X

Entrevistas

VENTA DE GANADO VIVO A TURQUÍA: ¿EL INICIO DE UN BUEN NEGOCIO?

Argumentos a favor y en contra del negocio hay muchos, lo cierto es que ya enviamos 7.000 novillos y en marzo saldrán otros 7.000 más con destino al Medio Oriente, parece ser que se abrió una nueva ventana para la ganadería nacional, pero ¿será una oportunidad para todos?

Si hay algo de lo que los chilenos nos podemos jactar es que somos un mercado bastante libre de enfermedades y además con calidad; esas han sido nuestras ventajas comparativas más importantes a la hora de exportar alimentos y ahora animales. Ser una especie de isla zoosanitaria nos pone en los ojos de mucho poderes compradores del mundo. Esta vez fue el turno de Turquía, país que por cierto siempre ha mirado hacia occidente para su avance político, cultural y también económico.

El embarque de terneros vivos a Turquía se concretó a fines de noviembre del año pasado gracias a una gestión realizada por el Tattersall que actuó como corredor de ganado y la empresa de capitales holandeses Hundlan.

Por otra parte, el SAG tuvo una activa participación en el control y certificación de las normativas exigidas por los mercados externos en cada paso desde la compra, las pre cuarentena, cuarentenas hasta el despacho al barco, operación realizada en todo el país, ya que son  7.000 terneros, 3.500 de la Región de Aysén y 3.500 provenientes de distintas partes de la zona centro sur.

Turquía es el primer comprador de terneros vivos; antes Chile había exportado vaquillas lecheras, pero animales para engorda es la primera vez. Por ahora esperamos un segundo barco a Turquía para marzo con 7.000 ejemplares más.

Puede haber más mercados y más compras también, entonces es legítimo preguntarse si es esta una oportunidad para la ganadería nacional o se verá afectada la cadena completa de este rubro.

Los requisitos de la compra

Los requisitos que solicitó el comprador fue ganado de raza de carne, principalmente Angus, Hereford, Claveles e Híbridos de estas razas. Machos para engordar y luego faenar. Animales menores a un año, entre 180 a 240 kilos, explica el Gerente General de Tattersall Ganado, Alejandro Vial. “Chile es un país muy sano, es la razón por la que nos compran, además de la calidad genética. Hoy a los productores que invirtieron en genética se les está pagando bien por su producto, es un buen incentivo para seguir criando”, señala.

Vial explica que Tattersall tiene un acuerdo comercial de exclusividad con la empresa Hunland, y viceversa y su rol es actuar como intermediario y cobrar la comisión respectiva.

Con el SAG han trabajado muy de la mano. Es más, ha sido uno de los eslabones más importante, es el que abre los mercados, se pone de acuerdo con sus pares del país de destino en los protocolos y después los hace cumplir y certifica lo acordado, señala Vial. El SAG ha estado presente en todo el proceso, desde las primeras compras, en las cuarentenas y, por último, en el embarque. Y es que una de las exigencias de Turquía fue que los animales tuvieran una cuarentena antes de embarcarse, lo que implicó vacunas y constante revisión por parte del organismo sanitario. Se hicieron cuatro cuarentenas: Linares, Rio Bueno, Puerto Varas  y Coyhaique, dice Alejandro Vial, bien organizadas con ganaderos de experiencia, trabajando en conjunto con los representantes de Hunland que tienen mucha experiencia y controladas por el SAG.

Además, los terneros tuvieron que ser esquilados de la mitad del lomo hacia abajo para evitar infecciones. La razón es simple, como el animal viaja echado con sus mismos excrementos comienza a ensuciarse y el calor y el tiempo hacen su trabajo: empieza la infección y podrían tener mucha mortalidad en el trayecto. Después de todos estos manejos, los terneros llegaron a Turquía en muy buenas condiciones y una mortalidad muy cercana a 0%, El viaje duró 32 días.

El ganado se compró  desde Melipilla al norte hasta Puerto Natales al sur, la mayor cantidad se adquirió en Aysén, cerca del 50%, ya que es una zona netamente criancera. En Ñuble también se compró ganado, principalmente en la feria de Tattersall de Bulnes, donde la calidad cumple con creces lo solicitado, existen muy buenas crianzas en la zona, indica Vial.

Logística y hotelería

La hotelería del 50% del ganado y la logística final para el embarque estuvo a cargo del médico veterinario Joaquín Martínez, de Agroganadera Patagónica de Coyhaique, quien conoce como funciona el negocio con los holandeses. El servicio que él entregó fue un servicio integral que no sólo consistió en darle alimentación al ganado, sino que también en cumplir con el protocolo sanitario, registro, traslado y embarque. El ganado salió del Puerto Chacabuco e implicó toda una organización de carga.

Efectivamente el precio por el que se pagó el novillo en la zona, fue mayor al promedio, explica, producto de una fuerte demanda por ganado de calidad a petición del cliente, entonces el productor pequeño recibió mejor pago por el animal lo que generó una competencia con el engordero por la compra de ese novillo y eso provocó el alza del precio.

La oportunidad para la crianza

A juicio del Gerente General del Tattersall Ganado este y otros negocios le van a dar una estabilidad a la ganadería y debiera hacer crecer de una vez nuestra masa ganadera. “Para mí la ganadería empieza en la crianza, los últimos años han sido muy malos para los crianceros lo que ha llevado a una liquidación de hembras año a año, como consecuencia, disminución de la masa ganadera, hoy los más optimista hablan de 3,5 millones y los más realistas 3,2 millones de cabezas”.

Por su parte, Carlos González,  Presidente de la Asociación de Productores de Carne en Ñuble y Vicepresidente Nacional de Fedecarne considera que esta es una oportunidad que se abre para la ganadería nacional.

“Como Presidente de Aprocarne yo creo que es una tremenda ventana que se abre para la ganadería nacional y en la medida que el negocio lo hagamos bien, respondamos a los requerimientos del cliente y que cumplamos con las características  que nos están pidiendo, peso y raza y protocolos, puede ser muy beneficioso para nosotros”, señala González.

Para el pequeño productor, será una tremenda oportunidad porque ahora va a vender a mejor precio y considerando que sobre el 60% del ganado de Chile pertenece a pequeños productores va a ser muy beneficioso para ellos, señala González.

La visión de quienes pueden tener sus aprensiones es sensata, sobre todo para el engordero porque si este negocio de la exportación de ganado vivo sigue creciendo y aumentando, se va a producir una escasez de ternero, y va a tener que competir con un comprador extranjero, tendrá que pagar un mejor precio, ser mucho más eficiente, controlar más sus costos para que el negocio le siga siendo atractivo  y si esto sigue siendo exitoso, muchos engorderos va a quedar en el camino, no van a ser capaz de competir con un extranjero o van tener que ser más eficiente y producir mejor, concluye.

En definitiva, el Presidente de Aprocarne reconoce que el negocio puede desmejorar un poco la comercialización y en  ese sentido el engordero puede verse un poco más afectado, porque si efectivamente se suman más actores al negocio y los turcos continúan comprando, por supuesto que se va a producir un déficit de terneros en los  próximos años.

La razón por la cual se piden animales vivos dice González, es porque así terminan con la engorda, lo faenan allá con los cortes que ellos requieran. Nuestra ventaja: la condición sanitaria que nos hace únicos y que nos permite exportar animales vivos. “Lo principal es que nosotros estamos libre de brucelosis y eso es muy importante, nuestra gran  bandera es que tenemos una condición sanitaria que no la tiene nadie más”, agrega.

Adelanta que también existe interés por parte de México para subirse al carro de las compras. Es un hecho que Estados Unidos está con una disminución importante en su masa ganadera, entonces los mexicanos deben tener intención de llegar a un mercado muy especial o tal vez abastecer a su propio vecino.

Para visualizar mejor el futuro del negocio, Carlos González explica que en los países del Medio Oriente y en especial los europeos, la producción de ganado va en baja porque la tierra es cara y por las emisiones de CO2 . “Mi visión es que la ganadería a futuro se va a dar en Sudamérica, principalmente por las extensiones”, añade. Brasil, por ejemplo es un gran productor, Argentina, Uruguay y Bolivia tiene 8,6 millones de cabezas. Es decir América Latina es una potencia en producción ganadera, indica.

Rodrigo Prado, asesor ganadero

Rodrigo Prado, Médico Veterinario, m.s. (U. California), mphil (U Edinburgh), asesor ganadero y ex profesor de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Chile, señala que es una buena opción para mejorar los precios de los terneros y mejorar la rentabilidad de la crianza. Los crianceros serán beneficiados, pero se va a producir una menor oferta de ganado para engorda y esta alza de precio dificultaría la rentabilidad de aquellos que se dedican exclusivamente a la engorda. Para aquellos  que se dedican a la crianza, cualquiera sea el tamaño de sus rebaños, esta es una opción muy interesante. Para las regiones con gran vocación criancera, como Aysén y Magallanes, esta opción es muy conveniente y puede permitir un aumento en la carga de vientres.

La producción nacional de carne va a disminuir con estas exportaciones de ganado en pie y esto estimulará las importaciones de carne, explica Prado.

Sin embargo, agrega, todo este sistema será económicamente viable con un tipo de cambio alto, lo cual implica que el precio pagado en pesos por los terneros representa menos dólares por kilo. Con un tipo de cambio menor, podría peligrar la viabilidad del negocio. Esto dificulta hacer convenios de largo plazo. El negocio seguiría sujeto a muchos factores variables como el tipo de cambio, que a su vez depende de una infinidad de elementos esencialmente variables. Sin embargo, a nivel internacional se observa que los precios de la carne se han mantenido relativamente estables en los últimos años a diferencia de los precios de la leche que han presentado una gran volatilidad.

Esta posibilidad de negocio, mientras se pueda concretar, lo cual es un hecho con los precios récord del dólar, debiera llegar a generar un precio en los terneros significativamente mayor al novillo gordo, lo cual es normal en la mayoría de los países europeos, EE.UU. Canadá y otros. Incluso en Argentina, el precio del ternero es actualmente un 15-20% mayor que el del ganado gordo y esto permite un crecimiento de la crianza.

Las desventajas para el negocio de la engorda

Carlos Smith, productor ganadero y Vicepresidente de la Asociación de Productores de Carne de Ñuble, tiene una visión algo más pesimista de este negocio.

Considera que la exportación de terneros vivos  generará un debilitamiento de la cadena de la carne puesto que esos futuros novillos estarán ausentes de la faena nacional y con ello, se obliga a aumentar la cantidad de carne importada.

A Smith lo que le preocupa es que, independiente de la cantidad de terneros que se saquen del país, el año próximo será el mismo número de novillos que  faltarán para la faena nacional, ya bastante empobrecida. Actualmente Chile está importando cerca del 55% de la carne bovina y de prosperar este negocio, se importará mucho más… 15.000 terneros este año, serán 15.000 novillos que no estarán en las engordas ni en algún matadero, por lo tanto, algunos engorderos desaparecerán y alguna faenadora trabajará a media máquina, señala.

“Yo apreciaría que se abriera un mercado para vender el novillo en vara, en donde toda la cadena trabaje: quien tiene las vacas de cría, quien hace la recría, quien hace la engorda y las plantas faenadoras…eso sería fortalecer la ganadería chilena”, argumenta.

A su vez, como Chile no cuenta con grandes extensiones de tierra donde pueda aumentar su masa y sólo puede lograrlo mejorando su productividad y hacer la ganadería más intensiva, el negocio de exportación de terneros a Turquía parece calzar muy bien con la Región de Aysén, ya que el mayor problema de ellos para su crecimiento, es que no existe la capacidad naviera para  sacar los terneros desde esa zona al momento del destete y traerlos al norte en donde se recrían, explica Carlos Smith.

El factor, “Transporte Marítimo” es una gran limitación para ellos y la exportación directa desde allá es una verdadera solución, que debiera permitirles aumentar su masa de vientres y concentrarse en esa actividad.

Leave a reply

Connect with:



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *