X

Entrevistas

VARIEDADES DE ARÁNDANOS & CEREZAS: LA CALIDAD POSTCOSECHA MANDA

Han pasado 30 años desde que las primeras variedades de arándanos se plantaron en Chile, 30 años en los que el tiempo no fue en vano y el avance de la genética se ha esforzado en lograr plantas que se adapten a lo que cada una de las zonas de producción requiere.

Por otra parte, los frutales avanzaron junto con el cambio climático a la zona centro sur del país. La superficie de plantaciones lo confirma, pero es un hecho que las condiciones agroclimáticas difieren en la zona central, he ahí la razón por la cual existe tanto interés en conocer las variedades que mejor se adaptan a esta parte del país.

El interés quedó de manifiesto en el seminario organizado por Viveros de Chile AG “Frutales: Oportunidades en el sur de Chile”, donde casi 200 agricultores principalmente de La Araucanía y Bío Bío escucharon atentos los desafíos y las cualidades de la zona en cuanto a la producción de nogales, cerezos, avellanos, arándanos y manzanos.

A esto se suma que el mercado ha ido cambiando, hoy tenemos competencia mucho más seria, más empoderada. Se sumó Perú, Marruecos, México, Sudáfrica y Uruguay, lo que implica que el arándano, por ejemplo, puede ser producido en muchas partes, sin embargo, nosotros tenemos condiciones naturales para producir un fruto de calidad, pero debemos mejorar varios aspectos entre los cuales el primordial es la calidad.

Lo que se pide en los berries y en las cerezas es una mejor condición de viaje, considerando que gran parte de la producción viaja a Estados Unidos o China, respectivamente.

Y claro, en el caso de arándanos, las variedades que se plantaron en un comienzo tienen genética norteamericana que puede ser muy buena, pero para su mercado interno, es decir, un fruto que se ofrece al cliente directo a los cinco días de haber sido cosechado. Con esta realidad el productor chileno ha tenido que empezar un recambio varietal. En ese sentido, la gerente técnico del Comité del Arándano, Julia Pinto, señala que el cambio varietal está orientado a dos líneas. Una, que dice relación con la calidad y condición de la fruta, es decir, con el producto y otra línea que está enfocada a la productividad, que sea una variedad productiva, que tenga una concentración en términos de cosecha y que también produzca en un corto plazo con el fin de recuperar pronto la inversión.

“Estamos incentivando el tema del recambio varietal pensando en que hay variedades que deberían estar fuera, si es que están destinadas al mercado internacional; la Elliot, por ejemplo, es una variedad que no debería estar, pensando en exportación”. Ahora, no por ser antigua, la variedad va a ser mala, porque Duke es una variedad que lleva varios años y con excelentes resultados.  La Legacy es buena, pero hay que trabajarla bien porque se embosca mucho y genera una capa de humedad interna en la planta, explica Julia Pinto.

Lo que se busca hoy, es que es que las nuevas variedades sean más firmes, de buen calibre, buen bloom y lograr una consistencia en la calidad de la fruta que enviamos al mercado internacional y el recambio varietal apunta, precisamente, a eso.

Otro problema de las variedades antiguas señala Sergio Maureira, Gerente General del Consorcio Tecnológico de la Fruta, tiene que ver con que hay variedades que requieren hasta seis pasadas para cosecharla, lo cual no es eficiente, por lo tanto, se necesita una madurez más concentrada, justamente lo contrario a lo que se apuntaba en un comienzo que era la madurez escalada. El mejoramiento genético apunta a eso, lograr una cosecha más concentrada, sin pasarse al extremo de lo que sucede con las frambuesas.

Por otra parte, una realidad del mercado internacional es que ya no existen “las ventanas”, es decir, la fruta se entrega todo el año y Perú vino a suplir esa ventana que nosotros teníamos, señala Sergio. Cómo lo logró: básicamente con grandes extensiones, el 90% es una sola variedad que se llama Biloxi. Es cierto que a Perú le ha resultado un monovarietal porque tienen una producción bastante acotada, no producen como nosotros en tantos meses, “se parece un poco a lo que pasó en Chile con las frambuesas y la variedad Heritage, en algún minuto tiene su doble riesgo”, comenta Sergio. 

¿Qué deberían considerar las variedades que deben hacer frente a Perú?

No es solo Perú asegura Sergio Maureira, hay muchos otros países que están produciendo arándanos de calidad. Hoy el arándano es como la manzana, se puede extender su producción durante una larga temporada. Tenemos que mantener nuestro liderazgo en arándanos y eso implica no solo preocuparse de Perú, sino también de sacar buena fruta, la buena fruta siempre tiene mercado independiente del país de donde venga.

GENÉTICA ESPECÍFICA SEGÚN ZONA

Otro punto a considerar es que la genética no es todo, es la base, pero no asegura un excelente resultado, dice Julia Pinto. Sin una buena genética no hay nada que hacer para mejorar calidad, pero una vez que tenemos la genética debemos saber dónde plantarla, en qué zona y manejarla con buenas prácticas de pre cosecha como poda, nutrición, riego, manejo fitosanitario y buenas prácticas de cosecha y post cosecha.  “Es necesario que los productores compartan sus experiencias y analicen el mejor potencial de su fruta”.

El Comité del Arándanos, junto a INIA y UDEC, están aBocados a generar paquetes tecnológicos adecuados para esas variedades nuevas, porque aún no se sabe cómo se van a comportar post cosecha.

En Fall Creek, uno de los viveros más importantes de arándanos en el mundo, tienen variedades nuevas como Top Shelf, Blue Ribbon, Cargo, Last Call y Ventura. Se caracterizan por tener un potencial productivo superior, porque su fruta tiene mayor firmeza, porque la cicatriz del pedúnculo al cosechar es pequeña, porque tiene mejor sabor y más tamaño. Ahora, hay que considerar, aclara Patricio Fernández de Fall Creek, que nunca una variedad se va a comportar bien en todas las zonas geográficas. “El punto está en encontrar la variedad adecuada para su sitio geográfico”, aclara. Las variedades Top Shelf, Blue Ribbon y Cargo son las variedades que Fall Creek considera una buena opción para Chile porque son de requerimiento medio de frío y son flexibles. “Se pueden plantar desde Osorno por el sur hasta Rancagua por el norte, y la variedad Cargo desde la 8va Región al sur”, señala Fernández.

En cuanto a su precocidad, es cierto, son más precoces. Incluso el primer año de la plantación ya se puede probar la fruta. Eso quiere de decir que su potencial de rendimiento se alcanza uno o dos años antes que las variedades tradicionales.

En Driscoll’s,  dentro de las variedades tempranas destacan Arana, por su fruto grande, firme, buen sabor y apariencia, junto con Stella Blue, que tiene una planta fácil de formar, vigorosa, muy productiva y versátil en cuanto a tipos de suelos,  con un fruto de excelente sabor y buena post cosecha. También hay que señalar a Violeta, muy productiva y de fruto grande. Mayra destaca por ser una variedad que no requiere de horas frío, ideal para cultivar bajo túnel, lo mismo que Kirra. Todas estas variedades tienen potencial para producir al año siguiente de la plantación, entre 1 a 2 kgs por planta, en climas templados, con bajo requerimiento de frío.

“Las variedades Top Shelf y Blue Ribbon son las variedades que Fall Creek considera una buena opción para Chile porque son de requerimiento medio de frío y son flexibles”.

Para climas más fríos, como los sectores precordilleranos de Ñuble y el sur de Chile, las variedades adecuadas son Sweet Jane, época de cosecha similar a Duke; Jolene, que es una variedad intermedia, similar a Brigitta, y Bárbara Ann, que es una variedad tardía, destacada por su fruto de  calibre grande, buen sabor y firme. Esta es una variedad muy promisoria para producción de enero y febrero, donde actualmente hay pocas opciones con fruta de buena calidad. Estas tres variedades requieren al menos 800 horas, botan la hoja durante el invierno y destacan por la buena calidad de su fruta.

Hortifrut tiene la licencia exclusiva para las Américas de las variedades Rocío y Corona de Royal Berry, un programa español de los socios de Hortifrut. La variedad Rocío es la más temprana de Chile en cuanto a su cosecha, comienza en agosto hasta mediados de noviembre dependiendo de la zona. Se encuentra plantada entre Quillota por el norte y Los Ángeles por el sur. Es una variedad muy firme, puede viajar perfectamente 50 días postcosecha, explica Pilar Bañados, Gerente de Investigación y Desarrollo de la empresa. Además, se caracteriza por producir un fruto de un calibre promedio de 16 mm, crocante, firme, con muy buen sabor; hoy día, es considerada la mejor variedad temprana de arándanos a nivel mundial.

La otra variedad de ese programa de Hortifrut, es Corona con fruta de tamaño jumbo, sobre los 18 a 20 mm y de excelente sabor. Es más tardía que Rocío y su período de cosecha va de noviembre a diciembre. Su requerimiento de frío es medio y se encuentra plantada entre la Sexta y Octava Región. Corona tiene una alta productividad y además una planta vigorosa. Por otra parte, el programa Berry Blues, propio de Hortifrut, tiene dos nuevas variedades para zonas de baja acumulación de frío o ultra bajo frío: Daybreak y Prelude. Para temprano y con medio requerimiento de frío, es decir, ideal para la zona central hasta Los Ángeles y Temuco, están Robust, Temptation y Bliss, todas ellas en pruebas en Chile. Por último, el programa también tiene una nueva genética tardía, para zonas de más frío: Keepsake y  Sensation.

PLANTAR DONDE CORRESPONDE

Es un hecho que el cambio climático, o al menos los eventos climáticos extraordinarios han modificado la forma de trabajar los huertos de ciertas zonas. Y esos eventos climáticos, distintos e intensos, obligan a una protección del cultivo por el calor y la lluvia. El productor debe incorporarlo dentro del ADN y hay que adelantarse a los hechos, hay temporadas que vienen atrasadas y otras adelantadas dependiendo del registro histórico entonces me puedo preparar para enfrentarla de mejor manera. Ahora lo único que no se previó en esta última temporada fue que la cosecha se adelantó cuatro semanas y eso es mucho sobre en un cultivo en que tiene entre floración y cosecha poco tiempo y no hubo paso entre variedad y variedad.

Producir arándanos en zonas donde no corresponde es un desafío que tenemos para la fruta en general, señala Sergio Maureira. “Si tú le pones un mapa climático a Chile de dónde debería estar la fruta y donde está creo que hay solo un 30% a 35% de la fruta puesta en las condiciones ideales, por lo tanto, ese trabajo hay que hacerlo, migrar a las zonas que corresponden o buscar variedades y adaptarlas a la zona que se requiere, las que ya están hay que manejarlas de tal forma que nos permitan mejor el rendimiento de la fruta”.

En ese sentido hace falta un análisis agroclimático en Chile, señala Sergio Maureira hace falta en Chile los asesores y viveros deben ofrecer la planta que corresponde al lugar apropiado, todo ese modelo es algo que en Chile falta.   

CEREZAS: ALEJARSE DEL PICK

La elección de la variedad en un huerto de cerezos no es un tema menor, por el contrario, será la clave para el rendimiento y éxito en la exportación de la fruta.

En ese sentido Ricardo Aguilera, gerente de Viveros Copequén, señala que la variedad adecuada en un huerto de cerezos, es una inversión que perdurará toda la vida útil del huerto por lo que hay que considerar el destino de la producción, el mercado, el portainjerto, las condiciones climáticas, la fecha de cosecha entre otros factores.

Principalmente la elección de la variedad debe considerar la producción de un fruto de tamaño grande, firme y una buena post cosecha. Esos son las cualidades que se premian en el mercado internacional.

En cuanto al destino de la producción, hay diferencias considerables si la fruta se destina al mercado interno o externo, más aún si el mercado externo es China, donde al menos requerirá un periodo de 50 días en que el fruto arribe.  Se han creado muchas variedades, pero todas pensadas en el Hemisferio Norte, donde el mercado interno prevalece. He aquí el primer problema que deben enfrentar los productores nacionales: trabajar con variedades cuya post cosecha sea una de sus principales virtudes.

A eso se suma el sinnúmero de factores climáticos que pueden dañar el fruto con partiduras, pudrición o simplemente baja producción como el caso de la lluvia, granizos, heladas y pocas horas frío. Y pese a que el mercado ofrece herramientas para control los efectos del clima como techos, control de heladas etc. “lamentablemente la única herramienta que tenemos, es mediante mejoramiento genético buscar variedades de menor requerimiento de horas de frío”, indica Ricardo Aguilera.

Entonces nos enfrentamos a un escenario cada vez más limitado pese a que existen variedades suficientes.  En la zona centro sur, señala Aguilera es preferible elegir variedades que se cosechan desde fines de diciembre hasta la primera semana de enero. Una de las ventajas de alejarse del pick de producción es que hay capacidad ociosa en cuanto al proceso, instalaciones de la zona central que se pueden aprovechar sin la necesidad de invertir en ellas. Hay mayor disponibilidad de cajas y la tan escasa mano de obra está más disponible en esas fechas.

“La elección de la variedad en un huerto de cerezos no es un tema menor, por el contrario, será la clave para el rendimiento y éxito en la exportación de la fruta”.

Este año las ventas de plantas se han concentrado de la siguiente forma: 42% en Rancagua y 24% en Curicó, 10% en La Araucanía y 6% en el Bío Bío. Entonces es lógico pensar que a la zona centro sur le conviene arrancar del pick.

Entre las variedades que han subido la superficie de plantación desde el 2008 al 2015 se encuentran Lapins, Santina, Regina, Kordia y Skeena, las dos útimas polinizantes de regina. Claramente, sweet heart va en retirada señala Aguilera. Este año el 81% de las plantaciones en La Araucanía corresponden a la variedad Regina, un 8,6%  a la variedad Skeena y seguido por un 6,7% de  Kordia.

Época

Variedad

Ventajas

Desventajas

Temprana

Royal Dawn

Muy temprana

Mala postcosecha

Temprana

Santina

Postcosecha, calibre

Sabor

Temprana

Brook

Productividad y calibre

Extrema susceptibilidad a la partidura por lluvia

Temprana

Frisco

Muy temprana y Auto fértil

Se desconoce su evolución

Temprana

Rocket

Muy temprana y Auto fértil

Se desconoce su evolución

Media

Bing

Buena Postcosecha

Alternancia Productiva

Media

Lapins

Productividad

Deficiencias menores en postcosecha

Media

Kordia

Postcosecha, calibre

Productividad

Media

Skeena

Firmeza, Calibre, Polinizante de Regina

Susceptibilidad a la partidura por lluvia

 

Tardía

Sweet Heart

Buena Productividad

Sensible a Pitting

Tardía

Regina

Postcosecha y Buena

resistencia a partidura

Auto infértil

Tardía

Sentennial

Productividad, Calidad

Se desconoce su evolución

Tardía

Staccato

Fecha cosecha, Calidad

Lenta entrada en Producción

Tardía

Sovereing

Fecha cosecha, Calidad

Se desconoce su evolución

 

Como conclusión señala Ricardo Aguilera hay que tener claro que:

– La variedad a plantar afectará el negocio significativamente y de manera irreversible.

– Siempre se debe hablar de combinación Variedad-Portainjerto.

– Los aspectos climáticos son fundamentales en la decisión.

– Las opciones de variedades siempre son escasas.

– La incorporación de nuevas variedades probadas es mucho más lenta de lo esperado.

– Por el momento elegir entre las variedades existentes lo más adecuado para sus condiciones particulares.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *