X

SILO, MANGA O BODEGA PLANA

¿Cuál es la mejor opción para guardar granos? 

“Costos y beneficios de cada una de las opciones, la experiencia de gente que está en el negocio y de un agricultor   permiten tener un panorama de los tres sistemas para guardar granos”

¿Vender o guardar? esa es la pregunta que muchos se hacen a la hora de cosechar sus granos. Claro, generalmente, el precio no es el que les acomoda, pero por otra parte está la presión de las deudas o los cheques a fecha y para quienes no tienen la capacidad de esperar un tiempo no hay más alternativa que vender. Ahora si existe la posibilidad de guardar, nadie  asegura que el precio a futuro vaya a ser mejor. En cierta forma es una clara especulación, aunque a algunos no les guste el término y esté tan satanizado como la palabra lucro.

Pero entonces  para quienes sí pueden darse el lujo de guardar  hicimos un reportaje sobre las opciones de guarda, y cuáles son los costos y beneficios de cada una. Entrevistamos a empresas especializadas en el tema, con años de experiencia, con conocimientos más que comprobados en el área. Además a un agricultor de la zona que lleva años guardando granos y no precisamente en silos, sino que en mangas, por lo tanto, su inversión no ha sido alta y los resultados exitosos, especialmente en el maíz que pese a considerarse un grano complicado de guardar, siempre ha tenido mejores precios a posterior.

El almacenamiento de granos no es fácil, hay múltiples factores que se deben controlar, sobre todo si queremos que el cereal permanezca durante un tiempo  considerable. Humedad, temperatura, plagas e incluso temas domésticos como perros, palomas o ratones y la posibilidad de robo están siempre amenazando el éxito de la guarda. Todo eso con el fin de asegurar una buena calidad y lo más importante la misma cantidad de kilos que el cliente guardó. Control constante, al menos tres veces a la semana, es un requerimiento básico si almaceno en un silo o en una bodega.

Los cereales que se guardan en la zona son principalmente el trigo (panadero y candeal), maíz y  avena. De los más complicados en  opinión unánime: es el maíz y el más fácil el trigo, lástima que en las últimas temporadas el trigo no ha tenido variaciones positivas post cosecha como es el caso del maíz.

Alternativas de almacenamiento son tres principalmente: desde la más sofisticada que es un silo cuyo tamaño y costo se debe ajustar a la realidad de cada productor, luego vienen las mangas que la usan también algunas plantas de acopio y mucho agricultor y las tradicionales bodegas planas que se pueden acondicionar con una serie de accesorios para potenciar su eficiencia.

Las  cifras del cultivo no son menores en la Región del Bío Bío. En la temporada 2015 – 2016 87.901 hectáreas de trigo se sembraron en la región, 24.462 de avena y 18.624 de maíz.

Y como la idea es entregar información práctica a nuestros agricultores  fuimos a las fuentes locales y quienes llevan años de almacenamiento en sus silos y bodegas.

AGROGESTIÓN VITRA tiene una capacidad de almacenaje para 42 mil toneladas donde guarda maíz, y trigo panadero y candeal.  La planta Chillán funciona hace 13 años y Nelson Sepúlveda, jefe de planta de AGROGESTION VITRA, llegó hace 27 años a trabajar ahí. Es gente que sabe del tema.

Nelson explica que en VITRA almacenan en silos, manga y bodega, pero si hubiera que poner en orden de seguridad y eficiencia en primer lugar está el silo. “Tiene la ventaja de ser más seguro para los roedores y palomas que resultan ser un problema no menor,  son más  eficientes en la aplicación de insecticida y, por supuesto, conservan mejor los granos”, agrega. Ahora la ventaja de las bodegas,  es que son más versátiles porque permiten almacenar distintos tipos de granos o productos, en  cambio en el silo solo se puede guardar un tipo de cereal, no obstante las bodegas son infraestructuras más expuestas. La manga, en tanto, se usa excepcionalmente, sólo cuando falta capacidad de guarda, sin embargo  tiene el gran inconveniente que es muy susceptible al daño de ratones y palomas. Ahora, dice Nelson Sepúlveda, si el agricultor no tiene bodega no es una mala opción. En cuanto a la capacidad que tiene cada sistema depende del volumen que quieran guardar, silos hay de varios tipos.  “En VITRA tenemos silos con capacidad de 2.500, 3.500 y 6.000 toneladas  y bodegas entre 11 y 12 mil quintales, pero en el mercado se pueden encontrar silos de 150, de 250 o de 500 toneladas, y la gracia de los silos de menor tamaño  es que el agricultor puede guardar distintos tipos de granos en cada uno sin tener grandes volúmenes”.

SILOS ACONCAGUA

En Silos Aconcagua utilizan solo silos de última generación para almacenar granos. Tienen una capacidad de guarda de 31 mil  toneladas en nueve silos, principalmente de trigo blanco y candeal  y maíz, por supuesto.  Los silos vienen a aportar al almacenaje de granos tecnología de vanguardia que permite guardar por más tiempo, por esta razón, indica su Gerente Comercial, Rodrigo Carrasco, en Chile  la inmensa mayoría de acopio se hace en el sistema de silos y solo el saldo en mangas y bodegas.

Silos Aconcagua es una planta de acopio  con clientes  de años que  guardan sus granos  durante unos 11 a 12 meses y lo retiran cuando lo necesitan. La gran mayoría, son empresas como el caso de Carozzi con el trigo candeal, explica Rodrigo Carrasco.  Aunque también, agrega, hay agricultores que conservan sus granos de maíz hasta esperar un mejor valor. 

El problema, señala Rodrigo, es que como está la situación hoy día, la gran mayoría de los agricultores, siembra, cosecha y  vende, son los menos lo que tienen la capacidad de guardar.

Dentro de las ventajas de cada sistema destaca  la capacidad de aireación y ventilación que tienen un silo, lo que permite bajar la temperatura de los granos, toda esa mecánica es idónea para un control más efectivo de un ataque de insectos.

Aunque reconoce que las inversiones son enormes,  existe la posibilidad de tener silos más pequeños en un campo, o bien, que un grupo de agricultores se junte y sume volumen para justificar la inversión.

La temperatura que tiene un silo durante la cosecha de trigo es de aproximadamente 35 grados  y se ventila en las noches para comenzar a bajar la temperatura hasta lograr el óptimo entre 15 y 17 grados.

Condiciones para que una guarda sea exitosa: sistema de controles constantes, observar el silo permanentemente, hoy hay instrumentos que permiten hacer un sondaje en cada sector del silo.  Control de humedad  y de impurezas para cumplir con el máximo reglamentario.

En resumen, dice Rodrigo: un buen grano, seco y sin impurezas, a gran  escala o a pequeña escala, las condiciones son las mismas.

GRUPO HEREDIA

El Grupo Heredia cuenta con plantas en varias zonas del país. El Gerente Zona Sur, Armando Berdichevsky, nos cuenta que la capacidad de guarda y el tipo de grano que se almacena dependerá de la planta. En general, las plantas ubicadas desde Talca a Metrenco , tienen en total, una capacidad de almacenaje del orden de 92.000 ton, considerando los diferentes tipos de estructuras de almacenamiento.

Utilizan los tres sistemas: silos, bodegas planas  con ciertos accesorios y mangas.  Para decidir qué tipo de almacenaje elegir, Armando Berdichevsky aconseja analizar las ventajas técnicas de cada uno ya que las tres formas de guarda cumplen con los objetivos dependiendo de  qué grano se va a almacenar y durante cuánto tiempo. “Si la guarda es de corto plazo, es decir, unos tres meses, la inversión de un silo es muy alta, versus el tiempo que se requiere de uso, en ese caso es mejor optar por una  bodega plana que cumple con el objetivo o una manga, pero ahí se añade un costo extra de inversión”, indica.

Si el objetivo es guardar a mayor plazo señala, se requiere de más accesorios: elementos para secar el grano, sistemas para inyectar aire y fumigar, entonces es legítimo preguntarse: sigo invirtiendo en accesorios para una bodega o vale la pena construir un silo que es más simple de administrar, cuestiona Berdichevsky.  Entonces es el momento, explica, de pensar en el tema económico  para analizar el costo de inversión, el costo operacional, la mano de obra que ocupa, “si la decisión técnica del sistema es errada, entonces los costos operacionales serán mayores”, ejemplifica.

Ahora bien, la manga es un sistema más simple, pero también más riesgoso,  tiene un costo operativo más alto porque  se desecha una vez que cumplió su función, tiene un costo asociado al enmangar y desenmangar, el cual puede traer sorpresas si no se hace de buena forma  “La manga implica problemas domésticos no fáciles de controlar: ratones, perros, palomas, uno que otro hoyo para robar, y cuando cae la lluvia puede  comenzar  la humedad”.

En la manga es factible medir temperatura y hacer controles dice Armando, es bastante sencillo, se introduce  una termocupla en la manga,   se mide temperatura y se tapa. Ahora qué pasa si se detecta un problema en la mitad de la manga, es simple se marca esa zona por el exterior de la manga, y al momento de sacar el grano se aparta.  Si el problema detectado es grave, hay que desarmar la manga, no queda otra opción.

En el caso de Heredia, por un tema de espacio por el momento guardan avena en mangas y han tenido excelentes resultados técnicos. Un gran porcentaje también se almacena en bodega plana.

Como consejo básicos para una guarda exitosa: humedad controlada como principio básico,  con el mínimo de impurezas.

Trigo: El menos complicado

Es unánime que el trigo es el grano menos complicado de guardar. La razón es bien clara: se cosecha con menos humedad comparado con el maíz. Si bien llega al almacenaje con mayor temperatura porque la temperatura ambiente al momento de la trilla es más alta, se puede enfriar rápidamente con aire en los silos o bodegas que tengan esa opción. El problema que puede tener el trigo, señala Nelson Sepúlveda de VITRA es que es un grano vivo y por lo tanto  “respira”  y eso genera una condensación  la que se debe eliminar con aire forzado.

Seguramente en segundo lugar debería seguir la avena, la cebada y por último el maíz, señala Rodrigo Carrasco ya que el maíz llega con una humedad más alta por la época en la que  se cosecha, en general en torno al 20% y para almacenar debe secarse a 14,5%. El problema indica Nelson Sepúlveda es que sale del secador con una temperatura de grano muy alta, puede llegar hasta 26 grados,  para nivelar esa temperatura es necesario aplicar al menos unas 200 horas de aireación para bajarla entre 15 a 18 grados.  Para ello se aprovecha el aire de abril donde la temperatura ambiente es más baja. “Un maíz con una humedad de 14,5% y una temperatura mantenida en 15 grados puede fácilmente durar seis meses”, señala el Jefe de planta de VITRA.

Armando Berdichevsky, Gerente Zona Sur del Grupo Heredia, agrega que sin lugar a dudas el grano más fácil  para guardar es el trigo, además de la baja humedad, señala que es un cultivo que los agricultores de la región conocen muy bien,  entregan trigo de calidad y además las plagas lo atacan menos. “Por alguna razón la avena es más susceptible a plagas una vez guardada, es un grano más proteico  y con más grasa y seguramente ahí puede estar la razón”, explica.

Las Plagas

Sin duda la plaga que más afecta al grano guardado  es el gorgojo. En el maíz encontramos el Sitophilus o Gorgojo de maíz y en el trigo o cebada el Gorgojo de cereales o Rhizopertha. También es común la Carcoma Dentada del grano que ataca al trigo y los ácaros en general.

La razón por la cual se infectan los granos y aparecen esas plagas no es otra que porque  llega una partida de granos con los huevos del gorgojo y pese a que se hace análisis previo no es posible detectarlo antes que eclosione.

Lo más probable es que el grano llegue contaminado, ya que  todas las temporadas  se hace una limpieza exhaustiva de los silos con las fumigaciones previas para recibir el grano, señala el Gerente de Silos Aconcagua, pero son las condiciones de temperatura las que hacen que eclosione dentro del silo. Ahora, señala, lo más importante es la prevención y si se maneja una temperatura óptima mínima evito que continúe el ciclo del gorgojo y no eclosiona el huevo.

Se controla fumigando con plaguicidas. Si es silo hay que sellarlo completamente, en general cuentan con un circuito de alimentación  con sensores que permiten cuantificar las partes por millón del producto que está ingresando, explica Sepúlveda.  El producto utilizado principalmente es la fosfina que mata todo insecto que esté en el grano pero tiene características bien especiales de manejo, es más, debe ser administrado por gente capacitada, porque cualquier error puede causar un grave accidente. La ventaja, dice Carrasco, es que luego de 72 horas de aplicado, se ventila y no queda ninguna partícula del producto.

Mientras menos granos partidos tenga el maíz, dice  Mariana Parra encargada de Laboratorio de VITRA  es menos susceptible a insectos, y lo ideal es que no venga más de un 1,5% partido. Por ley (Nº 20.656) no se puede entregar un grano con más de 0,5% de impureza al cliente final, independiente del porcentaje con el que se recepcione. Todo grano pasa por la limpiadora para almacenarlo con las condiciones que la ley exige.

Enfermedades

Los hongos son la principal amenaza de la guarda de granos, la causa principal de ellos es la humedad o la condensación. En todos los sistemas puede existir una gotera  de agua que generara un calentamiento en el interior  y si no se detecta a tiempo comienza el hongo que se propaga, aunque es menos común que las plagas, agregan los entrevistados.

¿Es negocio guardar?

Para que el negocio sea bueno hay que manejar bien el proceso y la razón es muy simple:  si uno baja mucho la humedad del grano para asegurar mejor almacenaje, baja inmediatamente la cantidad de kilos. Por eso el gran trabajo de guardar granos consiste en la mantención y para ello es vital contar con una buena aireación, que al parecer solo el silo permite lograrla. Las corrientes de aire frío externo durante el invierno permiten  ir desplazando desde abajo hacia arriba al aire caliente que  se genera dentro del silo o bodega. Además es la humedad ambiente la que permite regular la humedad del grano durante ese periodo evitando que se seque demasiado.

Como referencia, el costo de la manga es de 400 dólares, mide 60 metros, en el caso del maíz entran 170 toneladas, el costo aproximado es de 1,57 pesos el kilo  más dos pesos por enmangar  y dos por desenmangar.  Debe ubicarse en un sector plano, ojalá con un perímetro delimitado para el control de perros, ratones etc.   Se debe llenar con la presión adecuada para no correr riesgos de romperla. En el caso del trigo caben 200 toneladas en una manga.

El negocio de la guarda, tiene como objetivo la especulación, tendremos un costo adicional, el cual es el costo de la guarda (operacional y financiero), por lo tanto, el precio que debo recibir al momento de la venta, debe ser superior al precio de la cosecha, más el costo de la guarda, el análisis tiene componentes técnicos como los costos, pero también una visión comercial, la cual no deja de ser una apuesta.

LA EXPERIENCIA DE UN AGRICULTOR

Germán Hermosilla es ingeniero comercial, pero su vida entera ha girado en torno al campo. Una vez titulado y ya trabajando en Santiago, su padre, Javier Hermosilla, le ofreció trabajar en el campo porque habían crecido mucho en tierras y en negocios.

Su experiencia en la guarda de granos es auspiciosa, tanto así que hoy tienen la representación de máquinas de secado que es portátiles, es decir, se pueden trasladar de un campo  a otro fácilmente.

Lleva años almacenando cereales, principalmente trigo y maíz, en modalidad de bodega plana y manga.  De las 270 hectáreas de maíz que siembran, al menos 220 se destinan para guarda de granos; el resto para el silo de la engorda del ganado que tienen.

Reconoce que el negocio de la guarda es bueno, sobre todo en el maíz, donde siempre el precio ha sido mejor y se produce un diferencial interesante. Sin embargo, la guarda implica que el agricultor tiene que soportar un costo financiero por el almacenaje. “Es necesario considerar dos aspectos: un lado el tema logístico con  el espacio y, por otro, el aspecto financiero, ya que  cuando guardas es necesario tener caja disponible para resistir un par de meses hasta que se produzca el diferencial de precio que buscas”.

Germán guarda hace 5 años en mangas y según cuenta la experiencia ha sido muy buena. Los aspectos importantes a considerar en el proceso: la humedad del grano para lograr mayor tiempo de almacenaje.

En el caso de las mangas, explica, es importante ubicarlas en un lugar plano  y controlar ratones que son una plaga no menor en el tema.

Anualmente guardan en las mangas 15 mil quintales, además de lo que se guarda en bodegas planas. De las mangas debe haber un 1% de pérdidas. Ahora es claro que es un sistema desechable por lo que hay un costo que asumir año a año, pero tiene un gran punto a favor: son versátiles, rápidas de llenar, se desenmangan cuando uno quiere, no necesitan mucho espacio, se pueden embolsar en un campo arrendado sin trasladar el grano con el costo de flete que eso implica;  lo que sí hay que tener la embolsadora o alguien que preste servicios para ello.

Para asegurar más tiempo el maíz y en mejores condiciones,  independiente del sistema de acopio que utilice, Germán Hermosilla seca el grano a un porcentaje menor que el exigido en la plantas de acopio, 13 a 14,5% de humedad. Así se asegura no tener problemas derivados de la humedad o la temperatura.  Claro pierde un poco de kilos, pero es un costo a asumir versus problemas posteriores. En el galpón guardan 6.000 quintales y la mínima pérdida que tienen se la dan a los animales de engorda.

Sufren de pocas plagas, más que nada en la bodega que no está perfectamente sellada, en ese caso fumigan  cada cierto tiempo con unas pastillas de plaguicidas. En las mangas el problema es externo: ratones o perros que se paran sobre ellas, escarban y hacen un hoyo, a través de él ingresa agua y por lo tanto se humedece el grano.  También saca muestras de dentro de la manga con un tubo de PVC  cortado en 45º para analizar un poco de granos y luego parchar la manga. Rápido, económico y simple.

Germán fue a un seminario a Argentina, país que lleva delantera en el tema de almacenaje y tienen toda una industria en torno al tema. Tienen sensores desechables que pueden introducir en manga y miden la relación oxígeno-dióxido de carbono. Si esa relación se sale de los parámetros establecidos, cuenta Germán,  quiere decir que algo pasa adentro y hay que abrir ese sector. Existen empresas que monitorean este tema y avisan al agricultor en la manga 4, sector 5, hay un problema, por ejemplo.  Por razones obvias no se puede ocupar esa tecnología porque en Chile no hay empresas que entreguen ese servicio.

Las máquinas que sacan el grano de las mangas funcionan extrayendo todo el contenido, entonces no hay una selección mínima  del sector que tuvo humedad por ejemplo.  El riesgo ahí es que con los análisis que hacen las empresas compradoras salga rechazado el camión completo. Entonces para evitar eso, Germán,  carga el camión con rosco que es un sinfín grande que se acopla  a la parte hidráulica del tractor, el sinfín va ingresando por la manga y un grupo de trabajadores se encarga de irlo paleando. Así,  si se detecta algún problema se separa ese grano para alimento del ganado y se evita un rechazo.

Secadores móviles

Germán Hermosilla comienza el proceso de guarda en abril ya que el último año no sembró trigo, por lo tanto se concentró en maíz. Vende el maíz hasta abril del año siguiente. Como tiene un suelo complicado para cosechar, trata de sacar todo el maíz que puede rápido, lo embolsa con 23% de humedad, durante unos dos meses,  mientras espera que avance la máquina de secado y luego seca el resto de grano.

Los secadores tienen una capacidad de secado de ocho hectáreas diarias aproximadamente y la máquina cosecha once,  entonces se guarda húmedo a la espera de ser secado. Claro que se pierde la bolsa, pero el costo del flete y el servicio por mandarlo a secar a otro lado lo compensa.

Cuenta con la representación de  las máquinas secadoras que el mismo utiliza. Tienen una capacidad de secado  desde seis toneladas hora hasta doce. Los valores van desde 25 millones más IVA  y funcionan a petróleo. “Yo tengo dos secadoras que traslado de campos según mi necesidad, la más grande pesa 2.200 kilos así que puede moverse con un tractor de tiro”.

El beneficio es que se puede secar en el campo,  ahorro del flete para enviar a secar,  fletes que por lo demás se elevan debido a la demanda que existe en esa época, además de la escasez de camiones. “Entonces la principal ventaja es que hago todo en el mismo campo”, explica.

Además el agricultor se queda con su propio maíz, no recibe el de otro cuando lo va a retirar a una planta de acopio.  Te ahorras carga y descarga y merma que puede cobrar una planta. El servicio técnico lo ofrece Germán  y el tiempo que tarda la máquina en llegar es de aproximadamente dos meses.

Para más información pueden acceder a la web: www.gtdryers.cl

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *