X

Entrevistas

NOVEDOSO Y PRÁCTICO MÉTODO PARA AGREGAR SABOR Y DECORACIÓN A LAS COMIDAS: Perlas de Arandanos para el mercado gourmet

 

El proyecto se enmarca en la línea del Fair Trade o Comercio Justo, que busca beneficiar a los pequeños agricultores de la Región del Biobío. Son elaboradas en un proceso que protege todos los sabores y aromas de la fruta, conservando de esta manera todas sus cualidades saludables, como si fuera una fruta fresca.

“Irónicamente, la mitad de las personas que padecen hambre en el mundo son pequeños agricultores. Aun así cultivan más del 70% de los alimentos del mundo”. La frase anterior fue dicha por Harriet Lamb, líder inglesa del movimiento “Fair Trade” o Comercio Justo, y es la reflexión de la que se valieron dos amigos, y hoy socios penquistas, para innovar en el mercado gourmet.

Corría el año 2012 cuando María Balocchi de Panaro y Juan Beratto; con sus compañías Panaro y Piamonte, decidieron formar Garden Drops, una empresa destinada a elaborar productos gourmet exclusivos, que tuvieran como condición provenir de materias primas de primera calidad, cultivadas por pequeños productores de la Región del Biobío.

Así, a través de un proyecto presentando en 2013 al Fondo de Innovación Agraria (FIA) y tras dos años de financiamiento, acaban de lanzar el producto “Perlas de Arándanos con centro líquido para el mercado gourmet”, un ingrediente delicado que contiene todos los beneficios del arándano y que su producción beneficia directamente a pequeños agricultores que no siempre pueden vender sus frutos.

“Se sabe que la Región del Biobío es una de las mayores en cuanto a producción de arándanos. En la temporada 2014-2015 se batió un récord en exportación de esta fruta fresca con 91.500 toneladas. Sin embargo, las cifras favorables de envíos al extranjero no benefician a todos los que se dedican a esta actividad. A los pequeños productores les falta poder de negociación para mejorar sus precios. Para las empresas exportadoras es más rentable tratar con grandes productores por un tema de volumen, y los más chicos pierden en este aspecto. Además, no siempre pueden cumplir con todas las normas de calidad”, explica María Balocchi, socia ejecutora de este proyecto.

Por esto, las perlas de arándanos y otros productos similares que están en desarrollo, se presentan como la solución para familias de pequeños productores que pueden mejorar su condición económica gracias a esta actividad. Es más, para fabricar este producto gourmet se necesitan arándanos de bajo calibre por los antioxidantes y bien maduros por su sabor, características por las que estos berries son rechazados en las empresas exportadoras.

La empresa Garden Drops tiene como misión el Comercio Justo. Piensan siempre en elaborar productos de alta calidad, que contribuyan al bienestar y salud de las personas por sus características sensoriales únicas y su aporte nutricional; estableciendo un encadenamiento productivo en el marco del Fair Trade, con los pequeños productores de las materias primas utilizadas.

De este modo, tres productores de Coihueco, Pinto y Yungay, de la provincia de Ñuble, se han visto directamente beneficiados con este concepto. Mientras tanto, otros pequeños agricultores ya se preparan para la fase de experimentación de nuevos sabores de perlas, con frutos como la frambuesa.
EL PODER DEL ARÁNDANO EN UNA PERLA

¿Y qué es entonces una perla de arándano? Básicamente consiste en una pequeña esfera rodeada por una membrana comestible, que en su interior contienen zumo de arándanos. Son elaboradas en un proceso que protege todos los sabores y aromas de la fruta, conservando de esta manera todas sus cualidades saludables, como si fuera una fruta fresca.

Su preparación fue un arduo trabajo de laboratorio que requirió mucho esfuerzo. No en vano, María Balocchi es bioquímica de profesión. Reconoce que había probado un producto similar en Francia, pero que no le gustó porque era artificial, con colorantes y saborizantes añadidos que no lograban crear “la explosión de sabor y sensaciones placenteras que liberan estas perlas cuando son trituradas en la boca”.

“Para lograr estas perlas se tuvieron que conjugar muchos factores. Además de la selección de los mejores arándanos para este fin, el desarrollo y estandarización de la tecnología adecuada es fundamental. Lo más importante era no perder en ningún momento las cualidades organolépticas y saludables del zumo del arándano”, cuenta.

“Tienen un gran potencial para ser incluidas en preparaciones gastronómicas o acabados de platos. Pueden ser agregadas sobre postres, helados, ensaladas de frutas y verduras, cocteles y mucho más. Hasta donde llegue la imaginación y creatividad del consumidor. Por otro lado, son un gran aporte decorativo por el interesante efecto visual que producen, dando un valor agregado a cualquier preparación”, finaliza Maria Balocchi.

La duración de las perlas ya fue probada en un test de vida útil, en un laboratorio externo, y duran en un ambiente fresco hasta dos años, en frasco cerrado. Una vez abierto, puede estar refrigerado hasta diez días. Están pensadas para el mercado interno, básicamente restaurantes, tiendas gourmet y consumidores que busquen calidad y exclusividad.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *