X

Entrevistas

Paltos: la apuesta innovadora en frutales de la región del Bío Bío

Tímidamente, el cultivo de paltas se está afianzando en la región, principalmente en Ñuble.

La mayor parte de la producción es de huertos del Valle del Itata, donde el clima permite el éxito de este cultivo no tradicional.

Entre laderas, asoma la entrada del fundo San Agustín, en el sector de Capilla de Ránquil. Al acercarse, es muy fácil dar con el sector; cada persona que es consultada indica: “donde vea los paltos, ahí es”. Así de singular es el huerto de paltos que  se levanta entre terrazas, fruto del trabajo de Agustín Feijoo y su esposa Andrea Muñoz.

Agustín arribó a Ránquil el 2001 y como dicen en el campo, a puro ñeque y esfuerzo sentó las bases de lo que hoy es un huerto que está en plena producción, en las laderas que circundan la casa, donde a partió solo y a punta de azadón para hacer las primeras terrazas, según cuenta su esposa Andrea. Buscando una alternativa a las vides y pensando en cerezos, llegó a Coyanco en busca de buenas plantas. Allí conoció a Luis Monsalves que lo entusiasmó con los paltos. Me dijo que me trajera unos poquitos y que probara, que me iba a entusiasmar y así fue. Para probar, partió con 200 paltos que empezaron a dar frutos y que hoy ya son 8 hectáreas. Aunque partió con Hass y Cruz, hoy el 100 por ciento de su huerto es de la variedad Hass que se da en excelentes condiciones. Recién terminada la temporada de cosecha, que va entre marzo y fines de junio, calcula un rendimiento cercano a las 18 toneladas, aunque no del total de las 8 hectáreas ya que solamente están en producción 6 de ellas. El resto, son cuarteles que todavía están en formación o que ha ido renovando, principalmente a causa de los conejos, que gustan de los troncos de los árboles nuevos.

Y aunque en general el palto es muy poco resistente a las bajas temperaturas, el frío no ha sido un problema para Feijoo, excepto en su segundo año, en que cayó nieve y se quemaron muchos de los árboles. Pero después de esa fecha las terrazas le han permitido capear con éxito las heladas, incluso considerando que la variedad Hass es más delicada y soporta de peor manera las bajas temperaturas. Aquí destaca como secreto del éxito la altura, tener disponibilidad de agua y el cuidado permanente del huerto.

Todos los paltos están en altura y con una alta exposición al sol. Hace un tiempo hizo la prueba y plantó una ladera en terrazas hasta la vega, “sabiendo a lo que me exponía. Los que estaban en la vega se quemaron y los perdí, pero a conciencia”.  Agricultor empírico, don Agustín ha ido conociendo su cultivo a través de la práctica y buscando información técnica, lo que lo ha hecho llegar a un conocimiento de sus tiempos de floración, cuaja y necesidades de riego, así como de la densidad óptima para sus nuevos cuarteles.

EL HUERTO

de 4 x 4, con una densidad de 660 plantas por hectárea, con riego por goteo. Además, maneja la carga de fruto del árbol, para tener una densidad adecuada que le permita llegar con un buen calibre a cosecha. “Si un árbol tiene muchas paltas voy sacando las que no tienen un tamaño parejo, las más pequeñas. Prefiero tener menos producción, pero de buena calidad, y eso la gente no lo hace”, cuenta, agregando que esta práctica además le permite tener producción todos los años, con un incremento en cada temporada en que se van incorporando nuevos cuarteles a la producción.  Y aunque indica que la palta ya está lista para cosecha en diciembre, espera con el fruto en árbol un mejor precio, con la ventaja de que no madura mientras no se toma, aunque sí gana en calibre, mientras sube el precio.

Con floración entre fines de octubre y noviembre, con cuaja en diciembre, tiene que esperar que haya un buen precio para cosechar, “porque mis huertos son nuevos, no puedo sacar toda la fruta y vender, porque tampoco estoy completamente a plena producción”.

Además, destaca, es un cultivo que prácticamente no presenta enfermedades. “Yo ocupo una solución de cobre, más que nada para desinfección. Otro pequeño problema es el de insectos que atacan a las hojas, más que nada a las más tiernas”.

“hoy alcanzan a las 30 mil has  a nivel nacional, de las que el 85 por ciento corresponde a la variedad Hass, la preferida por los agricultores por su alta demanda. De esta superficie, unas 35 hectáreas están en la región del Bío bío y va aumentando paulatinamente”.

COMERCIALIZACIÓN

Toda la producción, la comercializa en Concepción a distribuidores  mayoristas en la Vega Monumental, aunque no descarta poder exportar a futuro, como una forma de acceder a mejores retornos, ya que en el mercado nacional depende principalmente de los flujos de precio, que son muy oscilantes. Y aunque cree que lo ideal  sería contar con un puesto y llegar directamente a comerciantes, estudia la posibilidad de exportar mientras llega a volúmenes más importantes, o encontrar una forma de realizar una guarda para vender en períodos con mejores precios, como los meses de julio y agosto.

Como Feijoo, otros pequeños productores están incursionando en el cultivo de la palta. De acuerdo al comité Chile de Palta Hass, en el país hay alrededor de  212 mil hectáreas plantadas con huertos frutícolas, principalmente entre las regiones Tercera y Octava y con una presencia cada vez mayor de paltos,  que “hoy alcanzan a las 30 mil has  a nivel nacional, de las que el 85 por ciento corresponde a la variedad Hass, preferida por los agricultores por su alta demanda. De esta superficie, unas 35 hectáreas están en la Región del Bío Bío y va aumentando paulatinamente”. De acuerdo al último catastro del Centro de Información de Recursos Naturales, CIREN,  de noviembre del 2016, las comunas con huertos de palto son Coelemu, en el sector de Guarilihue, con una superficie de 9.4 has.  Ránquil, con un catastro de 7.1 has; Quillón, con 10,2 has. Florida, con 6,3 has y Tomé, donde hay 1,2 has, y una producción informada de 26,7 toneladas y una producción promedio de 1.6 toneladas, con una densidad promedio de 472 plantas por ha.

En total, las cifras hablan de 23 huertos,  la mayor parte en Quillón, con un total de 18 mil 542 árboles, de los que 4.500 están en plena producción; algo más de 7 mil en producción creciente y casi 7 mil en formación.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *