 de todo lo que hemos aplicado en los suelos, tomamos muestras de agua, de suelo y análisis foliares cada 15 días. Sembramos en octubre, cuando tenemos dos hojas, comenzamos con el muestreo hasta enero”, explica Allan Fell.

Debido a la utilización de purines en su fertilización, ya no usan potasio en el fundo San Carlos. En cuanto a los nitrógenos están bastante bien manejados, fertilizan con 60 unidades de nitrógeno y 11 kilos de urea por hectárea. Los que sí usan es el fósforo líquido OPHOS. Gracias a la reincorporación de los purines, aumentaron de 3,5% a 14% de materia orgánica y eso ha permitido un mejor rendimiento en los cultivos y que las aplicaciones de herbicidas sean más eficientes.

Como la población de animales varia en cuanto a edades y rendimiento, producen siete tipos de raciones diferentes. Todas con los mismos elementos pero con mezclas distintas de acuerdo al estado de la vaca: pre parto, post parto, lejano, cercano, de alto rendimiento, de bajo, de medio.

Las vacas de alta, son las que producen 60 litros de promedio. Cuando la curva de la leche comienza a bajar y no se paga el alimento que están comiendo, se cambia de lugar y de ración. La vaca alta: come ración de alta mientras esté dando 50 litros como mínimo. Si deja de dar 50 litros pasa a una ración de media que llega hasta los 30 litros y si baja de eso, pasa a la ración de baja. Si rinde menos de 12 litros, ya no se paga la ración, por lo tanto se seca y se va a potrero.

LAS HEMBRAS, LAS MÁS CUIDADAS

Nacen 30 terneros diarios, la proporción es 40 machos, 60 hembras. Unos 200 a la semana. En menos de 24 horas se produce el destete, las crías se van a otro campo, a Curiche. Las hembras llegan a un hotel 5 estrellas, los machos, a uno de tres. Las hembras están 80 días en cuna, con alimentación especial en corrales individuales con paja de trigo, con calostro y luego leche en mamaderas cuyo chupete se cambia cada semana. 180 días están en otros corrales más grandes y comunes. A los 13 meses se encastan y a los 14 ya han tenido su primer parto para comenzar a lecharlas.

Se inseminan todos los días al menos 60 vacas, con un 80% de fertilidad. La inseminación artificial es especialmente cuidada para que el primer parto sea una cría pequeña y se evitan así, partos traumáticos o problemas de caderas. En las vaquillas se hace una inseminación controlada donde se induce a que sea un mayor porcentaje de hembras, pero sólo en las vaquillas. En promedio tienen 3,1 parto por animal.

También su peso es controlado durante la preñez, no deben subir más de 70 gramos diarios para que no acumulen grasas.

EL PERSONAL Y LOS COSTOS

En Agrícola Ancali trabajan 532 personas, en la lechería 327 y el resto en maquinaria y operadores. Tienen 92 operadores de máquinas. Toda la maquinaria está con GPS, se puede saber dónde están, qué hacen y hay un sistema que no le permite partir la máquina hasta que no se identifique la persona que está arriba. Maquinaria de lujo, además de talleres mecánicos muy equipados. Tractores con hasta 560 caballos de fuerza y ocho ruedas.

LOS BOLITOS  Y LA CARNE

Los terneros machos de la maternidad van a sus corrales individuales hasta que agarran un peso de 60 kilos y luego se engordan hasta que alcanzan un peso de 360 kilos y se venden como carne Premium, extremadamente blanda. Les llaman los bolitos, porque son de raza lechera, Holstein, pero para darles un valor agregado, los alimentan con mucha energía: maíz y soya, luego harta proteína y luego nuevamente energía. Quedan de una estatura baja pero bien rellenos. Permanecen al menos ocho meses bajo ese tipo de alimentación. Ingresan a esos corrales unos 200 terneros semanales, es decir, hay 5.000 en engorda continua.

En cuanto al ganado de carne, en el fundo Curiche tienen una engorda de diversas razas. Ganado que ingresa al sistema de alimentación con 250 a 320 kilos y en 90 días salen con 550 a 600 kilos. Entre las razas que se pueden apreciar están los Hereford, Gascón, Aberdeen Angus rojo, Aberdenn con Hereford y Pardos Suizos.

Acá el negocio es redondo, porque el alimento es el desecho de la lechería y es precisamente el alimento, el ítem más importante en la engorda. La lechería genera restos de su ración en torno a los 12.000 kilos diarios, que aprovechan en la engorda. La  ganancia diaria del animal está entre 1,5 a 1,9 kilos por día.

EL HARAS

También cuentan con un Haras que se llama Don Alberto, tiene 200 yeguas y 600 potrillos fina sangre. Agrícola Ancali tiene además otro haras en Los Angeles, uno en Longaví y otro en Pirque donde cuentan con un sporting para practicar dentro del campo.

Las yeguas trotan todos los días durante una hora y luego van a potrero a pastar. Un potro, que es debidamente seleccionado, se arrienda desde Estados Unidos, quien llega con su preparador por un mes y medio para montar a las yeguas y lograr una buena reproducción.

Finalmente la pregunta obvia, con tanta leche y los precios bajos, han pensados en tener un negocio de productos lácteos con marca propia: definitivamente no, las experiencias anteriores no fueron buenas por lo tanto la idea es seguir sólo con la lechería y su crecimiento.

COW CONFORT

  • Utilización de camas de arena rellenada dos veces por semana.
  • Rascadores de pedestal al costado del bebedero.
  • Pisos de goma en todos los pasillos de tránsito y patios de espera.
  • Patios altos con excelente ventilación y luminosidad.
  • Rutina de limpieza tres veces al día con aspiradora autopropulsada y con Flushing de Agua recirculada y tratada, en patios desocupados mientras se realiza la ordeña.
  • Acercamiento de comida cada 45 Minutos durante las 24 horas.
  • Baja densidad de animales con dos líneas de camas por patio.
  • Agua limpia, extraída de pozos profundos y a libre disposición.
  • Tres ordeñas por día.
  • Monitoreo individual del estado corporal, productivo y etapa reproductivos de la vaca.

CIFRAS A CONSIDERAR

  • Tienen como meta llegar a las 11 mil vacas en leche.
  • Lechan durante 22 horas diarias.
  • Su record en producción: 44 litros por vaca.
  • La ración de cada animal es de 58 kilos al día.
  • Salen 10 camiones diarios cada uno con 25 mil litros.
  • Toman entre 50 a 60 litros diarios de agua cada animal.
  • Producen 11 de millones de kilos de grano húmedo.
  • En cuanto a los costos de la lechería, el 65% está en la alimentación, el 20 a 25% en la maquinaria y el resto mano de obra.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *