X

Entrevistas

NUECES DEL SUR: LA PRIMERA EXPORTADORA DE NUECES EN EL SUR DE CHILE

“Contra todo pronóstico los socios de Nueces del Sur se aventuraron al cultivo del nogal, cultivo que había tenido una nefasta experiencia en la zona, hoy tienen altos rendimientos y han logrado controlar la peste negra”.

“No sólo lograron una excelente producción, también iniciaron una exportadora, la más al sur de Chile que envía los frutos a mercados del mundo árabe y actualmente se diversifica en Europa”.

Es jueves, mediodía y un grupo de cuatro productores de nogales nos espera en Los Ángeles para la entrevista. Responden, nos cuentan sus inicios, sus objetivos, sus dificultades, nos hablan estusiasmados de sus proyecciones.  Con  ese mismo entusiasmo y profesionalismo formaron la exportadora de nueces más al sur de Chile: Nueces del Sur, que hoy suma 220 hectáreas y produce cerca de 500 toneladas, un 50% de la producción final que proyectan.  Han sorteados todo tipo de desafíos, han investigado el cultivo, contrataron biólogos para manejar una bacteria rebelde, han formado organizaciones agrícolas para la transferencia del rubro, han sorteado las dificultades del principal enemigo en esta zona: la peste negra y, lo más importante, lograron revertir la mala experiencia que había tenido el nogal en la zona de Los Ángeles. En este segundo intento del cultivo en la zona, se sumaron los cuatro integrantes de Nueces del Sur. No todos estaban relacionados con el agro, sin embargo, hoy vibran con este rubro y están dedicados casi en un 100% a él.  Apuestan a la calidad y a mantener los mercados nichos  para entregar  la nuez más clara de Chile. Su apuesta es volver a potenciar la nuez sin cáscara, partida a mano, hoy dejada de lado por las grandes exportadoras, y que tanto prestigió a nuestra industria.

La gran ventaja comparativa del nogal en la  Provincia del Bío Bío, y en la Octava Región en general, es que el fruto que se produce es de un color muy claro, extra light y light, que es el mejor pagado porque el mercado internacional así lo establece.

La variedad que reina es  Chandler,la que el mundo quiere, porque entrega un fruto de mejor apariencia y además es un árbol muy productivo. El 85% de las plantaciones en Chile son de esta variedad. No obstante, Nueces del Sur ha sumado algunas hectáreas de Serr, que ha ganado terreno porque produce más temprano.

CUATRO SOCIOS

Nueces del Sur comenzó a operar como tal hace dos años, el 2015 cuando los cuatro productores y socios de la exportadora se organizaron junto a Matías Rodríguez, Ingeniero Civil Mecánico, que vio que había un potencial con las nueces en la zona, existían ya suficientes hectáreas y muy poca oferta de servicios asociados, especialmente secadores y exportadoras en la  región. Toda la gestión comenzó en 2009 con apoyo de Corfo y así se formó la exportadora. Los cuatro socios son de Los Ángeles. El primero en debutar con las plantaciones fue Germán Castillo, Ingeniero Civil, con experiencia en el agro que hoy maneja un huerto de 60 hectáreas. Fue premiado por Chilenut por su gran aporte al desarrollo del cultivo del nogal en el sur de Chile.

Porfirio Quintana fue el segundo en sumarse al cultivo el año 2006, también es Ingeniero Civil y tiene un huerto de 60 hectáreas a orillas del Río Bío Bío.  Había comprado una parcela para forestar, pero cuando conoció el lugar no quiso intervenir el paisaje, entonces eligió un cultivo que le  permitiera al campo autofinanciarse sin tener que dejar sus proyectos de lado, al poco andar se dio cuenta que eso no era factible, hoy es agricultor al 100%.

Mauricio Robles, es empresario del rubro de las telecomunicaciones y energía, tiene un huerto de 80 hectáreas en el Fundo Rucalhue a 10 kms al este de Santa Bárbara. Y Pedro Arias, es agricultor y dirigente gremial que en el 2011 luego de un exitoso paso por el arándano comenzó con el cultivo de frutos secos y hoy cuenta con 40 hectáreas.

Cada uno de los socios produce en su campo, cosecha, despelona el fruto y lo seca en su propia planta. Se completa así  el proceso en el campo para entregar un fruto que ha detenido el proceso de oxidación a Nueces del Sur, empresa que luego selecciona,  calibra, procesa, embala y comercializa. El mercado se ha ido ampliando y si en un comienzo fue destinada toda la fruta a Turquía, hoy se suman Marruecos, Emiratos Árabes Unidos y Europa. El producto que entregan son nueces con cáscara y nueces partidas a mano en bolsas de cinco kilos y que tienen un alto valor en algunos mercados.

Los desafíos que se fijaron para esta nueva temporada ya están logrados: implementar una línea de calibrado para diversificar el producto, acceder a nuevos mercados y crecer en la comercialización de nueces partidas a mano.  En cuanto a las proyecciones de crecimiento, Pedro Arias señala que aún están en la etapa de consolidación del proyecto y una vez que alcancen todo el potencial de producción en sus huertos, podrán ver la posibilidad de incorporar más hectáreas, lo mismo en el caso de comprar producción a terceros, decisión que  está por analizarse a mediano plazo.

EL GRAN COMPRADOR

Saben que el consumo va en crecimiento y no le temen a la sobreoferta de nueces, porque aún quedan muchos mercados por explorar y porque si bien Chile  es el tercer gran productor de nueces, su producción es muy pequeña comparada con la de China o Estados Unidos. América Latina, a excepción de Brasil, prácticamente no tiene consumo de nueces y se puede explorar ese mercado y crear el hábito de su consumo, explican.

Los grandes compradores de frutos secos son los países árabes, tienen una cultura ligada a las nueces, explica Porfirio, a eso se suma el Ramadán que, así como el Año Nuevo Chino determina el precio de las cerezas, durante el Ramadán, el mes de ayuno y sacrificio de los árabes, aumenta el consumo de nueces porque es un fruto muy alto en energías por lo tanto el precio también sube.

El Ramadán dura un mes, es el noveno mes lunar y empieza con la aparición de la luna a finales del mes de shaabán (octavo mes en el calendario lunar islámico). Este año se inicia el 27 de mayo y finaliza el 25 de junio de 2017.

Durante todo este mes, los musulmanes de todo el mundo realizan un ayuno diario desde antes del alba hasta la puesta del sol, su primera comida es al acercarse la oración del anochecer. Entonces las nueces aportan el alto contenido calórico, aceites esenciales Omega 3,6 y 9. Sin embargo, la nuez también se come el resto del año en altas cantidades. Es más, Turquía compra el 40% de la producción chilena. Además, debemos considerar que los frutos secos son parte de las dietas mediterráneas que hoy han avanzado mucho en los sistemas de alimentación.

Ahora, las nueces no sólo se comen como fruta o snack diario, también la pastelería ocupa un importante volumen de la producción mundial y en mucho menor escala para la producción de aceites. Quizás, señala Matías Rodríguez, una vez que la producción mundial aumente, los usos se van a diversificar. China es un gran productor de nueces, pero como en casi todos los rubros, también es un gran consumidor, por lo tanto, las nueces chinas no participan en el mercado internacional. California, Estados Unidos, es quien lleva, por lejos, la delantera. Allá señala Porfirio es posible encontrar productores de 5.000 y hasta  7.000 hectáreas y con un alto nivel de mecanización:  20 personas por cada 1.000 hectáreas. Chile ha crecido su producción y se espera que este año lleguemos a 90 mil toneladas, hace  muy pocos años atrás producíamos un tercio de ese volumen. Toda se exporta, en Chile no se consume casi nada, no tenemos una cultura de frutos secos, pese a que el nogal está desde hace varios siglos con nosotros.

TRANSFERIR LA EXPERIENCIA

El cultivo propiamente tal requiere de una dedicación especial. Si bien, señala Porfirio el nogal se le conoce como el cultivo de “los jubilados”, en la Región del Bío Bío no está para esos ritmos, es demandante y la razón principal es una bacteria que requiere de humedad y temperatura para proliferar, es decir, dos condiciones que están presente en gran parte  de la temporada en la  región. La peste negra puede provocar abortos o pérdidas de hasta el 60% de un huerto y fue esa la razón por la cual el cultivo fracasó en un primer intento en la zona el año  2002. Para hacer frente a esta enfermedad, los cuatro integrantes de Nueces del Sur formaron una agrupación de productores que se llama ProNuts que incluye a 11 productores de la región y que tiene como fin transferir conocimiento y tecnología para lograr que el cultivo sea exitoso. Todo un hito reconoce Pedro Arias, ya que esta organización ha permitido confrontar experiencias y potenciar el cultivo, los socios saben que en la medida que  a más agricultores de la zona les vaya bien,  se abrirán más y mejores oportunidades para ellos.  Nueces del Sur tiene como compromiso estar en constante investigación, generando ensayos  y transfiriendo su experiencia. Con este modelo han logrado  controlar la peste negra y lograr grandes producciones.

La rigurosidad en las aplicaciones es la clave dice Mauricio Robles, definitivamente, el cultivo requiere de mucha dedicación en la zona, si en el norte se realizan tres aplicaciones acá se requieren 14, en otras dosis y con otra maquinaria porque el constante viento es una clara limitante. Tuvieron que adaptar la maquinaria. Y los desafíos siguen: ahora los huertos están creciendo en altura, entonces el producto que es de contacto, no está  cubriendo todo el árbol como debiera ser. Ese es el problema al que hoy están abocados  y cuando esté lista la solución la compartirán con el resto de los productores como ha sido la tónica de Nueces del Sur.

ALTOS RENDIMIENTOS

Si la peste es la gran desventaja, la ventaja del cultivo en la zona es que los suelos son óptimos para que el nogal trabaje más desestresado dice Mauricio Robles, conseguimos frutos de mejor color, mayor porcentaje de nueces extra light y light que el mercado premia con un sobreprecio.

La menor exposición al sol de la semilla es la que permite que su color no oscurezca, a eso se suma que el proceso de secado lo realizan en menos de 24 horas ya que todos  cuentan con planta de secado en el mismo lugar de la cosecha.

Los rendimientos son altos. El huerto de Porfirio Quintana rinde 7,5 toneladas por hectárea en los sectores adultos , excelente si consideramos que la media nacional es de tres. “En esta zona no es difícil llegar a esos niveles de producción, pero no hay huertos con más edad para ver el potencial definitivo de producción de la región”.

El costo de las plantaciones  es de aproximadamente  9.000 dólares por hectárea, sin incluir la tierra, y el costo de mantención para los primeros años  está entre 2 mil  a 3 mil dólares por año. Recién al  cuarto año se comienza a recuperar algo de la inversión,  lo bueno es que un huerto en plena producción tiene de costo anual  1.5 toneladas por hectárea y con rendimiento de 7 toneladas nadie puede decir que es un mal negocio, aclara Porfirio, lo que sí exige dedicación porque un error cuesta caro, muy caro. “Es un cultivo que en esta zona no admite errores”, agrega.

En el proceso de secado, la nuez debe llegar a una humedad del 8% y se cosecha con 40%, el proceso dura 48 horas aproximadamente, pero como ya señalamos es clave para determinar el color final del fruto y su calidad. Mucho del valor final de la fruta se juega en la post-cosecha.

Por último, la otra gran ventaja de nuestro país es que ofrecemos la fruta a contra estación, y si bien no es un fruto fresco como los berries, el mercado siempre prefiere el que esté recién cosechado, aclara Pedro Arias.

“En síntesis, el objetivo de Nueces del Sur es aprovechar las ventajas que ofrece el clima de nuestra zona, el cual lejos de representar un problema, consideramos que ofrece una oportunidad para producir las mejores nueces de Chile. De este modo, consideramos que es posible mantener y mejorar, a través de un nicho de mercado, el prestigio de la nuez chilena, con el tradicional partido manual, este es el aporte a la industria que queremos entregar desde el sur, desde Nueces del Sur”, finalizan.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *