X

Entrevistas

¿QUÉ SE ESPERA DEL MAÍZ ESTA TEMPORADA?

“Genética, precios, intenciones de siembra y nuestra vecina Argentina con sus cambios de políticas de exportación, todos estos factores los  analizamos en estas páginas para visualizar cómo se viene la temporada.”

Pareciera que fue ex profeso, pero las lluvias llegaron justo en plena cosecha, cuando había que entrar al potrero para cosechar la producción de maíz de la temporada. El clima retrasó las labores y eso incidió en una menor velocidad de recepción porque los niveles de humedad del grano eran más altos de lo deseado, por lo tanto, el tiempo de secado también.
Y como los precios no eran los que se esperaban en mayo y la lluvia que queríamos no continuó en junio, las intenciones de siembra hasta la fecha del reportaje (pleno julio) aún no están claras, porque la toma de decisiones muchas veces está sujeta a la cantidad de agua con la que dispondremos en la temporada.

Si bien aún no se publican los primeros datos de intención de siembra para la temporada 2016/ 2017, es esperable que la superficie plantada se mantenga igual a la del año pasado o disminuya levemente, señala Iván Nazif, Gerente General de Comercializadora de Trigo S.A. (Cotrisa); considerando que la tendencia a la baja de precios se arrastra desde hace tres temporadas y que ya se ha producido un fuerte ajuste productivo del cultivo. Según cifras preliminares de encuesta de intención de siembra del INE se proyecta una baja de 4,5% en la superficie de siembra respecto de la misma encuesta del año pasado.
La temporada pasada, según cifras de Cotrisa se sembraron 92.500 hectáreas de maíz consumo en el país, lo que implicó una caída de un 20% respecto a la superficie sembrada la cosecha antepasada. Un 19% de esa superficie se sembró en la Región del Bío Bío.

La Directora de Odepa, Claudia Carbonell, concuerda en que se espera que la superficie sembrada se mantenga o tenga una leve caída debido a tres motivos principales: el retraso de las cosechas afectadas por la lluvia, la estrecha rentabilidad lograda en esta temporada, y por último, las expectativas de precios en el contexto internacional para este año: positivas, pero muy leves y sujetas a gran volatilidad.

 

¿Cuánto llegará de nuestros vecinos?

Independiente de cuánto maíz se siembra esta temporada, hay un hecho que es claro, nuestra producción no alcanza para autoabastecernos, entonces recurrimos a la importación del grano y eso viene aparejado con el tema del precio. El año pasado se importaron 1.530.250 toneladas de maíz y en el primer semestre de este año, señala Iván Nazif, 512.000 toneladas lo que ya implica un aumento del 2,3%.

Ahora el tema es el siguiente, el principal origen de nuestras importaciones de maíz es Argentina. Es más, según antecedentes del Servicio Nacional de Aduanas y de Odepa el año 2016, el 73% del maíz que ingresó a nuestro país proviene de nuestros vecinos. En Cotrisa señalan que las importaciones desde ese país se han triplicado este año y probablemente el aumento se deba a la eliminación de impuestos a la exportación que se suman al factor precio.

En cuanto a los envíos al exterior, nuestro país no exporta maíz para consumo, porque como explicamos, el mercado interno es deficitario. Las exportaciones de maíz, señala Iván Nazif están asociadas a la multiplicación de semillas que realizan empresas internacionales.
Para qué se usa tanto maíz en Chile: para la alimentación de pollos principalmente, luego de cerdos, y fábrica de alimentos para vacuno y animales en general.

 

Precio globalizado

Los últimos cuatro años señala Claudia Carbonell, Chile ha importado en promedio el 45% del maíz que consume, por esta razón el precio interno es tan dependiente del precio internacional que es el valor de referencia para pagar el maíz que se vende dentro de nuestro país.

En ese contexto el mes de junio del 2016 mostró un repunte en los precios, pero desde inicios de julio volvió a la tendencia bajista sustentada en la caída de los valores del petróleo y la de soja, además del fortalecimiento del dólar y en las favorables perspectivas de cosecha que se avecina en el mercado estadounidense que es el primer productor mundial, explica el gerente general de Cotrisa. Todo lo anterior se conjuga con un mercado donde el 63% de los stocks finales se encuentran en China, país que anunció un cambio en su política de mantención de stock, presionando a la baja las cotizaciones del cereal.

En el caso del precio del maíz argentino, señala Nazif el promedio durante julio 2016, (177 US$/ton) ha sido inferior en un 9,6% al promedio del año pasado. Los precios del maíz en Estados Unidos, en tanto, han mostrado una baja del 8,3% respecto del mes anterior.

Nuestros referentes son dos grandes bolsas a nivel mundial: Chicago y la bolsa de Rosario en Argentina.
En Odepa estiman que en la temporada 2016/ 17 habrá un aumento del 4% del consumo y la producción del cereal a nivel mundial respecto al año pasado.

 

El sistema del cultivo

Ahora bien el sistema funciona de la siguiente manera: el agricultor cultiva el maíz. Maíz que debe secarse según lo que se exige a 14,5%. En promedio se cosecha en nuestra zona a 23%, por lo que hay que bajar 8,5% y se cobra 1,5 pesos por quintal grado de secado.

 

Los costos de ese servicio que los asume el agricultor son aproximadamente:

  • Secado: 1,45 pesos quintales grados por cada grado que se seque.
  • Descarga: 2,5 pesos por kilo de descarga.
  • Comercialización el 1%

 

Entonces un productor con un maíz con 23% de humedad debió cancelar unos 15 pesos por kilo aproximadamente.

Independiente de los costos de secado, la calidad del grano depende de la humedad con que llegue al secado. El proceso se realiza con aire caliente a una temperatura entre 80 y 120 grados. Entonces a menor humedad, mejor calidad, menos descuento por partidura del grano también.

Lo que pasó la temporada recién pasada en la zona, al menos, fue que se sembró tarde porque hubo muchas lluvias a finales de octubre por lo que no se podía ingresar bien a potrero para preparar la tierra. A esto se suma la lluvia en abril en plena época de cosecha por lo que no fue un buen año para el cultivo.

En nuestro país existen cuatro tipos de plantas que reciben el cereal. Las grandes plantas que compran para consumo, de ellos el maíz; las intermedias que compran y dan el servicio para un tercero; las plantas que dan el servicio de secado, y por último, los mismos agricultores que tienen sus propias plantas de secado.

También hay dos modalidades de vender el cultivo: con o sin contrato. Las grandes plantas acopiadoras de grano son las que financian la siembra y el agricultor entrega toda su cosecha a esta empresa que además ha costeado los insumos. Se hace mediante contratos previa siembra, con precios fijos. La otra forma es cosechar y vender a quien quiera y cuando quiera; dependiendo del precio, pero sin la seguridad de un precio fijo ni una entrega segura.

 

Gráfico nº 6. Chile. Participación por País de origen en las importaciones de Maíz

 

grafico

 

La genética explica el 60% del rendimiento

Otro entendido en el tema y que tienen presencia en la zona hace más de siete años es Pablo Jara, Ingeniero Agrónomo y representante zonal de Syngenta S.A. Lleva años en el tema del maíz y conoce bien cómo se comporta el cultivo en la zona.

Jara explica la importancia de la precocidad del híbrido, importancia que no es menor porque dependiendo de la genética que se elija el maíz se secará más o menos y tendrá también un rendimiento mejor o más bajo. La precocidad hace relación a la adaptabilidad de la zona, señala Jara. “Según han establecido los especialistas, la interacción entre el medio ambiente y la genética explica al menos el 60% del rendimiento” por esa razón es tan importante elegir el híbrido adecuado a la zona.

Entonces como el medio ambiente en el que va a ser la siembra es imposible de modificar, la elección de la genética es fundamental. Y en esa elección, lo importante es la precocidad del maíz. Se siembra a inicios de primavera y se cosecha entrando el otoño y al ser un grano seco cuesta mucho que se seque.

El problema está en que en Chile nadie maneja los parámetros de precocidad que se usan a nivel internacional y que determina con exactitud esos niveles, señala Jara.

Los parámetros son dos: uno ocupa el número de madurez relativa, usado principalmente en Estados Unidos y Argentina y el otro es el número FAO que ocupan los países europeos. En Chile no se utiliza ninguno, sólo nos manejamos por conceptos como tardío, semi tardío, temprano y cada empresa con su propia nomenclatura. Entonces en los otros países está claro ese número y saben a los cuántos días madura el maíz según la Madurez Relativa o la numeración FAO.

El tema no es fácil de solucionar porque no se puede traer la numeración de Europa ya que acá los estados fenológicos son distintos, explica Pablo Jara, entre ellos la acumulación de temperatura medida en grados día. Entonces la floración se produce entre el día 85 o el día 105, pero sujeto a la acumulación de temperatura de la zona. Bajo ese concepto, explica Pablo, en Chile prácticamente todos los maíces que se venden son intermedios, tal vez un precoz es el que se usa en Osorno para ensilaje.

El promedio de rendimiento de la zona dice Pablo debería estar entre los 120 quintales, no obstante hay agricultores que sacan 180 ó 190 en Ñuble y el promedio en Chile debería ser de 150 que es bastante. “El rendimiento ha subido mucho, pero hay que considerar que la tasa de ganancia genética durante los últimos 15 años es en torno al 2% anual. A ese ritmo avanza la ganancia genética, es imposible que aparezca un híbrido de un año para otro que gane un 30% más”, indica.

 

Con los pronósticos de poca lluvia en la zona, ¿cuál sería el mejor hÍbrido entonces?

Dentro de los que se ofrecen acá, debería ser uno que por catálogo señale que es precoz o corto, para que el cultivo termine rápido.

 

¿Y por qué uno más corto si con menos lluvia podría cosechar más tarde?

Para que florezca antes y por lo tanto termine antes y más seco. Yo debería conocer la cantidad de calor que necesita para florecer que son aproximadamente 800-900 grados día, lo que implica unos 85 a 90 días. En Ñuble se acumulan todos los días entre 8 y 11 grados. Entonces de acuerdo a eso si el día 1 siembro y a los 900 grados florece, eso quiere decir que si siembro el 20 de octubre aproximadamente, la floración será entre Navidad y Año Nuevo. ¿Por qué es importante saber esa fecha? Porque el momento de mayor demanda de agua es entre los 200 grados días antes y 200 grados días después de la floración. El tema del buen manejo del agua es importante, explica Jara, porque hay gente que riega con pivote y lo prende 4 veces a la semana durante todo el periodo en forma lineal, cuando lo importante es concentrar riegos en momentos claves, por ejemplo la floración. Los requerimientos de agua deben ser diferenciados de acuerdo al desarrollo del cultivo.
Siempre hay que privilegiar cosechar maíz seco, para que no me descuenten tanto en el secado y en el caso extremo puede que no lo reciban, el principal problema en un grano con mucha humedad es que se fermenta y se puede incendiar el silo.

En todo caso, aclara, ha sido un cultivo con precios y superficies estables en el tiempo. Quizás el problema más importante de este año fueron las lluvias en las cosechas. Lo importante, dice, no es tratar de salvar nuestros problemas climáticos con mejor maquinaria para cosecha, la clave seguirá siendo en la elección del híbrido adecuado para mi zona.

En cuanto a la realidad internacional señala Pablo, nuestros vecinos argentinos tienen mucha ventaja en el cultivo. Es cierto, dice, rinden menos, pero prácticamente no riegan y apenas aplican 100 kgs. de urea.

Es un cultivo entretenido, muy dinámico, señala Pablo Jara. Hay mucho estudio genético detrás de él, lo que hay que saber es cuál híbrido elegir para mis condiciones de suelo y agua. Otra gracia es que es monocultivo, aunque es una realidad en Ñuble que hay un aumento creciente de algunas enfermedades como el carbón. En esta temporada lluviosa hubo Fusarium que es una enfermedad que ataca las raíces y los tallos.

En fin, el maíz seguirá siendo una alternativa para los agricultores de la zona.

Como todo commodities está sujeto a los vaivenes internacionales del precio y a las condiciones de cosecha del gigante de Estados Unidos. Lo preocupante es nuestra vecina Argentina con su capacidad monstruosa para generar granos.

tabla chile superficie produccion rendimiento nacional de maíz

 

 

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *