X

Entrevistas

NELSON ESPINOZA “EL COSTO DE UN BARBECHO QUÍMICO NO SUPERA EL 5% DEL COSTO TOTAL”

Se viene la temporada de siembras, la compra de productos químicos, preparación de suelos, en fin, todo lo que el agricultor sabe hacer previo la labor más importante del cultivo y donde seguramente se juega gran parte del éxito de la temporada, porque todos sabemos que una siembra mal hecha tiene sus costos, que una maleza que compita con nuestro cultivo no solo puede ganar en la carrera, sino además llevarse gran parte del costo en la lucha por controlarla, entonces la palabra barbecho toma la importancia que corresponde. Barbecho que debe ser programado, y que debe considerar los errores que hubo en el pasado para no generar nuevamente una resistencia a productos químicos por parte de algunas malezas. Entonces entrevistamos a un experto en malezas, Nelson Espinoza Neira, Ingeniero Agrónomo, M.Sc. y Profesor de la Universidad de La Frontera para hablar del barbecho y como lograr un buen control de malezas.

El barbecho es el periodo que transcurre entre la cosecha de un cultivo y la siembra del siguiente. Durante este periodo los objetivos pueden ser muy diversos: como evitar la erosión del suelo, preservar la fertilidad, frenar la propagación de enfermedades y controlar las malezas, entre otros. Barbecho químico son todos los tratamientos herbicidas que se realizan para controlar las malezas durante este periodo. Los objetivos del barbecho químico son destruir las malezas presentes, disminuir la cantidad de semillas viables de malezas existentes en el suelo y obtener una adecuada cama de siembra para el cultivo siguiente.

“El barbecho puede ser corto o largo, dependiendo de la rotación de cultivos. Actualmente, en campos muy infestados con malezas resistentes, por ejemplo con ballica, son deseables los barbechos largos con el objetivo de que exista el tiempo suficiente para lograr controlar en una temporada varias generaciones y reducir significativamente la cantidad de semillas que infestan el suelo”, comenta Espinoza.

¿Qué debe considerar un agricultor para realizar un buen barbecho quí- mico?

Lo primero es realizar un adecuado diagnóstico de la distribución, abun- dancia y composición de la comunidad de malezas que se encuentran en el potrero a sembrar, con el objetivo de definir el comienzo de los trataientos de control y la elección de los herbicidas. La base del barbecho químico está constituida por principios activos no selectivos y de amplio espectro, nos referimos a los herbicidas glifosato y paraquat. Glifosato controla malezas gramíneas y hoja ancha. Sin embargo, mientras todas las malezas gramíneas son muy sensibles a él, no todas las malezas de hoja ancha pueden controlarse eficazmente, principalmente cuando son viejas o están muy desarrolladas.

Existen dos estrategias para mejorar el control de algunas malezas de hoja ancha con glifosato en esta situación, incrementando la dosis o aplicándolo en mezcla con herbicidas específicos para hoja ancha. Debido al efecto residual que tienen los herbicidas que son específicos para hoja ancha, debe tenerse cuidado respecto al periodo mínimo que debe existir entre la apli- cación de la mezcla y la siembra de los cultivos, principalmente de hoja ancha. Algunos como las leguminosas de gra- no y remolacha son particularmente sensibles, por el contrario los cereales son bastante tolerantes. En las zonas centro sur y sur, un periodo de 2-3 semanas después de la aplicación de las mezclas es suficiente para sembrar con seguridad cualquier cereal.

 

¿Qué cultivo requieren mayor dedicación en el tema del barbecho y por qué?

Probablemente, en aquellos que son poco competitivos con las malezas como muchas hortalizas y aquellos donde las herramientas de control de malezas disponibles después de sembrarse o plantarse son más escasas, como ocurren en cultivos nuestros como la quinoa y cultivos orgánicos en general. En todos ellos, el énfasis en controlar malezas deben centrarse previo a la siembra o plantación.

 

QUÍMICO + MECÁNICO

¿Basta con el barbecho químico o es necesario mezclarlo con mecánico?

En lo posible deben combinarse ambos tipos de barbecho, porque cada uno tiene ventajas y desventajas. No debemos olvidar que la adopción de la labranza cero en el país a principio de los ochenta, por implicar el no uso de implementos de labranza y dependencia extrema de glifosato para controlar las malezas, nos llevó inevitablemente al desarrollo de malezas resistentes a glifosato, después de aproximadamente 20 años de uso. La lección debemos aprenderla, hoy sabemos que lo ideal es el control integrado de malezas, donde se practiquen en el mismo cultivo y temporada agrícola diversos métodos. Así, actualmente para controlar ballicas resistentes a glifosato antes de la siembra de los cereales se recomiendan: quema del rastrojo (para destruir las semillas ubicadas sobre la superficie del suelo), el laboreo superficial del suelo (para estimular una rápida y alta emergencia de plantas y lograr su control posterior) y el doble golpe, esto es, aplicación de glifosato primero y de paraquat 7 a 15 días despues (para poder controlar con paraquat las plantas resistentes a glifosato).

 

¿Cuáles son los efectos negativos del barbecho químico?

Probablemente el efecto negativo más importante es que cuando no se combina con el mecánico, inevitablemente genera resistencia en las malezas después de algunos años de uso, lo que tiene una serie de consecuencias, tales como: aumento en los costos de producción, menor rendimiento y mayor uso de herbicidas, todo lo cual está ocurriendo actualmente. Sin embargo, el barbecho químico respecto al mecánico tiene algunas ventajas importantes como: control más eficaz de malezas perennes de reproducción vegetativa; mayor rapidez de aplicar glifosato y entre 5-10 días después de aplicar paraquat; y menos dependencia del clima, ya que estos herbicidas requieren solamente algunas horas sin lluvia después de aplicados.

Relacionado a la pregunta anterior, ¿es más inocuo con el medio ambiente el barbecho que se realiza hoy?

No, el barbecho que se realiza hoy o en los últimos 10 años es menos inocuo para el ambiente, por una razón muy simple, ha habido un aumento progresivo en la carga de herbicida que se aplica anualmente en los cultivos para poder controlar las malezas resistentes. Lamentablemente, todo apunta a que en el futuro el uso de herbicidas no va a disminuir, debido a que se ha incrementado la cantidad de malezas resistentes, así como su distribución y la superficie invadida.

Así, se estima que hoy existen más de 100 mil hectáreas dedicadas a la producción de trigo en el país infestadas con ballicas resistentes. En frutales y parronales, el problema no es menor, estimándose en 150 mil las hectáreas comprometidas, lo que representa aproximadamente un tercio de la superficie plantada.

 

¿Hay ciertas condiciones básicas para que la aplicación sea efectiva? ¿tº ambiente o humedad de suelo?

 

Al aplicar glifosato y paraquat es importante que las malezas estén en crecimiento activo y con suficiente follaje para retener una cantidad adecuada del herbicida. Una maleza se encuentra en crecimiento activo cuando no existen limita- ciones de humedad y nutrientes en el suelo y luz para su crecimiento. En el caso de paraquat por tratarse de un producto de contacto siempre es posible destruir eficazmente el follaje si la dosis y el mojamiento fue adecuado, sin embargo las malezas anuales muy desarrolladas y las perennes de más de 1 año pueden rebrotar. Por lo anterior, este producto es eficaz preferentemente en malezas gramíneas y hoja ancha jóvenes, con poco crecimiento aéreo y radicular.

“La temperatura y humedad relativa del aire también son importantes. Lo ideal es aplicar los herbicidas cuando la temperatura del aire fluctúa entre 15-20 Cº. Bajo esta condición los herbicidas permanecen más tiempo en la superficie de la hoja y la absorción es mayor, debido a una menor evaporación. Las potenciales pérdidas de los herbicidas debido al viento también deben prevenirse, utilizando boquillas de mayor gasto para aumentar el peso de la gota, ba- jando la barra portaboquillas y evitando emplear presiones de trabajo muy altas. Respecto al volumen de agua, 100 L/ ha es adecuado para aplicar glifosato y 150-200 L/ha para aplicar paraquat. No deben mezclarse glifosato y paraquat, por el alto riesgo de que paraquat impida la traslocación de glifosato y los resultados de control de malezas sean deficientes”, señala Nelson Espinoza.

 

¿Cuál es el costo beneficio del barbecho químico?

Cuando se hace un análisis de la relación costo/beneficio del barbecho químico, no quedan dudas respecto a la conveniencia de realizarlo, tanto desde el punto de vista económico como agronómico. Así, en la presente temporada, el costo promedio de un barbecho químico en campos con ballicas resistentes y destinados a producir trigo correspondió al 3-4% de los costos totales.

 

LA ÚNICA ALTERNATIVA

El paraquat es un ingrediente activo bastante cuestionado ¿Hay justificación para ello y reemplazo efectivo?

Efectivamente, paraquat es un herbicida cuestionado en el país y a nivel global. En Europa no se comercializa. Sin embargo, actualmente en el país es el único producto (no selectivo) eficaz para controlar las malezas resistentes en pos-emer- gencia previo a la siembra. Esto ha permitido continuar sembrando ce- reales y otros cultivos extensivos en las zonas centro sur y sur donde la resistencia de ballica a glifosato, AC- Casa y ALS es generalizada. La gran importancia de esta molécula en el manejo de la resistencia en el país queda en evidencia en los datos sobre volúmenes de importación. Por lo tanto, eliminar este ingrediente activo en el país puede tener consecuencias muy negativas, ya que al no existir otras alternativas podría significar pérdidas considerables del rendimiento de los cultivos (anuales y perennes) y hacerlos menos rentables y viables.

¿Qué activos nuevos se están desarrollando para evitar la resistencia?

La resistencia de las malezas a los herbicidas es un problema global y actualmente ha ocurrido en 253 especies (147 dicotiledóneas y 106 monocotiledóneas) y a 23 de los 26 grupos o sitios de acción de herbicidas conocidos y ha sido reportada en 92 cultivos y 70 países. Esto significa que a la fecha la resistencia no ha ocurrido solamente a 3 de los 29 grupos de herbicidas creados por el hombre. Lamentablemente, por diversas razones, aunque principalmente por los altos costos que significa desarrollar una nueva molécula, en el corto plazo no tendremos nuevos productos o sitios de acción distintos a los existentes.

OJO CON LA FRACCIÓN DE MALEZAS

¿En el barbecho mecánico las malezas determinan el tipo de trabajo o maquinaria a utilizar? ¿Hay ocasiones en que las malezas se pueden multiplicar por este efecto?

el enterramiento de las malezas con implementos de labranza es efectivo en la mayoría de las anuales. En cambio esta práctica es solamente parcialmente eficaz en malezas perennes que tienen estolones, rizomas o raíces desde los cuales pueden volverse a regenerar, tales como ocurre con correhuela, pila pila, maicillo, milenrama, chépica y pasto bermuda. El fraccionamiento de estas malezas con ciertos implementos de labranza como una práctica aislada de control puede agravar el problema, ya qye cada trozo puede originar una nueva planta. Sin embargo, cuando son enterradas o cortadas repetidamente puede obtenerse un control muy eficaz por hambruna de carbohidratos o falta de alimento. La clave del éito está en evitar que se reponga después de cada corte o enterramiento hasta agotar enteramente sus reservas.

¿En necesario un buen programa de rotación? ¿qué debería considerar este programa?

Una buena rotación de cultivos es siempre deseable, aunque no siempre es posible realizarla, debido a alta dependencia de la rentabilidad.

Lamentablemente estamos siendo testigos de márgenes de rentabilidad cada vez menores, lo que inevitablemente lleva al monocultivo o a tener malas rotaciones. Tener una buena rotación de cultivos es importante desde el punto de vista de control de malezas, ya que significa diversidad de cultivos y, por lo tanto, tener más herramientas de control disponibles, tales como control mecánico de malezas, herbicidas con diferente mecanismo de acción, épocas de siembra distintas que cortan el ciclo reproductivo de las malezas y cultivos con diferente habilidad competitiva, entre otras.

¿Pueden ingresas animales después de un barbecho químico?

No es conveniente que los animales ingresen al potrero tratado con herbicidas antes de 2 semanas, ya que el consumo del material vegetal podría ocasionar intoxicaciones, lo que dependerá básicamente de la relación cantidad consumida y peso del animal. Es importante señalar que algunas malezas que normalmente no son consumidas por el animal, se hacen más palatables después de ser tratadas con herbicidas. En presencia de mucho forraje, lo ideal es pastorear previo a la aplicación, pero no olvidando que un sobre talajeo podría afectar negativamente la calidad del barbecho químico, como consecuencia de una menor retención, absorción y/o traslocación de los herbicidas, debido a la falta de follaje.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *